La celiaquía aparece ya en siglo II después de Cristo, de la mano de Areteo de Capadocia –médico helenista romano–, que observó como empeoraban los enfermos cuando ingerían trigo. Celiaco proviene del griego koiliakos, que significa “los que sufren del intestino”.

La proporción de afectados en Europa se estima en el 1%, siendo las mujeres el doble de propensas a padecer la enfermedad.

¿Qué es la celiaquía?

La enfermedad celiaca consiste en una intolerancia permanente al gluten del trigo, la cebada, el centeno y, en menor medida, la avena. Se presenta en individuos genéticamente predispuestos, por lo que resulta más frecuente en miembros de una misma familia. La sintomatología se caracteriza por una reacción inflamatoria en la mucosa del intestino delgado que dificulta la absorción de los nutrientes.

Cabe destacar que muchos pacientes –alrededor del 75%– no han sido diagnosticados. Ello se debe a que la enfermedad celiaca se ha relacionado, casi exclusivamente, con su forma clásica de manifestación clínica. Sin embargo, el reconocimiento de otras formas atípicas, combinado con las pruebas complementarias disponibles, ha permitido evidenciar la existencia de diferentes tipos de enfermedades celiacas.

Actualmente no se puede hablar de tratamiento de la celiaquía. El único tratamiento posible consiste en evitar estrictamente la presencia de gluten en la alimentación de la persona celiaca.

Asociaciones para celiacos

Argentina: Asociación Celiaca Argentina.

Chile: COACEL.

Colombia: Celiacos colombianos.

España: FACE.

México: Celiacos de México.

Venezuela: Fundación Somos Celiacos.

Productos para celiacos

La comida para celiacos requiere una especial atención, ya que no todos los alimentos llevan el etiquetaje adecuado. Hay, sin embargo, toda una serie de alimentos que pueden servir de guía básica.

Alimentos sin gluten:

  • Leche y derivados.
  • Todo tipo de carnes y vísceras frescas, congeladas y en conserva al natural.
  • Pescados frescos y congelados sin rebozar, mariscos frescos y pescados y mariscos en conserva al natural o en aceite.
  • Huevos.
  • Verduras, hortalizas y tubérculos.
  • Frutos secos naturales.
  • Frutas.
  • Arroz, maíz y todo tipo de legumbres (atendiendo a su envasado)
  • Tapioca así como sus derivados.
  • Azúcar y miel.
  • Sal, vinagre de vino, especias en rama y grano y todas las naturales.
  • Aceites y mantequillas.
  • Toda clase de vinos y bebidas espumosas.
  • Café en grano o molido, infusiones y refrescos.

Alimentos con gluten:

  • Pan y harinas de trigo, cebada, centeno, avena.
  • Productos de pastelería.
  • Galletas, bizcochos y productos de pastelería.
  • Pastas italianas y sémola de trigo.
  • Bebidas malteadas.
  • Bebidas destiladas o fermentadas con base de cereales.

Alimentos que pueden contener gluten:

  • Embutidos.
  • Productos de charcutería. Patés diversos.
  • Yogures de sabores y con trocitos de frutas.
  • Conservas de carnes. Conservas de pescados con distintas salsas.
  • Quesos fundidos, en porciones, de sabores.
  • Sucedáneos de café y otras bebidas de máquina.
  • Helados. Sucedáneos de chocolate.
  • Caramelos.
  • Frutos secos fritos y tostados con sal.

Bebidas alcohólicas sin gluten:

  • Anís.
  • Brandy o coñac.
  • Ginebra y pacharán.
  • Whisky y vodka.
  • Ron de caña.
  • Vinos espumosos.
  • Vinos.

Bebidas con gluten:

  • Cerveza y cerveza sin alcohol.

Bebidas que pueden contener gluten:

  • Cervezas especiales sin gluten.
  • Licores.

Sintomatología de la celiaquía

Enfermedad celiaca clásica:

En la enfermedad celiaca clásica predominan los síntomas digestivos. Tiene una prevalencia mucho más significativa en niños menores de dos años, y en adultos entre los treinta y los cuarenta años.

Los síntomas más frecuentes son:

  • Náuseas.
  • Anemia.
  • Diarrea esteatorreica como consecuencia de la mala absorción de grasas.
  • Pérdida de peso.
  • Inflamación intestinal.
  • Trastornos en el carácter, irritabilidad, depresión y ansiedad.
  • Pérdida de la masa muscular.
  • Calambres musculares.
  • En los bebés puede presentarse picor intenso en la piel con enrojecimiento y úlceras bucales.
  • Alteraciones óseas.
  • Piel flácida y seca.
  • Disminución de la cicatrización.
  • Ulceraciones en lengua y boca.
  • Alteraciones del esmalte dental.
La gravedad de la enfermedad dependerá de la edad en que se manifieste así como el tiempo que transcurra hasta el diagnóstico y posterior tratamiento. Por este motivo y para evitar formas graves, en todos los niños pequeños es recomendable posponer la introducción del gluten, por lo menos, hasta pasados los seis meses de edad.

Enfermedad celiaca atípica

En la celiaquía atípica se incluyen aquellas manifestaciones de la enfermedad donde predominan los síntomas no digestivos. Puede aparecer a cualquier edad, aunque dependiendo de la misma, predominarán unos u otros síntomas, como el retraso en el crecimiento, que puede ser el único síntoma de la enfermedad celiaca, razón por la que en el estudio de los niños de corta estatura se debe descartar esta enfermedad. También la anemia por falta de hierro y las lesiones en la boca son síntomas que aparecen con cierta frecuencia. La más conocida es una alteración del esmalte de los dientes (hipoplasia), aunque también son habituales las úlceras o aftas de repetición y otras.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.