Son muchos los agüeros y rituales que se hacen para atraer cosas positivas en el año Nuevo. Algunas se hacen con ciertos preparativos y otras son para pasarlo bien y pensar que se hicieron a ver si realmente se logran o no.

Pantalones de colores

Esta es una de las más conocidas ya que en ciertos lugares se hace poniéndose un interior rojo o amarillo. El rojo para que el amor no falte y el amarillo para la prosperidad. En otras partes, si están solteros le dan el primer abrazo de fin de año a la pareja de sexo opuesto para que no les falten las conquistas, las relaciones sentimentales y amorosas.

También se dice que las mujeres solteras deben bañarse en agua de pétalos de rosas para atraer al sexo opuesto.

Las uvas

Se separan 12 uvas y se pide por cada una de ellas un deseo. Esto se hace tan pronto son las 12 de media noche; y para que no se le olviden sus propósitos del año nuevo, es bueno tomarse unos minutos antes y decidir qué es lo que se quiere y entonces ponerlo por escrito en una lista. Se dice que lo que se escribe se materializa.

Los granos

Las lentejas se comen o se tiran para que nunca falten los alimentos. Es una forma de atraer prosperidad y abundancia. Los que practican el Feng-shui dicen que se debe tener un canasto con frutas en la cocina y la nevera llena para que no falte la comida.

Romper platos

Toda la vajilla si se tiene astillada o incompleta qué mejor que destruirla para que salgan las cosas malas así es que a media noche, se tiran los platos.

La maleta

Se da un pequeño recorrido o incluso hasta la vuelta de la manzana de la cuadra de donde se vive y así se pasará el nuevo año viajando. Si se quiere conocer y salir de la misma monotonía ésta es una gran oportunidad de romper con lo mismo.

Dinero

Hay que doblar un billete de un dólar o de un peso dependiendo de cada país y se le agregan unos ceritos para que en la billetera y en las cuentas no falte nunca la plata.

Lavar con agua

Algunos riegan las ventanas y el frente de la casa con manguera para que lo malo se lo lleve el agua.

No importa si lo hace o no, es cuestión de intentar acabar con lo negativo y con todo lo que no funcionó en el fin de año y buscar ser positivo y expectante de que cosas grandes, extraordinarias y abundantes vienen en camino. Más que agüero deben llamarse “afirmaciones” de que todos los deseos y sueños se pueden hacer realidad y no es cuestión de algunos, es para todos. Si se cree, se puede: ¡feliz año 2012!