El druidismo estaba muy estrechamente ligado con la naturaleza, por lo que los árboles eran considerados sagrados, formaban parte del calendario celta además de representar los tres planos de conciencia del mundo celta, el primer plano o mundo terrenal representado por el tronco, el segundo plano, mundo de los sueños o inframundo representado por las raíces que se expanden en las profundas inmensidades de la tierra y el tercer plano o supra mundo representado por las ramas que acarician el cielo.

Los 21 árboles sagrados son: abeto, olmo, ciprés, álamo, cedro, pino, sauce llorón, árbol de limas, roble, árbol de avellanas, árbol Rowan o serbal, arce, el nogal , árbol de castañas, árbol de cenizas o fresno, árbol Hornbeam o carpe, higuera, abedul, manzano, olivo y haya.

Cedro, madera perfumada

El cedro es un tipo de árbol de la familia de las pináceas y del género de las coníferas pináceas, su madera es muy utilizada como materia prima para muebles por su singular calidad, dureza y aroma característico, son muy utilizados como ornamentación en parques o plazas.

Su madera es de color rojizo, compacta ligera y muy fuerte, es muy usada en la fabricación de muebles e instrumentos musicales finos, además es una planta medicinal utilizada principalmente para combatir problemas digestivos y fiebre.

Alcanza los 20 o 30 metros de altura, sus hojas son grandes y abundantes, su fruto es una capsula repleta de semillas con alas.

Cedro, símbolo del arte y la religión

Los nacidos bajo el signo del cedro, poseen la virtud de la confianza, es optimista aunque un poco arrogante. Las personas nacidas bajo la sombra del cedro poseen una belleza extraña y pintoresca; lo que le da una personalidad extrovertida y algo arrogante, los nacidos en el periodo de invierno no son constantes en las relaciones amorosas y los nacidos en la época de verano le dan más importancia al trabajo que al amor y la familia.

Le gusta impresionar en cualquier ámbito de su vida y ser reconocido por los demás, cuando envejecen esta actitud degenera en necesidad de ser cuidado y querido por todas las personas que lo rodean, la arrogancia nunca desaparece en su actitud.

Su carácter lo hace perfecto para ser un empresario exitoso, es un excelente líder y trabajador, su belleza exótica tanto externa como interna le dan cualidades encantadoras que si sabe utilizarlas puede vender cualquier cosa. Además siempre alcanza sus metas y le encanta ser reconocido.

Los nacidos bajo el signo celta del cedro, son muy materialistas y necesitan de los lujos para sentirse satisfechos.

Además tiene un sentido artístico muy profundo, pero no es un buen artista, el cedro utiliza esta capacidad para sobresalir en otros ámbitos laborales, sobre todo en los negocios.

El cedro en el amor

Los nacidos bajo la sombra del cedro tienen muchos pretendientes por su singular belleza, pero ellos son muy quisquillosos en la elección de su pareja, pues su amor perfecto debe cumplir ciertas cualidades que lo satisfagan, sobre todo apariencia y dinero, pero cuando encuentra el amor de su vida jamás se separarán pues el gran optimismo que emanan los cedros hará sentirse tranquilo y satisfecho al otro en la relación de pareja.

La salud y vida de los nacidos en el signo del cedro

Los nacidos en el signo del cedro tienen una gran fortaleza en el ámbito de la salud, por lo que no suelen ser propensos a enfermedades graves, y si las contraen no dejan que las afecten, pues no se perdonarían verse a ellos mismos desvalorizados.

Además los nacidos en el signo del cedro son muy propensos a adquirir cólicos producidos por su ira que se manifiesta cuando no consiguen alguno de sus objetivos.

El color que mejor canaliza su energía es el verde turquesa que representa la inmensidad del mar, representa la tranquilidad mental muy necesaria para el carácter de los cedros, la utilización adecuada de este color por parte de los nacidos en el signo del cedro le proporciona un equilibrio muy importante en su superación y evolución personal.