Allium shoenoprasum, nombre científico del cebollino, pertenece a la familia de la cebolla y del ajo, y a su vez todos ellos son parientes del Allium. También se le conoce por cebollín y por el nombre francés de ciboulette, ya que esta planta se utiliza mucho en la cocina francesa.

El cebollino chino o Allium tuberosum, una variedad de cebollino, tiene un suave sabor a ajo y se utiliza cuando el sabor del ajo natural resulta muy fuerte. Esta variedad de cebollino apareció en China hace 4.000 años, y fue conocida en Occidente gracias a Marco Polo. Se le conceden propiedades beneficiosas para la función renal. Se cultiva fácilmente y sus flores son de color blanco, en cambio las flores del cebollino Allium shoenoprasum son de un atractivo color púrpura.

Propiedades medicinales del cebollino

Es una planta muy conocida tanto por su uso culinario como por sus propiedades curativas. Las hojas poseen gran cantidad de vitamina A y C, minerales y otras vitaminas; una vez secas no conservan del todo bien ni el sabor ni el color, y se recomienda emplearlas solamente en platos cocinados, si bien se pueden reconstituir con un poco de zumo de limón.

Por otra parte, una infusión de cebollino se suele usar como un insecticida para rociar las plantas del jardín contra el oídio y algunos pulgones.

Tanto sus hojas como sus flores frescas tienen propiedades ligeramente digestivas. El consumo de Alliums en general favorece la elasticidad de los vasos sanguíneos y retrasa su envejecimiento.

Cebollino o cebollín, descripción

El cebollino florece en verano con unas flores de un color violeta muy bonito y llamativo. Estas flores son aptas para el consumo y decoran ricamente una ensalada, por ejemplo. Las semillas son pequeñas y de color negro, miden unos tres milímetros, y su sabor se asemeja al de la cebolla. Las hojas son alargadas y cilíndricas, y su color oscila entre el verde pálido y el verde oscuro, y también son comestibles.

Tanto por el verdor de sus hojas como por sus atractivas flores, el cebollino, al igual que ocurre con otras plantas medicinales como la lavanda o espliego, la manzanilla o la zarzaparrilla, se suele utilizar con fines ornamentales para decorar parterres, por lo que es muy habitual verlo plantado en muchos jardines.

Cebollino en la cocina

Por su sabor semejante al de una cebolla suave, el cebollino se emplea mucho en la cocina como aderezo para una gran variedad de platos, en especial si se quiere eludir el sabor más fuerte de la cebolla.

Las flores y las hojas del cebollino muy picaditas sirven para esparcir en ensaladas, emparedados y casi todo tipo de potajes. El cebollín también se utiliza para elaborar mantequillas compuestas y cremas de queso fresco como el de Burgos. Asimismo es un ingrediente indispensable para hacer muchas recetas con cebollino como la sopa fría vichyssoise y también la rémoulade.

Plantar cebollino

El cebollino es una planta muy decorativa, tanto en parterres como en macetas y jardineras. Pero, si se desea sembrarla con fines principalmente culinarios, se deberían eliminar las flores periódicamente, para evitar el agotamiento de la planta.

Después de la floración, la planta debe recortarse hasta la raíz para que crezcan hojas nuevas. Para mejores resultados, se deben utilizar las hojas finamente picadas, frescas o secas. Las hojas más tiernas del cebollino son deliciosas en ensaladas o sopas.

Cultivo del cebollino

El cebollino es una planta perenne y resistente que puede llegar a crecer hasta los 60 centímetros. Requiere de tierra fértil, húmeda y bien drenada. Para su crecimiento necesita emplazamientos soleados o parcialmente a la sombra, y también crece en macetas de interior.

Se reproduce por semillas que se sembrarán en la primavera y se dividirán en otoño o primavera. Una vez que el cebollino esté desarrollado se poda hasta su raíz después de la floración para avivar su renovación, y en invierno se limpiarán sus tallos secos.

Se cosecha a principios de la primavera, sin embargo se puede alargar su periodo de recolección hasta nueve meses si se usa una campana de protección en la primavera y en el otoño. Se recomienda sembrar el cebollino cerca de los rosales porque además de evitar el ennegrecimiento de su hojas ahuyenta a los pulgones.

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook.