La cebada una planta de la familia de las Gramíneas similar al trigo, es de crecimiento anual con alrededor de un metro de altura. Su tallo es fistuloso, sus hojas lineales de aproximadamente 2 centímetros, las espigas son prolongadas y ligeramente arqueadas y en el extremo de cada una de ellas se encuentra una pequeña flor.

Se cultiva en tierras calcáreas de primera y segunda calidad en distintas épocas del año, ya sea para cebada de invierno o de primavera, y para su labranza necesita las mismas atenciones que el trigo o la avena.

Dependiendo de la estación de su siembra y de la variedad de este cereal, la cebada puede florecer tanto en la primavera como en el verano o incluso en el invierno; una vez florecida, es entonces cuando se lleva a cabo su cosecha.

Propiedades de la cebada: germen de cebada

El germen de cebada es rico en vitaminas como la B6 y la E, además de minerales. Posee propiedades digestivas, y su semilla contiene prótidos, lípidos y enzimas.

La cebada tiene propiedades nutritivas, emolientes, pectorales, calmantes, digestivas, reconstituyentes o incluso afrodisíacas, entre otras. También es beneficiosa en casos de deficiencias vitamínicas, catarros, estados febriles, anemias, cistitis, dispepsias y así como para los primeros síntomas del reumatismo.

En la Edad Media y en el siglo XVI la cebada estaba muy bien consideraba para conciliar el sueño y con su harina se hacían cataplasmas supurativas.

Usos de la cebada: fabricación de cerveza

Además de servir para alimento del ganado, se cultiva para la fabricación de la malta y la cerveza, y en los países anglosajones para la elaboración del whisky.

La cebada, una planta originaria de Asia Occidental y de Gran Tartaria, tiene una historia larga, pues Hipócrates, padre de la Medicina ya la dedicó un libro. La cebada dependiendo de su grado de germinación se emplea perfectamente tanto en la medicina como en la industria alimentaría.

Su fruto o cariópside además de su uso como simiente, se utiliza, una vez pelado, con fines terapéuticos como cebada perlada y malta de cebada, asimismo son reseñables las propiedades del germen de cebada.

Levadura de cerveza o levadura de cebada

La levadura de cerveza es un fermento derivado de la descomposición de la cebada a través de un hongo. Este producto se obtiene durante la fermentación de la cebada para la elaboración de la cerveza.

Se emplea contra el escorbuto, diabetes y auto-intoxicaciones. El uso cotidiano de levadura de cerveza cura casi sin dificultad ciertas dermatosis y furunculosis rebeldes con solo tomar de 15 a 20 gramos diarios disueltos en un poco de leche y al parecer los resultados son inmejorables.

La Comisión Europea del Medicamento aprueba la levadura de cerveza para casos de pérdida de apetito y formas crónicas de acné y furunculosis, según informaciones aportadas por la revista científica fitoteparia.net.

La malta de cebada o cebada germinada seca

La malta que es la cebada germinada y seca tal y como la utilizan los fabricantes de cerveza, es antiescorbútica, tónica y revitalízante. Los pequeños gérmenes sueltos de la malta, que eliminan las cervecerías, se recetan contra la diarrea.

También la cebada germinada o malta lo mismo que la del de trigo, es tónica de la pituitaria, de la tiroides y de las suprarrenales. Las infusiones de malta son digestivas en general, y en especial para tomar después de las comidas a base de féculas, para ello bastará con una cucharada sopera puesta en una taza de agua caliente pero no hirviendo y se deja reposar por espacio de 10 minutos aproximadamente.

Las papillas hechas con malta se recomiendan como reconstituyentes para los niños y ancianos, también para las personas fatigadas y convalecientes.

Cebada perlada: modos de empleo

La cebada perlada es la cebada mondada, es nutritiva y laxante si se hierven entre 30 y 50 gramos por litro de agua durante media hora, o bien se dejan macerar en frío para luego poner a hervir a fuego lento hasta conseguir la ebullición. Y en general las tisanas de la cebada perlada o mondada son recomendables tomadas en proporción de una a tres tazas al día para la salud en general.

Tres puñados de granos de cebada bien lavados, y hervidos en un litro y medio de agua durante 10 minutos, se filtran y se endulza con miel; se pueden beber unas tres tazas al día, es bueno como astringente. Los granos de cebada tostados son fortificantes y digestivos, por lo tanto, más convenientes para el desayuno que el mismísimo café, al no contener cafeína, la sustancia tóxica del corazón y de los nervios.

En resumen, Hordeum vulgare, el nombre científico de la cebada, es una planta con infinidad de propiedades medicinales y de la que se extraen complementos nutricionales muy beneficiosos para la salud, además de otros usos como la elaboración de la cerveza.

Si le gusta el artículo, puede usar el feedback para compartir en Twtter, Google+1 o Facebook.