El tomar alcohol tranquiliza, genera cierto placer, llega a desinhibir y facilita la socialización y comunicación. El tomar alcohol es causa eventual del alcoholismo, se debe a que la preferencia por el alcohol como droga adictiva es una cuestión de disponibilidad y de aceptación en una sociedad.

Causas del alcoholismo

Es muy conveniente distinguir entre las causas de la ingestión excesiva de alcohol y las causas de la dependencia, que sólo pocas personas pueden llegar a desarrollar. En consecuencia, hay personas que desde un principio son incapaces de manejar el alcohol, otras pierden el control al cabo de un corto tiempo, más paulatinamente si beben vino que si ingieren bebidas destiladas. Una vez lograda la dependencia del alcohol, tienden a persistir aún cuando se interrumpa su consumo por varios años.

En el abuso del alcohol y el alcoholismo existen factores sociales y culturales. Los grupos sociales varían en sus actitudes hacia el uso y el abuso del alcohol. De cualquier modo, algunas encuestas arrojan resultados de que los países gastan más en beber alcohol que en la educación y el cuidado de la salud.

Se inculpa a las experiencias infantiles un papel causal en el alcoholismo. Sin duda, la infancia se perpetúa en las personas a través de sus rasgos de carácter, y ciertos rasgos de carácter está comprobado que favorecen el alcoholismo. Se dice que las madres de los alcohólicos son más habitualmente madres sobreprotectoras, tolerantes o bien, frías y rechazantes. Sin embargo, es difícil asegurar que las experiencias infantiles de los alcohólicos sean heterogéneos de quienes no lo son.

Basados en la publicación de Schukitt, M. A., “Genetics and the Risk for Alcoholism”, la herencia parece jugar un papel en la proclividad al alcoholismo; más de 50% de los padres de un alcohólico, 30% de los hermanos, 6% de las madres y 3% de las hermanas son alcohólicos.

Consecuencias del alcoholismo

En 1978 se encontró que entre los esenciales problemas de salud mental el alcoholismo ocupaba el tercer lugar, después de la deficiencia mental y la psicosis. En 1982, se llegó a la conclusión de que el alcoholismo ocupaba el segundo lugar dentro de los problemas prioritarios de salud mental, en seguida de los trastornos del aprendizaje, emocionales, o ambos, en los niños.

Actualmente, se deduce que 5.7% de la población mayor de 20 años padece alcoholismo; como hay variaciones de consumo en las diferentes regiones, el porcentaje de bebedores excesivos varía entre 6 y 20% y el grupo más afectado es el de los hombres entre 30 y 50 años de edad, que toca a la etapa más productiva de la vida.

El consumo de bebidas alcohólicas en México ha acrecentado ampliamente en los últimos años; en 1984, se realizó un estudio acerca del consumo de alcohol, donde por habitante se calculó un consumo de 72 litros de su principio activo por año.

El 30% de las acciones delictivas violentas que ocurren en nuestro país el alcohol ha estado presente en las siguientes proporciones:

  • Suicidios 17%
  • Accidentes de tránsito 36%
  • Accidentes de trabajo 33%
  • Violaciones 45%
  • Síndrome del niño maltratado 15%
  • Otras acciones violentas 50%
En cuanto al ausentismo en el trabajo, el 12% se debe al consumo excesivo de alcohol; esto representa una pérdida anual de 160 000 horas entre los trabajadores asegurados, y se afirma que son más alarmantes las cifras en los trabajadores no asegurados. También se ha vinculado con el descuido de los hijos, la desintegración familiar y pérdida económica debida al ausentismo en el trabajo.

Aproximadamente 4% de los alcohólicos ha necesitado atención médica, ya sea por psicosis alcohólica o por trastornos de la personalidad y de la conducta. Finalmente, la cirrosis hepática, como una de las consecuencias más trascendentales del consumo excesivo y prolongado del alcohol asociado a desnutrición, ocupa de los primeros lugares dentro de las principales causas de mortalidad general, el 2do lugar en personas de 35 a 44 años, el 4to en las de 25 a 34 años, el 4to en las de 45 a 64 años y el 6to en las de 65 años y mayores.