Según el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) alrededor de un 11.8% de las mujeres en los Estados Unidos entre las edades de 15 a 44 años presentan algún tipo de contrariedad para quedar embarazada o mantenerse embarazada. Se considera infértil a una mujer que trate de quedar embarazada por un período de un año y no lo consigue o por seis meses en el caso de que la mujer sea mayor de 35 años. De igual manera si la mujer logra quedar embarazada pero no logra terminar el embarazo también podría considerarse infértil.

Alrededor de un 30% de los casos de infertilidad se atribuyen a problemas con el sistema reproductivo de la mujer, un 30% se le atribuye a problemas en el hombre y el por ciento restante se debe a razones que se desconocen pero que probablemente envuelven a ambas partes.

Causas más comunes de la infertilidad femenina

  • Problemas de ovulación: la ovulación es el proceso mediante el cual la mujer libera uno de sus óvulos de sus ovarios. De ahí pasa por las trompas de Falopio camino al útero. Los espermatozoides del hombre deben encontrarse con el óvulo en este recorrido y si el óvulo es fertilizado debe implantarse en el interior del útero. De esta forma comienza el proceso de gestación.
  • Síndrome de Ovario Poliquístico: esta es la causa más común para la infertilidad femenina. Este síndrome es causado por un desbalance hormonal que no permite la completa maduración del óvulo.
  • Insuficiencia de ovarios: esto ocurre cuando los ovarios dejan de funcionar con normalidad en mujeres menores de 40 años.
  • Trompas de Falopio bloqueadas: el bloqueo en las trompas de Falopio impiden que los espermatozoides lleguen al óvulo o que el óvulo fertilizado llegue al útero.
Otros factores que afectan adversamente la fertilidad en la mujer son: consumo de alcohol, fumar, estrés, problemas de peso, enfermedades de transmisión sexual, pobres hábitos alimenticios y la edad.

Tratamientos y alternativas para la infertilidad femenina

Existen varias alternativas para tratar la infertilidad, esto se conoce como reproducción asistida. Entre los diferentes métodos se encuentran:

  • Medicamentos para estimular la ovulación
  • Inseminación artificial: se le inyectan los espermatozoides directamente a la mujer en el tracto vaginal
  • Fecundación in Vitro: con este método la fertilización ocurre fuera del cuerpo de la mujer y luego el embrión es implantado en el útero de la mujer
  • Madres subrogadas: cuando la mujer no puede producir óvulos tiene la alternativa de utilizar una madre subrogada. Esto quiere decir que una tercera persona entrará en el panorama al brindar sus óvulos para que sean fecundados con los espermatozoides del hombre. La madre subrogada llevará a la criatura en su vientre por el período de gestación pero cederá todo derecho sobre el bebé al momento en que la adopción sea llevada a cabo.
  • Prestación o alquiler de vientre: cuando la mujer carece de un útero o quedar embarazada le presenta un riesgo a su salud por alguna condición crónica que padezca, puede recurrir a la alternativa de utilizar el vientre de otra mujer para que lleve a cabo la gestación de la criatura. En este caso el óvulo de la mujer se fecunda con el espermatozoide del hombre fuera del cuerpo de la mujer y luego es insertado en el útero de la otra mujer para su gestación. Una vez nace la criatura la mujer que prestó o alquiló su vientre pierde cualquier tipo de derecho sobre el bebé.
  • Adopción: según la definición de la Real Academia Española adoptar es recibir como hijo, con los requisitos y solemnidades que establecen las leyes, al que no lo es naturalmente.

¿Dónde se traza la línea entre lo moral y lo inmoral?

Los diferentes métodos de reproducción asistida han sido eje de diversas controversias entre gobiernos, grupos religiosos y grupos que defienden los derechos humanos, por mencionar algunos.

Entre los argumentos más polémicos se encuentran la disposición de los embriones no utilizados ya que muchas veces son destruidos o utilizados para investigaciones científicas, el integrar a una tercera persona en la relación de una pareja (en el caso de que se utilice una madre subrogada o una madre gestacional), la comercialización de los óvulos y espermatozoides con meros propósitos de lucro, la fertilización del óvulo y el espermatozoide fuera del vientre de la mujer ya que se considera una sustitución del acto sexual de amor del que debe ser producto un hijo y la explotación a mujeres de países tercer mundistas que alquilan sus vientres por bajas cantidades de dinero .

Es difícil decidir donde se traza la línea entre lo que está correcto y lo que está incorrecto. Cada caso debe pasar por un escrutinio ya que las condiciones pueden variar drásticamente de persona a persona y no deben ser juzgados por ello. Lo importante es que la pareja tenga las herramientas necesarias para tomar las decisiones apropiadas y si en última instancia su conciencia y corazón les dicta que hay algo que no encaja en el cuadro quizás es momento de reconsiderar las alternativas expuestas y buscar otras alternativas que les permita desbordar ese amor paternal/maternal sin comprometer sus principios morales y éticos.