El asesinato de Nora Dalmasso, la empresaria cordobesa que fue hallada muerta en su casa de Villa Golf en Río Cuarto en 2006, volvió a la opinión pública a raíz del segundo juicio por encubrimiento en el caso García Belsunce porque también permanece impune, también fue en un country, también afectó a la clase media alta y también se imputó a familiares directos. Además, la hermanastra de María Marta García Belsunce reclamó la intervención del FBI así como se hizo con el caso Dalmasso.

El segundo juicio por el asesinato de la socióloga María Marta García Belsunce, que comenzó a principios de mayo, abrió nuevos interrogantes sobre las competencias de la justicia argentina a la hora de resolver casos.

Dalmasso, por su parte, fue asesinada hace casi cinco años y su crimen aún permanece impune; fueron imputados Facundo Macarrón, hijo de la víctima, y Gastón Zárate, un albañil de la zona que había trabajado en la casa de los Macarrón pero que luego fue sobreseído por falta de pruebas.

Según el informe realizado por el FBI que comenzó en 2008 y cuyos resultados se conocieron casi tres años después, en la escena del crimen donde apareció el cuerpo de la empresaria cordobesa Nora Dalmasso a fines de noviembre del 2006, hay restos de ADN del linaje Macarrón. El fiscal Javier Di Santo pidió investigar la coartada de Marcelo Macarrón, el viudo mientras tanto, Facundo Macarrón, hijo de la víctima permanece imputado desde el 2007.

El caso del asesinato de Nora Dalmasso

El 26 de noviembre de 2006, un vecino halló el cuerpo sin vida de Nora Dalmasso en su casa de Villa Golf en Río Cuarto, sobre la cama de la hija, desnuda y con un lazo de su bata alrededor del cuello. Las pericias posteriores determinaron que la muerte se dio por asfixia y no descartaron que haya tenido una relación sexual forzada.

Según las propias declaraciones de los familiares, su hija Valentina Macarrón se encontraba en Estados Unidos al momento del crimen, Facundo Macarrón estaba en la ciudad de Córdoba y Marcelo Macarrón, el viudo, había viajado a Uruguay para participar de un torneo de golf, junto con varios amigos, entre los que se encontraba Guillemo Albarracín, contador de Marcelo y amante de la víctima.

La investigación del FBI

A los pocos días de conocerse la noticia del asesinato, el entonces gobernador de Córdoba, José Manuel De la Sota removió parte de su gabinete incluido el ministro de Seguridad, quien declaró que había tenido una relación con la víctima y se sometió a la prueba de ADN.

En febrero de 2007 la justicia detuvo a Gastón Zárate, un albañil que había realizado trabajos en la casa de la familia Macarrón, pero lo liberaron el mismo día debido a una marcha realizada por los vecinos de Río Cuarto. Zárate fue sobreseído luego de conocerse los resultados del informe del FBI, durante abril pasado.

Facundo Macarrón, hijo de Nora Dalmasso, fue el segundo imputado por el crimen debido a que se encontraron restos de su ADN en el lazo de la bata con la que asfixiaron a la víctima; permanece acusado de sospecha leve por abuso sexual gravemente ultrajante y homicidio calificado agravado por el vínculo.

Violencia de género en Argentina: otro caso sin pistas

El cuerpo de Solange Grabenheimer fue encontrado sin vida el 10 de enero de 2007, boca abajo al costado de su cama, en el PH donde vivía junto a su amiga y principal sospechosa Lucila Frend. Las pericias confirmaron que fue asesinada de cuatro puñaladas en el cuello y, además, presentaba marcas de estrangulamiento. Frend fue acusada de homicidio doblemente calificado por alevosía y ensañamiento pero la justicia la absolvió por unanimidad en julio pasado, a pesar de que la familia de la víctima la siguiera señalando como la autora material del crimen.