Antes del inicio de la segunda guerra mundial, científicos alemanes habían desarrollado trabajos sobre la fisión nuclear y habían incluso planteado la utilización de este nuevo tipo de energía para construir armamento de un gran poder de destrucción.

Esto fue comunicado al alto mando alemán y de inmediato Hitler ordenó crear comités de investigación en este sentido ante sus planes inminentes de invadir Polonia y comenzar la guerra. Por ello creó el "proyecto uranio". Los aliados tenían que reaccionar y para forzar a la administración de Roosevelt, Léo Szílard visitó a Albert Einstein para convencerlo, al ser el científico más famoso de su tiempo, de que debía firmar la carta que ya estaba prácticamente escrita. La carta fue firmada el 2 de agosto de 1939 y fue entregada por el economista Alexander Sachs. Sin embargo le llegó a Roosevelt el 11 de octubre debido a la gran preocupación que había por la invasión de Polonia que inició la guerra.

Dicha carta se encuentra depositada en los Roosevelt Papers. President’s Secretary’s File, Safe file Alexander Salchs Folder, Franklin D. Roosevelt Library, Hide Park, New York

Posteriormente Einstein le dirigió tres cartas más a Roosevelt en las siguientes fechas: 07/03/1940; 25/04/1940; 25/03/1945.

Transcripción de la carta del 2 de agosto de 1939

Albert Einstein. Old Grove Rd. Nassau Point. Peconic, Long Island. August 2nd 1939

F.D. Roosevelt. President of the United States. White House. Washington, D.C.

Señor:

Algunos trabajos recientes de E. Fermi y L. Szilard, que me han sido comunicados por manuscritos, me llevan a esperar que el elemento uranio puede ser convertido en una nueva e importante fuente de energía en un futuro inmediato. Ciertos aspectos de la situación que ha surgido parecen requerir mucha atención y, si es necesario, inmediata acción por parte de la Administración.

Por ello creo que es mi deber llamar su atención sobre los siguientes hechos y recomendaciones:

En el curso de los últimos cuatro meses se ha hecho probable (a través del trabajo de Joliot en Francia, así como de Fermi y Szilard en Estados Unidos) que puede llegar a ser posible establecer una reacción nuclear en cadena en una gran masa de uranio, en la que grandes cantidades nuevas de energía y radiación, así como elementos se pueden generar. Ahora parece casi seguro que esto podría lograrse en un futuro inmediato.

Este nuevo fenómeno podría conducir a la construcción de bombas, y es concebible (aunque mucho menos seguro) que bombas extremadamente poderosas de un nuevo tipo se puedan construir. Una sola bomba de este tipo, transportada por barco y explotada en un puerto, podría muy bien destruir el puerto entero junto con parte del territorio circundante. Sin embargo, tales bombas podrían muy bien resultar demasiado pesadas para el transporte por vía aérea.

Los Estados Unidos dispone sólo de yacimientos muy pobres de uranio en cantidades moderadas. Hay muy buenas vetas en Canadá y en la antigua Checoslovaquia. La más importante fuente de uranio está en el Congo Belga.

En vista de la situación podría pensar que es deseable tener un contacto permanente entre la Administración y el grupo de físicos que trabajan en reacciones en cadena en América. Una forma posible de lograrlo podría ser dar esta tarea a una persona de su confianza y que tal vez podría servir de manera extraoficial. Sus funciones serían las siguientes:

a) aproximarse a los departamentos gubernamentales, mantenerlos informados de los desarrollos que se ocasiones, y proponer recomendaciones para las acciones de Gobierno, prestando especial atención al problema de asegurar un suministro de de uranio para los Estados Unidos;

b) acelerar el trabajo experimental, que es en la actualidad se efectúa con los limitados presupuestos de los laboratorios de las universidades, proporcionando los fondos, si se requieren, a través de sus contactos con particulares que están dispuestos a hacer contribuciones para esta causa, y tal vez también obtener la cooperación de laboratorios industriales que tuvieran el equipo necesario.

Tengo entendido que Alemania actualmente ha detenido la venta de uranio de las minas de Checoslovaquia, de las que tiene controladas. Puedo pensar que estas acciones se tomaron porque el hijo del subsecretario de estado alemán, Von Weizsäcker, está ligado al Instituto Kaiser-Wilhem de Berlín, donde algunos de los trabajos americanos sobre el uranio están siendo reproducidos.

Muy atentamente

Albert Einstein