Las cacatúas son una familia de aves que tiene 21 especies. Comparten varias características con los loros, como el pico curvo, el tipo de patas y la capacidad de aprender a hablar. La característica más especial de este tipo de aves es su cresta de plumas eréctiles.

La especie que más comúnmente se utiliza como mascota es la cacatúa galerita o de moño amarillo. Es un animal natural de Australia, Nueva Guinea, Tasmania y de otra serie de islas de Oceanía. También es posible encontrarlas en libertad en Nueva Zelanda. Cuando no están en cautividad viven en bandadas, y macho y hembra se turnan para incubar los huevos. También existen otras especies de cacatúas utilizadas como animales de compañía, como son la de cresta blanca, la de Salomón, la rosada y la inca.

Tipo de jaula para alojar una cacatúa

No todas las especies miden lo mismo, por lo que no todas necesitan una jaula de iguales dimensiones. Lo ideal es una de un metro cuadrado de superficie y un metro de altura, como mínimo. Aunque no todas las cacatúas prueban la fuerza de su pico con los barrotes, lo mejor es que la jaula sea de un material resistente, como por ejemplo el hierro galvanizado.

Para evitar que la cacatúa sufra estrés, es conveniente que la jaula esté en un lugar en el que no haya mucho tránsito de personas. Además debe estar elevada mediante un pie o una base, para no estar en contacto con el suelo. Cada quince días, aproximadamente, debe hacerse una limpieza a fondo de la jaula para evitar la presencia de microorganismos dañinos.

¿Qué debe comer una cacatúa?

Las mezclas que se venden en tiendas de animales contienen alpiste, pipas de girasol, avena, mijo y otras semillas. Esta es la base de la dieta de estos animales, aunque no puede ser su única fuente de alimentos.

Las cacatúas deben además comer frutas frescas, como por ejemplo: melón, plátano, pera, uva o manzana. Es fundamental que estas frutas no estén pasadas, porque podrían producir enfermedades intestinales en las cacatúas.

Como complemento mineral se debe incluir en la dieta algún hueso de jibia (encajado entre los barrotes de la jaula) y cáscara de huevo machacada y mezclada con el resto de la comida (sobre todo en la época de la reproducción). El agua deberá ser cambiada diariamente.

¿Cómo conseguir que una cacatúa empiece a hablar?

Es básico que el animal mantenga un vínculo afectivo con su dueños para que comience a hablar. En el caso de las cacatúas, sus oídos son más sensibles a la voz femenina que a la masculina, por eso es conveniente que quien le enseñe a hablar sea una mujer. La mejor edad para que comience a aprender es cuando aún es joven, entre seis meses y un año de edad. Es conveniente que se empiece la enseñanza con palabras cortas, con sonido 'erre' y vocales fuertes (por ejemplo, la palabra 'cotorra').

Se debe trabajar con la cacatúa varias veces al día, pero en tramos cortos de tiempo, para que no se aburra. Cuando se le estén enseñando palabras debe estar en un ambiente tranquilo, con poco ruido exterior. Cuando intente hablar, aunque no lo consiga, es importante darle algún premio, como por ejemplo una semilla de cacahuete.

La cacatúa es un animal amigable

Las cacatúas que se venden deben haber sido criadas en cautividad; así, su relación con el ser humano habrá sido buena desde su nacimiento y por eso suelen tener gestos cariñosos con sus dueños y con la visitas. Rara vez pican a alguien (algunos loros sí llegan a hacerlo sin ser provocados). Sin embargo, las cacatúas capturadas en medios salvajes sí pueden atacar a los seres humanos y a otros animales de la casa.