Planear un viaje no sólo es decidir el destino. También hay que tener en cuenta qué alojamiento se va a elegir. Es indudable que las elecciones no se hacen sin tener en cuenta muchos aspectos, entre ellos el económico. Pero si la economía no supone problema alguno, entonces estos son algunos de los hoteles más prestigiosos y de mayor lujo del mundo.

Burj Al Arab: hotel 7 estrellas

El Burj Al Arab es la quintaesencia del lujo. No en vano, con sus 7 estrellas, se va más allá de lo normal en la clasificación de los hoteles, que va de uno a seis. Con sus 321 metros de altura es el segundo más alto del mundo. Inaugurado el 1 de diciembre de 1999, el Burj Al Arab, con su inconfundible silueta que emula una embarcación a vela, está ubicado en el mar, sobre una isla artificial y conectada a tierra firme mediante una carretera que cubre los 270 metros que lo separan de la playa en el Golfo Pérsico.

El Burj Al Arab cuenta con 202 suites dobles que van de los 169 m² la más pequeña, hasta los 780 m² la más grande. Pasar una noche en la suite real sale por el módico precio de 28.000 dólares.

En este fastuoso hotel, que tiene su propio helipuerto, se pueden encontrar hasta 9 restaurantes, como el Al Mahara, construido bajo la superficie del mar, lo que permite a los comensales tener una espectacular vista subacuática. Si se prefieren las alturas, entonces se puede optar por el Al Muntaha, ubicado a 200 metros de altitud y que ofrece una vista panorámica de la ciudad de Dubai.

Maroma Resort

El Maroma Resort and Spa es un hotel de lujo que no destaca por sus grandes dimensiones, sino por el cuidado en los detalles así como su minucioso trabajo artesanal y una atención personalizada llevada al extremo. Todo ello le acredita como ganador de múltiples reconocimientos en todo el mundo. Ubicado en plena selva de la Riviera Maya, el Maroma Resort es un laberinto de senderos circundados por setos y macetas de terracota que conducen a los huéspedes a zonas de relax entre palmeras y flores tropicales de una exuberancia sin parangón.

Hôtel de Glace

El Hôtel de Glace es uno de los proyectos más fascinantes, atrevidos y ambiciosos que se hayan realizado nunca. Construido con nieve y hielo, el Hôtel de Glace ofrece numerosas habitaciones y suites temáticas, salones de exposiciones así como un espectacular vestíbulo. Con una superficie cercana a los 3.000 m², 11.000 toneladas de nieve y 350 de hielo, el Hôtel de Glace puede presumir de ser único y exclusivo.

Cada año aumenta el número de visitantes, atraídos por la originalidad y la majestuosidad de este hotel ubicado en el Quebec. Desde su creación han disfrutado de su estancia más de 340.000 personas. Con una decoración fascinante y unas actividades originales llevadas a cabo por un servicio dedicado en cuerpo y alma, nadie sale indiferente de esta experiencia.

El Hôtel de Glace posee 36 habitaciones, un famoso salón de hielo e incluso una capilla en la que celebrar bodas inolvidables. Sus pasillos están iluminados por candelabros de fibra óptica que conducen, entre otras, a los patios interiores, a las habitaciones o a un majestuoso salón conocido como el club N´Ice.

Faena Hotel Universe

El Porteño Building, edificio histórico de Buenos Aires, alberga el Faena Hotel Universe, un verdadero oasis situado en pleno barrio de Puerto Madero.

Su creador, Alan Faena, concibió el Faena Hotel Universe como un hogar, con un conjunto de espacios comunes y 105 habitaciones de lujo.

Entre sus peculiaridades se puede encontrar un mercado inspirado en los antiguos mercados europeos, con una oferta de productos culinarios digna de mención. Su espectacular piscina así como el cabaret donde se ofrecen conciertos irrepetibles son otros de sus sellos de distinción.

The Beverly Hills Hotel

El Beverly Hills Hotel ha sabido mantener su magnificencia más allá de la época dorada en que las estrellas de Hollywood empezaron a alojarse en sus lujosas habitaciones. El lujo entre el lujo consiste en reservar alguno de los bungalós en la intimidad más absoluta y con la opción de mayordomo, así como piscina y jacuzzi privado.

El bar restaurante Polo Lounge, frecuentado en su tiempo por Frank Sinatra y otros ilustres, sigue siendo tan emblemático como antaño. Imperdible también el renovado Fountain Coffee Shop. Piscinas, pistas de tenis y un sinfín de atractivos, hacen del Beverly Hills Hotel un destino inolvidable.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".