Inspirada en la serie de Melodías de Broadway, realizadas entre los años 30 y 40 en Hollywood.

Cantando bajo la lluvia es el cine dentro del cine. Nos traslada al Hollywood de los años 20. El mundo del cine donde las películas aún son en blanco y negro y mudas. Don Lockwood (Gene Kelly) es uno de los actores famosos y exitosos del momento. Junto con la actriz Lina Lamont (Jean Hagen) forman la pareja de cine del momento. En uno de los estrenos Don conocerá, de forma accidental, a la aspirante a actriz Kathy Seldon (Debbie Reynolds), de la que se acabará enamorando. Paralelamente llega el nacimiento del cine sonoro. Este acontecimiento les obligará a cambiar sus planes, convirtiendo la última película de Lockwood y Lamont en hablada. Cuando se den cuenta de que esto no funciona decidirán reconvertirla en musical. Pero aún queda un problema: la voz de su protagonista femenina, Lina Lamont, es horrible.

Dirección

Cantando bajo la lluvia está dirigida por Stanley Donen y Gene Kelly, considerados los maestros del cine musical.

Stanley Donen fue durante años bailarín y coreógrafo de la MGM. Dirigió comedias musicales como Tres chicas con suerte (1953), Siete novias para siete hermanos (1954) y Una cara con ángel (1957). Más tarde dirigiría otras películas fuera del género del musical como Indiscreta (1958) o Charada (1963). Recibió el Óscar a la trayectoria profesional en 1998.

Gene Kelly fue actor, cantante, bailarín, director, guionista, productor y coreógrafo. Codirigió junto a Donen otros musicales como Un día en Nueva York (1949) y Siempre hace buen tiempo (1955). En Cantando bajo la lluvia podemos verle además como protagonista, interpretando al famoso actor Don Lockwood. Además Kelly ha salido en películas como Los tres mosqueteros (1948), Un americano en París (1951) y la última en la que pudimos verle Esto sí es bailar (1985). Recibió el Óscar honorífico en 1951.

Producida por Metro Goldwyn Mayer (MGM), que ya había producido películas como El Mago de Oz (1939), y que años más tarde produciría otras como Ben-Hur (1959) o 2001: Odisea en el espacio (1968).

Cantando bajo la lluvia se estrenó en abril de 1952, convirtiéndose en la más taquillera durante ese mes y la décima de ese mismo año.

Para el recuerdo

Convertida ya en referente del cine musical, ha dejado para el recuerdo una forma diferente de contar la evolución del cine. Contando la historia desde dentro: el cine dentro del cine. Una forma de contar acompañada por el humor y la sátira, narrando un acontecimiento problemático, para muchos, de la historia del cine. Para muchas estrellas significó un antes y un después en sus carreras debido, en muchos casos, a su incapacidad vocal.

Cantando bajo la lluvia, nos deja, también, para el recuerdo su escena más emblemática: Gene Kelly bailando y cantando bajo la lluvia. Pero, seguramente, no es solo la escena más recordada de la película, sino que además se ha convertido en una de las más recordadas de la historia del cine en general, y no solo del cine musical. Por ello, resulta curioso que no estuviese en el guión original, y fuese añadida más tarde para poder dar sentido al título de la película.

Cumplidos 60 años desde su estreno, Cantando bajo la lluvia, queda para el recuerdo de los amantes del cine, no solo como uno de los grandes musicales, sino como uno de los grandes clásicos del mundo cine.