El visitante que se adentra en la provincia de Cádiz, contempla con asombro que la provincia aún teniendo un litoral hermoso repleto de grandes playas, no se encuentra masificada con construcciones que eliminan toda la belleza del entorno. Al tratarse la provincia de Cádiz de una zona estratégica militar sus playas se encuentran desiertas de ladrillos y hormigón y podemos observar todo el paisaje que nos rodea.

Barbate

Las peculiaridades orográficas de la provincia hacen de esta una gran zona para el turista amante de la naturaleza. Desde los macizos montañosos pasando por los bosques de pinsapos y alcornocales hasta llegar a playas de arena fina y acantilados. El entorno que rodea a la localidad de Barbate es una visita imprescindible para todos aquellos rezagados que van dejando las playas vacías. Para disfrutar por completo del entorno que rodea a Trafalgar, Zahora y caños de meca hay que hacerlo paseando por su orilla, disfrutando de las playas ya olvidadas por los bañistas y sentir la naturaleza en su soledad.

Con mas veinte kilómetros de costa, las playas es el atractivo más significativo de Barbate lo que la hacen adecuada para la práctica de numerosos deportes como el Kitesurf, windsurf, submarinismo y pesca. Aunque también podemos pasear en bicicleta por sus extensos pinares o bien realizar senderismo por el Parque Natural de la Breña y Marismas de Barbate con acantilados que llegan a los 100 metros.

Aunque no sólo de playas vive el hombre. Barbate mantiene en su término municipal un importante patrimonio arquitectónico. Entre los más antiguos de sus restos se encuentra la Iglesia visigoda de San Ambrosio. Las torres almenaras que se encuentran repartidas por toda la costa y servían como torres vigías, hoy quedan los restos de la torre del Tajo, de Meca y de Trafalgar. En la vecina localidad de Zahara de los atunes podemos visitar el Castillo de la Almadraba, construido en el siglo XVI por los duques de Medina Sidonia. El Castillo sirvió para la defensa de la costa de piratas y para guardar las artes de pesca e incluso barcos.

La iglesia de San Ambrosio

Data del siglo VII, época en la que el obispo Pimenio realiza una reforma sobre los restos romanos y precristianos aunque los restos actuales son visigodos. La iglesia es de una única nave y la cubierta, que hoy está desaparecida, estaba soportada por cuatro arcos y construida en madera con tejas. Durante la dominación musulmana se desconoce el uso de la ermita. El siglo X se le añade en una reforma una torre campanario. Debido a las continuas reformas realizadas durante siglos su estructura primitiva se desconoce. En sus alrededores se encuentra una necrópolis de origen visigodo.

La iglesia de San Ambrosio es uno de los pocos monumentos visigodos que se encuentran en la provincia ya que el arte visigodo tiene pocas representaciones en Andalucía. Su conservación hoy en dia esta siendo protegida por parte de la Junta de Andalucía y el Ayuntamiento de Barbate, pero esto no quita que se expolie o destruya parte de la construcción. Podemos acceder a ella a través de la carretera que une Vejer de la Frontera con Los Caños

Faro de Trafalgar

Quizás sea una de las zonas más hermosas y que mayor afluencia traiga hasta las costas barbateñas. El Faro de Trafalgar se encuentra construido sobre lo que antaño fue una torre vigía musulmana, aunque también podemos encontrar restos de un templo romano dedicado a Juno así como factorías de salazón. Este faro se encuentra sobre lo que los geógrafos llaman tómbolo y se encuentra protegido como paraje natural.

El tómbolo es un pequeño istmo que une mediante una lengua de tierra una pequeña isla con la costa. Existen numerosas dunas con matorrales bajos el camino es accesible a pie o en bicicleta y en el podemos encontrar un pequeño monumento en recuerdo a la nefasta Batalla de Trafalgar acaecida en las costas y con la que España pierde la hegemonía marítima.

El actual faro alcanza los treinta y cuatro metros de altura y fue levantado en 1860 y reformado en 1929. Lo que lo hace uno de los monumentos de la provincia.

Las almadrabas

La pesca del atún en estas aguas se pierde en la noche de los tiempos y es curioso como a pesar de los adelantos técnicos, la pesca de este pez se sigue haciendo de una forma tradicional y artesanal. El paso de los atunes hacia el estrecho de Gibraltar ocurre entre los meses de abril y agosto, tiempo que se aprovecha para colocar las almadrabas. Las almadrabas se colocan a unos 3 kilómetros de la costa y son visibles desde esta gracias a su fila de boyas. Se colocan dos veces al año, en el paso del atún hacia el estrecho (temporada de derecho) y el paso del atún desde el estrecho hasta el océano ártico (temporada de revés)

Pasear por la playa de los Caños es sentir la brisa en el rostro, observar el paisaje natural que nos rodea y nos conforta, culminar nuestro paseo junto al faro para sentados en una de las rocas observar el mar y sentir que es un lujo al alcance de cualquier mano que debemos de cuidar y mantener.