La candidiasis genital, también conocida como candidiasis vulvovaginal en el caso de las mujeres, aparece cuando el hongo Cándida albicans se reproduce de un modo desproporcionado, rompiendo de esta manera el equilibrio natural en el que vive junto a otros microorganismos. La Cándida albicans está presente en pequeñas cantidades en las mucosas, el aparato digestivo, el aparato respiratorio y en los genitales. Las zonas propicias para que se desarrolle la candidiasis y se produzca la infección son aquellas en las que hay calor y humedad.

Prevalencia de la candidiasis genital

Podría decirse que tres de cada cuatro mujeres adultas han padecido en alguna ocasión una infección en su vida provocada por la Cándida. También los hombres pueden sufrir esta infección, pero es mucho menos usual. La candidiasis genital ataca con mayor frecuencia y severidad a aquellas personas con el sistema inmunológico debilitado por enfermedades o por otras causas. También hay que considerar distintas eventualidades que aumentan el riesgo de contraer la candidiasis. Entre ellas:

  • El embarazo.
  • La utilización de antibióticos.
  • La diabetes.
  • La obesidad.
  • Los medicamentos con corticoesteroides.

Transmisión y diagnóstico de la cándida

Por lo que respecta al diagnóstico, lo más habitual consiste en efectuar un examen de laboratorio de un exudado de la zona genital afectada. También se realiza un examen pélvico que puede mostrar inflamación de la piel de la vulva, de la vagina o del cuello uterino. Es posible que se detecten placas blancas y secas en las paredes vaginales.

En cuanto a la transmisión de la cándida entre dos personas, como por ejemplo en el acto sexual, cabe decir que es un hecho bastante excepcional, aunque no es imposible. Lo más habitual es que las infecciones se desarrollen a partir de la cándida ya existente en el organismo del propio afectado.

Síntomas de la candidiasis genital masculina

En el hombre, los síntomas de la candidiasis genital son los siguientes:

  • Manchas rojas o blancas en el pene.
  • Picazón o ardor en el pene.
  • Picazón y ardor en el orificio anal.
  • Puntitos rojos en el glande.
  • Inflamación en el glande.
  • Glande de color rojo intenso.
  • Capa blanca sobre el glande.

Síntomas de la candidiasis genital femenina

La candidiasis genital en las mujeres presenta los siguientes síntomas:

  • Inflamación en el área de la vulva.
  • Enrojecimiento de vagina y vulva.
  • Ardor y prurito en los labios y en la vagina.
  • Picazón o ardor en el ano.
  • Ardor al orinar.
  • Relaciones sexuales dolorosas.
  • Flujo blanquecino con aspecto de leche cortada, generalmente sin olor.
  • Úlceras en la vagina o la vulva.
  • Pueden producirse pequeños sangrados.

Tratamiento y medicamentos para la candidiasis genital

Los medicamentos más eficaces para combatir las infecciones vaginales producidas por la Cándida albicans son los antimicóticos. Los más usuales son Miconazol, Clotrimazol, Tioconazol y Butoconazol. Los medicamentos pueden ser administrados por vía oral, a través de la vagina o bien ser aplicados directamente en la zona afectada. Si bien es cierto que dichos medicamentos consiguen curar la infección en más de un 80% de los casos, no lo es menos que cada vez son más comunes las infecciones que no responden al tratamiento. Esto ocurre en las personas portadoras del VIH, las que por diferentes enfermedades u otros condicionantes tienen debilitado el sistema inmunológico y, en general, todas aquellas que reciben un tratamiento antimicótico a largo plazo.

Un uso recurrente y prolongado del tratamiento, a la larga, termina generando microorganismos resistentes y restringiendo notablemente la eficacia del producto. Es de destacar que muchas mujeres tienden a medicarse ante la aparición de síntomas que no se corresponden con la candidiasis, con lo cual, las infecciones que surjan después, se vuelven resistentes y resultan mucho más difíciles de tratar. De ahí la importancia de evitar la automedicación y de contar con un diagnóstico correcto sobre la causa de cualquier patología.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.