Cuando salta la chispa del amor nace un sentimiento que llena y que, por ello, persigue la humanidad. Esa magia nos hace perder el sueño y el apetito, nos lleva a querer cambiar para hacernos mejores delante de los ojos de la persona amada. Muchas de las experiencias más intensas de la vida están relacionadas directa o indirectamente con ese sentimiento. Por eso cantantes de todos los tiempos han reflejado el amor y el desamor en sus canciones, intentando expresar su particular manera de verlo, o sus experiencias. Si se hace un recorrido por esas canciones de amor se pueden encontrar claves para hacer que ese sentimiento sea mayor y que las relaciones que se generan a través de él sean mucho más fuertes.

Enamorarse, el inicio del amor

Las personas sentimos atracción las unas por las otras y en ocasiones el acercamiento que se da al dejarse llevar por esa fuerza puede hacer nacer el sentimiento de amor tal y como explica La Guardia en su canción Mil calles llevan a ti. Ese primer momento en el que la pasión y el deseo de conocer a la otra persona llegan a inundar todo el horizonte del pensamiento, como en la canción Me muero por conocerte de Alex Ubago, se conoce como enamoramiento. Es una fase de intensidad de emociones que puede terminar o no en amor. Juan Luis Guerra en su Burbujas de amor describe con gran belleza la locura que supone enamorarse. En No hago otra cosa que pensar en ti de Joan Manuel Serrat también se refleja cómo el pensamiento se hace casi obsesivo con el enamoramiento.

Qué es amor

Muchas canciones hablan de amor y de cómo se siente. Sabor de amor de Danza Invisible o Sabor a mi de Los Panchos son dos de los miles de ejemplos que existen. Resulta muy importante identificar si cuando una persona se enamora el sentimiento es verdaderamente amor. La duda sobre esto es una constante y se refleja en No se si es amor de Roxette. El amor va más allá de una atracción sexual, se trata de un sentimiento de unión a otra persona que facilita el poder alcanzar la felicidad y así lo cantaba en 1979 Jose Luis Perales en El amor. Querer también es una decisión, supone elegir seguir el camino del amor con la persona amada, supone enfrentarse a los problemas que salgan al encuentro con la confianza de que el lazo del amor ayudará a seguir caminando juntos. Como cantaban Los Panchos en Alma, corazón y vida para amar es necesario "alma para conquistarte, corazón para quererte y vida para vivirla junto a ti".

El amor profundo

El amor profundo, el verdadero, deja la vida de uno, su felicidad en manos de la persona amada tal y como cantan en un duo fantástico Marta Sánchez y Carlos Baute en su Colgando en sus manos. El amor se cuestiona permanente para resultar más útil para la persona amada y así lo expresa Ismael Serrano en Amo tanto la vida cuando se pregunta si puede que no amara bien. Pablo Milanes también plantea cómo el amor intenso puede llevarte por caminos complejos en En el breve espacio en que no estás, canción de 1984. La mujer que yo quiero o Tu nombre sabe a hierba de Joan Manuel Serrat hablan de un amor intenso, profundo y maduro.

Amor incondicional

El amor es un sentimiento y por tanto no está sujeto a los intereses de la razón. Con el tiempo de relación el amor puede desdibujarse y ceder ante los intereses de cada individuo y así entrar en el juego de dar para recibir. Según Erich Fromm el amor auténtico es el que no espera nada tal y como cantaba Luis Miguel en La incondicional.

Te quiero y te amaré

Hay muchas canciones tituladas Te quiero como las de José Luis Perales, Hombres G, Nino Bravo, Andrés Calamaro, y Nacha Guevara interpretando un poema de Mario Benedetti. También muchas otras tituladas Te amaré como las de Miguel Bosé, Laura Pausini, Chayanne o Silvio Rodríguez. Escucharlas realizando una introspección sincera puede ayudar mucho a la persona enamorada a amar mucho mejor.