La complejidad de la mente es indudable, los pensamientos infinitos y si se le añade una dosis de sentimiento el resultado es la confusión total. ¿Cómo demostrar lo que siento? A veces no hay palabras para describir lo que cada quien trae dentro. Sin embargo, hay poetas disfrazados de músicos que pintan su sentir con tal precisión que logran conmover a las masas. Entonces, ¿por qué quebrarse la cabeza tratando de explicar sentimientos cuando hay alguien que lo ha convertido en arte? Aquí algunos casos de cuando el amor se fusiona con el rock, y los genios que están detrás.

Poemas del rock alternativo

Las voces fuertes y ásperas del rock suelen ser un lugar poco común para encontrar palabras de amor. Sin embargo, el canto enardecido, la voz semiquebrada y los gritos de angustia son el reflejo de un amor profundo. Billy Corgan y los Smashing Pumpkins nos demuestran que no hace falta una dulce melodía para demostrarlo. Del disco Machina/The Machines of God se desprende Stand inside your love, una declaración del amor interminable, aquel que inspira a hacer hasta lo imposible. Frases como: “Respiraré por ambos, viajaré por el mundo, atravesaré cielos, tu casa está aquí dentro de mi corazón” y “Envolveré tu corazón y tu mente con mi alambre, eres mía para siempre ahora” son un claro ejemplo.

Definitivamente, si se está buscando una canción para dedicar Pearl Jam sería una de las últimas bandas a la cual acudir. No obstante, la banda de Eddie Vedder famosa por sus temas sociales, lanzó en su disco debut Ten uno de los himnos al desamor más conmovedores del rock en inglés. Black es el título de la canción en donde Vedder describe su vida sin su pareja como un tatuaje en blanco y negro. La melodía lenta complementa la gruesa voz que en algunos lapsos desata la desesperación y la impotencia. El clímax llega casi al final, cuando la canción sube en riffs de guitarra y le sigue la última frase: “Se que algún día tendrás una hermosa vida, se que serás la estrella en el cielo de alguien más, pero ¿por qué?, ¿por qué?, ¿por qué no puede ser? ¿por qué no puede ser en el mío?”.

Radiohead también tiene su lado romántico. En su más reciente álbum In rainbows, Thom York y compañía crearon una magistral pieza minimalista: All I need. Sin complicaciones en la música, con su peculiar voz York ruega al amor no correspondido una oportunidad: "Soy una mariposa nocturna que quiere compartir tu luz". En el mismo álbum del 2007, Radiohead entregó otra canción memorable House of Cards, una invitación íntima a la infideldad. "No quiero ser tu amigo, solo quiero ser tu amante. No importa cómo acabe, no importa cómo empiece". Clara muestra de la sutileza de la banda inglesa.

Los Beatles y The Police, rock clásico para enamorar

No hay nada mejor que enamorar a la pareja con música, y aún mejor si son obras de arte. Los Beatles crearon bellas declaraciones de amor en forma de melodías extraordinarias. And I love her, All my loving y Something son algunas de las joyas románticas del cuarteto de Liverpool. También hay lugar para el amor no correspondido, The Police creó la legendaria pieza Every breath you take, que si bien roza la delgada línea del acoso, la sensual voz de Sting hace que sea una de las canciones de amor más dedicadas.

El amor en la voz del Glam Rock

Guns N’ Roses fue una de las bandas míticas del rock al final de la década de los ochenta y principio de los noventa. Su éxito se debió en gran parte por dos canciones de amor: Sweet Child O’ Mine y Don’t Cry. La primera describe con singular poesía los sentimientos más profundos hacia el ser amado, respirar un mundo mejor en su presencia, y evitar cualquier sufrimiento que se atraviese. La segunda pinta el momento del rompimiento, el dolor, el sufrimiento, el adiós. Por su parte, otra banda exitosa de los ochenta, Poison, lanzó dos tristes descripciones del abandono: Life goes on y Every rose has its thorn. Def Leppard se unió a las llamadas power ballads, algunas de ellas como Have you ever needed someone so bad y Two steps behind son plegarias para una vida en común.

Rock en español para dedicar

El romanticismo en el rock no habla solo inglés, también se expresa en español. Bandas como Zoé se han caracterizado por interpretar melodías de amor exacerbado como Corazón Atómico: "Acaricia mi alma, suaviza mi ser, esteriliza mi sangre y purifica mi amor"; así como el desamor en su máxima expresión como Miel. De Argentina para el mundo, Enanitos Verdes hizo estremecer al mundo con Luz de día, poderosa petición de amor y reencuentro: "Porque puedo ser luz de noche, ser luz de día, frenar el mundo por un segundo y que me digas cuanto querías que esto pasara una vez mas". Café Tacuba nos regaló una de las más inocentes declaraciones de amor con Eres, tan simple y melodiosa que contrasta con la peculiaridad de la banda.

Ya sea una dedicación con despecho como Mariposa Traicionera de Maná, con nostalgia como la Chispa Adecuada de Héroes del Silencio, o profundamente amorosa como Fin de Jaguares, la música es una de las mejores maneras de decir lo que se siente.