Males que afectan a la mujer actual si los hay, el cáncer de seno y cervical son dos patologías frecuentes en el sexo femenino, siendo el de mama el que más afecta a la mujer, y el de cuello uterino el segundo en el ranking. Educar a la comunidad, los cuidados tempranos y controles frecuentes son armas que logran combatir su avance.

Síntomas del cáncer de mama

Al comienzo de la enfermedad, cuando el tumor es de apenas un par de células y de pequeño tamaño, no existen síntomas que avisen de su presencia. Sin embargo, con el crecimiento del mismo, puede aparecer:

  • Dolor en la zona de la masa, en la axila o el hombro por compresión de algún nervio.
  • La posibilidad de palpar el tumor, o de notarlo debajo de la piel.
  • Alteraciones en la forma o el color del pezón.
  • Diferencias significativas al comparar ambos pechos.
  • Secreciones anormales en el pezón.
  • Puede notarse el pecho inflamado.
  • Aumento de la sensibilidad del pezón.
  • Piel arrugada en alguna zona específica o muy tirante en otra.

¿Cómo prevenir el cáncer de mama?

Si hablamos de prevención primaria, es decir, evitar que aparezca, no hay muchos estudios que hablen sobre cómo evitar la enfermedad. Se ha comentado que el uso progresivo y constante de los desodorantes anti transpirantes podría favorecer la aparición de cáncer. Algunos consejos son:

  • Realice autoexámenes mamarios cotidianamente, y una mamografía anual a partir de los 30 años o desde el primer embarazo.
  • Si en su familia hay antecedentes de cáncer de mama, consulte con su médico controles adicionales.
  • Evite el uso de desodorantes anti transpirantes.
  • Regule el estrés realizando técnicas de relajación a diario.
  • Realice actividad física regular y lleve una dieta sana con frutas, verduras y alimentos con fibra.
  • Evite el sobrepeso.
  • Regule la ingesta de alcohol.

Síntomas del cáncer de cuello de útero

Como en todos los cánceres, al comienzo los síntomas no son detectables, luego aparecen algunos específicos del aparato genital o del útero, como:

  • Anormalidades en el flujo vaginal.
  • Sangrados abundantes dentro o fuera de la menstruación.
Si el cáncer avanza, otros posibles signos son:

  • Dolor no sólo en la zona genital, sino en la espalda o piernas.
  • Falta de apetito y su consecuente pérdida de peso.
  • Cansancio constante.

¿Cómo prevenir el cáncer cervical?

Dado que en su mayoría es producido por el HPV, o virus del papiloma humano, la prevención primaria se logra a través de la vacuna. En Argentina, esa vacuna es obligatoria por calendario nacional para todas las niñas a partir de los 11 años.

Este virus se contagia a través de las relaciones sexuales, por ello, la protección mediante preservativo es clave. Mantener una pareja estable favorece que este virus no se propague. También, detectarlo mientras es simplemente una displasia ayuda a controlarlo, para eso, hay que realizarse un Papanicolaou al menos una vez al año, y más seguido si el médico así lo dispone.

Ante todo, saber de qué estamos hablando, qué se siente si la enfermedad está progresando, y qué estudios pueden detectarlo de manera precoz. Mejor prevenir que curar.