El camuflaje es una forma de adaptación de los animales con el fin de confundirse con el ambiente donde se mueven, para así no ser vistos por sus depredadores, y además puedan aproximarse lo más posible a su presa, aumentando la posibilidad de éxito en la caza.

Tipos de camuflaje en animales

  • Cambios en la coloración. Este tipo de camuflaje provoca contraste con diferentes partes del cuerpo de un animal con el fin de ocultarse de sus depredadores. Es muy común entre las aves y los peces.
  • La semejanza. Es una forma de camuflaje en la cual el animal tiene un aspecto casi idéntico a lo que hay a su alrededor. Por ejemplo, una rama de árbol, una hoja o una flor. Algunas mariposas suelen tener este tipo de protección.
  • Mimetismo. Es un tipo diferente de camuflaje donde los animales no tratan de confundirse con su ambiente sino que imitan a un tipo diferente de animal. Numerosas serpientes inofensivas han desarrollado coloraciones muy similares a las de serpientes muy venenosas. Muchos tipos de moscas y mariposas sin aguijones han desarrollado apariencias muy similares a abejas y avispas.
  • El engaño. Cuando el timador quiere que su mercancía sea llamativa y a la vez esta sea el principal objetivo.
  • Parentesco a objetos comunes no comestibles en un bosque. Este tipo de protección es notablemente común en el bosque lluvioso tropical, donde los insectos se confunden con gran variedad de formas de corteza, ramitas, espinas y hojas.
Camuflaje en seres vivos en tierra y agua

  1. Un pez sapo menea la cabeza hasta que la protuberancia carnosa se mueve como gusano y atrae a otros peces. Las ranas y los sapos comúnmente usan defensas químicas, especialmente las bien conocidas y venenosas ranas de flecha de América Central.
  2. En los peces, la coloración de contraste hace que su lomo sea más oscuro que su vientre. Cuando se mira a los peces desde arriba, se confunden con el fondo del río, lago o mar donde se encuentren. Cuando se miran a los peces desde abajo, el color plateado de sus vientres se confunde con el color de la superficie del agua y del cielo.
  3. La serpiente real que es inofensiva se parece a la serpiente coralillo cuyo veneno es sumamente peligroso para otros animales.
  4. La mosca asilo se parece mucho al abejorro, quien tiene mejores adaptaciones para protegerse de animales depredadores.
  5. Las orquídeas malolientes echan retoños que son flores purpúreas y fétidas que se ven y huelen como carne muerta, así atraen moscas carroñeras, que aterrizan en la flor, se empapan de polen y, con suerte, ayudan a la orquídea a reproducirse.
  6. Las serpientes son bien conocidas por su mordida venenosa pero, realmente, su veneno está diseñado para atrapar presas y no para defenderse. Sin embargo, las serpientes frecuentemente son víctimas de defensas químicas, al igual que aves y mamíferos. Esto se debe a que los insectos son los que más presentan defensas químicas.

Insectos camuflaje

Los insectos también han desarrollado un número impresionante de defensas "mecánicas". Estos pequeños forman el grupo mejor conocido de los que usan camuflajes, ya que viven rodeados por plantas y es común que desarrollen un camuflaje que simule formas vegetales.

  • Los saltamontes. Estos insectos copian las hojas de los árboles hasta en las manchas cafés y los bordes serrados, por lo que pueden descansar y alimentarse sin llamar la atención. Con frecuencia son devorados por monos, aves, lagartijas, ranas y serpientes.
  • Mariposa machaca serrucho. Esta especie fue descubierta en Costa Rica por Daniel Janzen, de la Universidad de Pensilvania. Como camuflaje asusta al enemigo revelando un par de manchas rojas que tal vez sean confundidas con los ojos de un animal más grande y también muestra una cara falsa. Mientras mira refugiado en una hoja enrrollada, disuade a los pájaros que exploran el follaje en busca de insectos. Y cuando lo atrapan utiliza un zumbido como avispa para provocar que lo suelten.
  • Las orugas. Estos insectos confunden a sus enemigos modelando partes falsas y disfraces elegantes. Una oruga de la polilla de seda incluye una cabeza falsa, con todo y antenas de mentira, que sirve para que los depredadores muerdan su parte trasera. Plan B: si esto falla, cuenta con espinas en su verdadera cabeza, que obligan al agresor a regresarla intacta.
  • Hormigas parásito. El objetivo no es que escapen, sino que se lo coman. Se hospeda en una hormiga y vuelve su parte trasera roja como una fruta madura. Según el ecologista Steve Yanoviak, "Esto provocará que un ave coma la hormiga y junto con ella un bocado de huevos de nematodo". El pájaro esparce los huevos en sus heces, que otras hormigas luego se comen y así continúa el ciclo.