Se ha celebrado, en el pabellón deportivo José Arroyo (Flores de Sil), en Ponferrada, una nueva edición del campeonato de culturismo IFBB, en esta ocasión con las novedades de las categorías deportivas de bikini y ‘men physique’. Antes de entrar en materia, hay que destacar la labor de Marcos Fuentes, organizador del evento, que trabajó a destajo para conseguir un éxito en todos los sentidos, teniendo en cuenta que ha contado con poco apoyo económico para poder desarrollar un acontecimiento de tal magnitud. Por ello, hay que agradecer el patrocinio de varias empresas, entre ellas, Nutrición Vital Sport, Twinlab, Amix y Nutri Sport, y la cesión por parte del ayuntamiento del uso de sus instalaciones.

Bodyfitness

En la categoría de Bodyfitness hubo un gran nivel. Las atletas se presentaron con muy buena forma y una puesta en escena excelente. En tercera posición quedó Pilar Valladares, debutante, lo cual tiene un mérito enorme, teniendo en cuenta que ya casi tiene 40 años, y ha tenido que compaginar su trabajo, el cuidado de su hijo y todo lo que conlleva una preparación de estas características. Una preparación excelente de la mano de Arturo García, histórico del culturismo español. Sin duda, la puesta en escena de Pilar Valladares fue la mejor, presentando un bronceado perfecto, un brillo cuidado, un peinado elegante y un bikini espectacular de la firma de Raquel Hernández. Presentó el mayor desarrollo muscular, especialmente en el tren superior, con unos deltoides, trapecios y brazos muy notables.

En segundo lugar quedó Helena Moncada, también presentó una gran puesta en escena. Esta gran culturista lleva a dieta, desde enero, por lo que su punto de definición fue el mejor, acompañado de un buen desarrollo global.

La primera posición fue para Purificación López, otra mamá de 40 años que, al igual que sus compañeras, presentó una gran puesta escena. Mostró una gran definición, una línea muy estética, equilibrada y proporcionada. Un gran trabajo acompañado de una gran belleza y simpatía.

Bikini

Sin duda, una de las categorías que más éxito obtuvo, sin embargo, hay que mencionar que el resultado no fue justo. La IFBB debe reunirse y establecer unos criterios de puntuación iguales a los que tienen, en las competiciones Bikini, en los Estados Unidos de América. Todo sería más sencillo y, sobre todo, ecuánime. Dicho esto, hay que destacar el saber hacer de todas la participantes que dieron un colorido especial al desarrollo del campeonato.

En tercer lugar quedó Claudia Mena, la mejor de todas, con unas líneas muy trabajadas, buenos abdominales, deltoides y brazos, con una gran puesta en escena, desplegó mucha elegancia, sensualidad y saber hacer.

Segunda quedó Araceli Arias, atleta de líneas suaves y agradables, muy fina y elegante.

En la categoría bikini se impuso Carmen Marcano. Presentó una buena forma global, y, además, destreza y simpatía en la pose.

Men Physique

Esta categoría provocó mucha polémica. Entre el público se escucharon comentarios recriminando la indumentaria de los atletas. La verdad es que si este deporte quiere ser algún día olímpico debe de eliminar este vestuario donde los atletas presentan bañadores, tipo bermudas, dando la sensación de que se está en un concurso playero en lugar de en un evento deportivo.

Dicho esto, hay que destacar que la mayoría de los atletas subieron al escenario con un gran desarrollo muscular, una gran definición y una gran destreza en la pose. La tercera posición recaló en José Domínguez, con un desarrollo y una calidad aceptables.

Subcampeón quedó Enrique Espinosa. Este atleta presentó una gran calidad muscular y un desarrollo notable, elegancia, simpatía y sonrisa cautivadora. Jorge Pérez alcanzó de forma brillante la victoria, mostró un gran desarrollo muscular, una buena sequedad, una rocosidad excelente y una actitud muy simpática. Hay que mencionar que el atleta Dimas Calle presentó la mejor definición de todos, con unos abdominales espectaculares, mereció más.

Culturismo ligero

En la categoría de menos de 70 kg el nivel fue bastante aceptable. Tercero fue Diego Pablo, grande, voluminoso, pero algo escaso de calidad. Segundo fue Javier Gómez, muy equilibrado, buenas proporciones, con tamaño y definición. Ganó Víctor Cuervo, gran atleta de más de 40 años, sus muslos no estaban muy marcados pero su torso era tan grande, denso, rocoso y definido, que fue suficiente para llevarse el gato al agua.

En la categoría de menos de 75 kg tercero fue José Moreno, culturista con un tamaño aceptable pero escaso de calidad muscular.

El segundo puesto recaló en Omar Pellejero, ‘Pelle’, que poseía los mejores cuadriceps de la categoría y, además, un buen torso.

Santiago Alonso se alzó con el primer puesto, sin duda, gracias a sus dorsales, deltoides y abdominales.

Culturismo semipesado

En la categoría de menos de 80 kg tercero fue Carlos Cao, culturista de buena estética, con un desarrollo y definición aceptables.

Marcos Fuentes, el mencionado organizador, luchó con gran entrega por la victoria pero se tuvo que conformar con una meritoria segunda posición, presentó los mejores abdominales de la categoría, con una calidad extraordinaria.

Rubén Sendra se alzó victorioso, con una definición excelente, con un desarrollo muy simétrico y equilibrado, con una rocosidad sobresaliente y con un entrega encomiable. Esa gran calidad muscular le proporcionó el absoluto.

Culturismo pesado

En la categoría de menos de 85 kg Esteban Higuera quedó tercero, este atleta presentó un desarrollo aceptable paro algo falto de definición.

Raúl Marote, para muchos el ganador, se alzó con la segunda plaza, presentó una calidad muscular estratosférica, sobre todo en el tren superior, era de otro planeta, fibrado hasta le médula.

Primero fue Ventsislav Kirchov, el más grande de todos, gran muy voluminoso y denso.

La categoría de más de 95 kg fue la más floja de todas, faltó calidad muscular en sus competidores. Tercero fue Daniel Cuesta, Segundo Juan Iglesias, y primero Luis González que, además, ganó el trofeo al mejor posador.

El gran culturista Víctor Senovilla deleitó al respetable con una exhibición memorable. Está como nunca.