Los cambios durante la pubertad y adolescencia son físicos, psicológicos y sociales y culminan con un adulto con independencia socioeconómica. La adolescencia es, según la OMS, el período comprendido entre los 10 y 19 años.

La pubertad

Se le llama así a la primera parte de la adolescencia en la cual se inician los caracteres sexuales secundarios o cambios físicos.

Cambios físicos en la adolescencia

En las mujeres:

  • Crecimiento de los senos.
  • Aparición de vello tanto púbico como axilar.
  • Agrandamiento del diámetro de la pelvis.
  • Cambio en el tono de la voz.
  • Aumento de estatura.
  • Ensanchamiento de la cadera.
  • Acumulación de grasa en cadera y muslos.
  • Desarrollo de glándulas sudoríparas.
  • Acné.
  • Cambios en el grado de acidez vaginal o PH.
  • Desarrollo de genitales internos.
  • Aparición de la menstruación.
En los hombres:

  • Aumento de tamaño de testículos, escroto y pene.
  • Aparición de vello púbico, axilar y facial.
  • Cambio en el tono de voz.
  • Aumento de estatura.
  • Ensanchamiento de espalda y hombros.
  • Disminución de grasa corporal.
  • Desarrollo de glándulas sudoríparas.
  • Acné.
  • Aparición de eyaculaciones nocturnas.
  • Espermatogénesis (espermatozoides maduros en semen).

La educación en la adolescencia

La educación inicial dará sus frutos en la adolescencia. Desde pequeños es importante enseñarles a:

  • Ser responsables: Tener reglas claras y precisas de lo que está o no permitido. Enseñarles que sus acciones tienen consecuencias buenas o malas y permitirles experimentarlas.
En la adolescencia tardía (17, 18 años) los padres deben estar dispuestos a hacer cumplir todas las reglas sin excusas ni pretextos. En la vida exterior, un juez no escuchará excusas, así que si no se adapta a las reglas, se va de la casa. En casos extremos, mantenerse firme en el respeto a las reglas acordadas es la mayor demostración de amor de un padre a su hijo.

  • Ser independientes: No imponerles soluciones, sino permitirles que ellos mismos resuelvan sus problemas. La sobreprotección les impide desarrollar sus propias herramientas emocionales para enfrentar la vida por sí mismos.

Problemas en la adolescencia

  • Acné: El de tipo juvenil o benigno afecta alrededor del 85 por ciento de los adolescentes. Es mayormente debido a cambios hormonales y a la producción excesiva de grasa. Solo un mínimo porcentaje (menos del 1 por ciento) se vuelve severo.
“En la mayoría de las ocasiones lo único que se requiere es lavarse la cara con un jabón suave dos o tres veces al día, para disminuir la grasa en las zonas afectadas”, recomienda la doctora Guillermina Mejía Soto en su libro Aprende a convivir con tu adolescente, editado por Octavio Antonio Colmenares y Vargas.

  • Alcohol: Muchos padres permiten que sus hijos menores de edad violen la ley al permitirles tomar alcohol en casa bajo supervisión. Con esta actitud transmiten el mensaje de que la ley se infringe a voluntad, mermando así su credibilidad a la hora de reclamar alguna conducta ilegal. Es muy importante que los padres prediquen con el ejemplo.
Dan Kinley recomienda en su libro Todo sobre los adolescentes (editorial Selector) que: “No hay mejor experiencia didáctica en torno a los efectos del alcohol que hacer que los chicos, una vez que el licor se les ha subido a la cabeza, caminen, hablen, practiquen juegos de inteligencia y discutan sobre temas serios y grabar todo para el día siguiente, y reproducirles la grabación”.

“Aprender a decir ‘no’ es una meta muy importante a lograr durante la adolescencia” (doctora Guillermina Mejía Soto, Aprende a convivir con tu adolescente, editado por Octavio Antonio Colmenares y Vargas).

  • Anorexia: Es una enfermedad psiquiátrica que se manifiesta en un desorden alimenticio crónico y mortal. El 95 por ciento de los pacientes son mujeres, y comienza alrededor de los 12 años. Requiere tratamiento de un psiquiatra, endocrinólogo y un médico. El índice de mortandad es alrededor del 10 por ciento.
  • Drogas: La adolescencia es la etapa de mayor riesgo en el inicio del consumo de drogas. Para mantener a los adolescentes alejados es importante que los padres los hagan sentir aceptados, respetados, amados y valiosos.
  • Embarazo: “El embarazo en los adolescentes debe considerarse de alto riesgo, sobre todo si se presenta en los dos primeros años a partir de la primera menstruación” (doctora Guillermina Mejía Soto, Aprende a convivir con tu adolescente).
Factores de riesgo para los adolescentes

La falta de información, el consumo de drogas o alcohol, falta de recursos económicos, haber sido víctima de abuso sexual o el que la madre haya sido también madre adolescente, son factores de riesgo.

La mejor manera de evitar embarazos en adolescentes es la comunicación entre padres e hijos. Generar confianza para poder platicar abiertamente acerca de la sexualidad.

El sentido de la adolescencia es convertirse en un ser independiente y responsable; es una época de inmadurez en busca de madurez.