Los reality shows le dieron un lugar en la televisión a la gente común. Una de las derivaciones de este fenómeno televisivo son los programas que renuevan el look del participante. Con distintos métodos, todos buscan mejorar el aspecto físico. Gracias a ellos, el televidente conoce los mejores tips de belleza, de la mano de expertos.

Cambios de look por decisión propia

  • Tim Gunn, gurú del estilo (“Tim Gunn’s Guide to Style”). El reconocido experto en moda ayuda a cambiar el look a jóvenes que, por distintos motivos personales, notan que el estilo que llevaron hasta entonces no es el adecuado para la nueva etapa que están por comenzar en sus vidas, ya sea un nuevo trabajo, un cambio de ciudad o la formalización de una relación. El primer paso de la transformación es ver las prendas que tiene el participante y analizar si hay alguna que se pueda conservar. Luego, llega el momento de comprar nueva lencería. A continuación la participante ve su cuerpo en tamaño real, gracias al software Optitex, que realiza un escaneo en tres dimensiones del cuerpo humano y permite probar virtualmente distintos atuendos. Acto seguido, la participante va de compras junto a los expertos. El objetivo es encontrar las diez prendas básicas que Tim Gunn considera que toda mujer debe tener. En este programa, el cambio de imagen tiene que ver con una actualización del estilo.
  • Quiero lucir famosa (“Style her famous”). Conducido por el estilista, fotógrafo y modelo Jay Manuel. A pesar de lo que el título sugiere, el programa no incluye cirugías para parecerse a una celebridad, sino que se trata de que la participante tome como inspiración a una famosa y en base a ello cambie su look. Además de conseguir vestimenta similar, también se transforman el estilo del cabello y el maquillaje, lo que suele provocar el cambio más radical. Todos los involucrados en la transformación han trabajado con reconocidas figuras de Hollywood. Al finalizar el programa, la participante realiza una producción fotográfica como si fuera una verdadera estrella.
  • 10 años menos (“10 years younger”). Los participantes de este show caracterizan por lucir bastante más mayores de lo que en realidad son. En un lugar público se le pide a los transeúntes que digan qué edad creen que tiene esa persona. Como la diferencia entre la edad real y el aspecto suele ser abismal, se recurren a diversas técnicas para rejuvenecerlo. Una dermatóloga mejora la piel e inyecta botox en las líneas de expresión. Una odontóloga crea una sonrisa blanca y pareja. En ocaciones, el participante también se somete a una operación láser en los ojos para dejar de usar anteojos. El especialista en moda se encarga de modernizar el vestuario, mientras el peluquero y la maquilladora hacen lo suyo. Tras el cambio, el participante es expuesto al ojo público nuevamente y los resultados saltan a la vista. Este es el único programa que se vale de técnicas quirúrgicas para mejorar el aspecto.

Cambio de imagen, con una pequeña ayuda de los amigos

  • Cámbiame look (“How do I look?”). Con la conducción de Finola Hughes. La participante es postulada por sus allegados para someterse a un cambio de imagen. Tres personas son las encargadas de la transformación: dos amigos o familiares y un experto en moda. Cada uno de ellos arma una colección donde incluyen un conjunto formal, uno informal y un comodín; además proponen un estilo de maquillaje y un corte de pelo. La participante debe elegir cual de las colecciones desea para obtener el nuevo look.
  • No te lo pongas. (“What not to wear”) Conducido por Stacy London y Clinton Kelly, dueños de un estilo cómico y algo cruel a la hora de juzgar al participante. En este show toman a una persona cuyos conocidos consideran que necesitan de forma urgente un cambio de look, generalmente por tener con un estilo anticuado o demasiado extraño. Tiran toda la ropa de su guardarropa y le entregan U$S 5000 para que la reponga siguiendo algunos consejos de moda. Durante dos días el participante recorre las mejores tiendas de New York tratando de encontrar las prendas que le sientan mejor y que están a la moda. Luego, un peluquero y una maquilladora se encargan del resto.
La moda invade todos los ámbitos. Películas sobre moda, reality- shows que buscan diseñadores o nuevas modelos, pero también la moda para la gente común, como en este caso. Un curso acelerado de estilo para los participantes y para los televidentes.