¿Cuántas veces pensamos en un corte de pelo arriesgado y no nos animamos? Antes de ir ciegamente a la peluquería, se puede probar de forma virtual cuáles pueden ser los posibles resultados de un nuevo peinado. El resultado no es exacto, pero al menos da una idea sin correr ningún riesgo.

Descargar el software jKiwi

Ingresando en la página oficial de jKiwi se puede descargar gratuitamente la aplicación. La web está en inglés, pero es sencilla. Se elige “Download”, luego hay que elegir cuál es nuestro sistema operativo y comienza la instalación, que llevará solo unos minutos.

Primer paso: cargar la fotografía

El programa opera sobre una fotografía nuestra en la que se prueban los cambios. Lo ideal es una foto de frente, derecha, despejada, lo más neutra posible, estilo foto carnet, para que pueda adaptarse a los cambios con mayor precisión. Para la carga se debe ir a “File”, “Open…” y allí buscar el archivo.

Una vez seleccionada la imagen, hay que ajustarla, eligiendo la forma de nuestro rostro de entre las cuatro opciones que se ofrecen. Desde “Size” se agranda o achica la imagen y con “Rotation” se puede inclinar. Por último, se termina de acomodar con las flechas. Click en “Ok” y todo listo para trabajar.

Segundo paso: pelo y peinado

Aquí se pueden manipular el largo del cabello, el corte y el color. Entre las distintas opciones que ofrece, hay un total de 139 cortes de pelo y peinados distintos. A esto se suma la posibilidad de elegir el color, e incluso se puede experimentar agregando mechas de otro color desde “Highlites color”.

Tercer paso: el maquillaje

Probar distintos maquillajes en casa no es tan riesgoso, pero la ventaja de jKiwi es que cuenta con una amplia paleta de colores.

La primera opción corresponde al Corrector o “Concealer”. Se puede regular el color, la intensidad (“Opacity”) y el grosor de la brocha (“Area”). Al probar esto hay que tener cierto pulso, ya que si dos trazos se superponen, se nota. Un pequeño truco para evitar esto, es pasarlo de principio a fin sin soltar el mouse; de esa forma queda parejo.

Se sigue con las Sombras o “Shadows”. Aquí se elijen los mismos parámetros pero con una particularidad: al clickear sobre el ojo, se abre una ventana en la que debemos marcar el contorno de los ojos, para que la sombra se aplique en base a esto.

A continuación, se aplica el Rubor o “Blush”, optando por un color y sencillamente al clickear sobre el rostro, aparece. Para los Labios o “Lips” se procede igual que con la sombra de ojos.

Cuarto paso: cambiar el color de los ojos y últimos retoques

Con la misma técnica usada para la sombra de ojos y los labios, se bordea la pupila y se cambia el color desde la opción “Lens”.

Por último, desde “Free Draw” se puede hacer algún último retoque con pincel del color que se desee sobre cualquier zona del rostro.

El antes y el después

Para la decisión final, esta vez la comparación no será odiosa. En la ventana que contiene la imagen, se debe elegir “View”, “Before and After”: aquí se puede ver la imagen original, junto a la que contiene las modificaciones. Si el resultado ha sido de nuestro agrado, el programa da la opción de guardar la foto e imprimirla.

Una herramienta útil para probar y divertirse. Antes de temerle al estilista, jKiwi nos ayuda a tomar la decisión.

Si quieres obtener recomendaciones para un cambio de look, puedes visitar el siguiente artículo:

Consejos para un cambio de look