El 68% del consumo energético que se realiza en los hogares se destina a calefacción y producción de agua caliente sanitaria. Por ello, buscar un sistema de calefacción eficiente resulta de suma importancia. Para favorecer la instalación de calderas más seguras y eficientes y menos contaminantes, las comunidades autónomas españolas proporcionan a los usuarios diferentes ayudas y subvenciones para el cambio o renovación de la caldera.

Ayudas y subvenciones para cambiar la caldera

La mayoría de las comunidades autónomas españolas han puesto en marcha en los últimos años programas de ayudas y subvenciones para renovar las calderas domésticas y comunitarias, con el fin de promover la adquisición de modelos con un mayor rendimiento que los aparatos convencionales, más eficientes desde el punto de vista energético y menos contaminantes. Estas ayudas suelen conocerse con el nombre de “Plan Renove de Calderas” y su cuantía suele oscilar entre los 100 y los 600 euros, dependiendo de cada caso particular.

Quién puede beneficiarse de las ayudas para renovar la caldera

Pueden beneficiarse de estas ayudas para cambiar la caldera tanto la personas físicas y jurídicas como las comunidades de propietarios y de bienes. El descuento sobre el precio de la caldera se produce en el momento del pago y debe figurar en la factura del instalador. El descuento realizado dependerá del tipo de caldera que se ha instalado.

Cómo conseguir la subvención del Plan Renove de Calderas

Para obtener las ayudas que otorgan los diferentes Planes Renove de Calderas, primero hay cerciorarse de que nuestra comunidad autónoma concede estas ayudas y de que el plan está vigente, pues la mayoría de ellos abarcan el primer semestre del año y pueden finalizar antes de lo previsto si se agotan los fondos. En la web del Instituto para la Diversidficación y Ahorro de la Energía (IDAE) se ofrece información sobre los Planes Renove de Calderas de todas las comunidades.

Una vez hecha la comprobación, hay que dirigirse a un instalador autorizado que colabore con el Plan y elegir una caldera nueva que cumpla con los requisitos específicos para la concesión de la subvención. En general, las calderas de condensación son las que reciben las mayores cantidades económicas en concepto de ayudas, y en algunas regiones las únicas subvencionables, ya que son las más eficientes y sostenibles. En la página web del IDAE se pueden consultar los diferentes modelos de calderas de condensación que existen en el mercado.

Una vez el instalador compruebe que el usuario cumple todos los requisitos, registrará su solicitud y procederá a la instalación de la nueva caldera y a la retirada de la antigua. El instalador cobrará el importe íntegro de la caldera y de los trabajos realizados.

La subvención será entregada al usuario una vez que se haya analizado y aprobado por parte del organismo competente la documentación entregada.

Requisitos necesarios para adherirse al Plan Renove de Calderas

Para poder acceder a las ayudas y subvenciones para la renovación de la caldera, los consumidores deben cumplir una serie de requisitos:

  • Estar al corriente de las obligaciones tributarias y de la Seguridad Social.
  • Adquirir una caldera nueva con instalación.
  • Poner a disposición del instalador la caldera antigua para que sea retirada.
  • Someterse a las inspecciones y revisiones periódicas que dicta la normativa vigente.
  • Solo se podrá solicitar una subvención por usuario, que deberá residir en la demarcación territorial en la cual se conceda la ayuda solicitada.

Plan Renove de Calderas por Comunidades Autónomas

  • En Asturias, Plan Renove para calentadores y calderas a gas 2011 ofrecen ayudas que oscilan entre los 450 y los 600 euros y que no podrán superar el 30% del coste elegible.
  • En Baleares el Plan está vigente hasta el 29 de junio y otorga subvenciones que no podrán superar el 30% del aparato instalado, hasta un máximo de 600 €.
  • Los Planes Renove de Cantabria, Cataluña y Comunidad Valenciana de 2011 ya no están vigentes, aunque es probable que se renueven el próximo año. En Cantabria la subvención podía llegar hasta los 1.000 euros; en Cataluña hasta los 400, siempre que la caldera nueva fuera de condensación y potencia térmica no superior a 70 kW; y en la Comunidad Valenciana las ayudas variaban entre los 250 y los 500 euros, sin superar el 25 % del coste total.
  • En Castilla La Mancha el importe máximo de las ayudas para la renovación de la caldera es de 400 euros, mientras que en Castilla y León las ayudas oscilan entre los 65 euros de la sustitución de un calentador de gas por otro estanco, a los 160 euros si la caldera estanca nueva es de condensación.
  • En la Comunidad de Madrid las subvenciones solo se otorgan si el cambio se realiza por una caldera de condensación. Las ayudas oscilan entre los 255 y los 500 euros en función del tipo de instalación que se realice (gas, gasóleo o suelo radiante). La ayuda del Plan Renove 2011 es efectiva hasta el 10 de octubre de 2011 o hasta el agotamiento de los fondos disponibles.
  • Tanto en Galicia como en Navarra las subvenciones para el cambio de caldera están vigentes hasta el 30 de junio. En el primer caso, otorga subvenciones de entre 840 y 1.320 euros para calderas de condensación dependiendo de la potencia de calefacción y para equipos de calor-frío entre 660 y 3.840 euros, dependiendo de la potencia de las unidades en modo frío o calor. Para los navarros, el Plan indica que podrán sustituir sus calderas individuales por estancas de condensación y de potencia no superior a 70 kilowatios, con rebajas de 400 euros.
  • En el País Vasco, el Plan Renove de calderas de condensación individuales, vigente hasta noviembre de 2011, otorga una subvención de 200 euros por la renovación de calderas por otras de condensación de potencia igual o inferior a 70 kw.

Calderas más eficientes y seguras y menos contaminantes

Con la adquisición de una nueva caldera más segura y eficiente todos salen ganando: no solo se logra un importante ahorro en el consumo energético en calefacción sino que, además, se contribuye a reducir las emisiones contaminantes a la atmósfera.