Las telecámaras que prometen seguridad en aeropuertos y lugares de concurrencia masiva, no se limitan a tomar imágenes, sino que también registran la frecuencia cardíaca y el calor del cuerpo.

Proyecto ADABTS

La nueva tecnología se desarrolló en Israel y se testeó en algunos aeropuertos estadounidenses. El proyecto se inició en el 2009, financiado por la Unión Europea, y fue llevado adelante por universidades, empresas militares (la Bae inglesa) y agencias de seguridad de Suecia, Gran Bretaña, Holanda, Noruega y Bulgaria.

Se espera que en el 2013 el sistema de videocámaras inteligentes ADABTS (Automatic Detection of Abnormal Behaviour and Threats in crowded Spaces = Detección Automática de Comportamiento Anormal y Amenazas en Espacios Públicos) puedan ser puestas en práctica.

Qué registran las videocámaras de seguridad

Si un individuo corre en donde todos caminan, si imprevistamente se forman grupos de personas en lugares poco frecuentados, si dos o tres hombres se dirigen a una mujer que está sola; entonces las cámaras lanzan una señal de alarma. Las telecámaras distinguen las siluetas humanas y trazan los movimientos, mientras que el software de una computadora fue programado para reconocer los movimientos sospechosos.

Qué es capaz de detectar el software de seguridad

El sistema en el que están trabajando las empresas de seguridad, promete ir más en profundidad. El proyecto ADABTS estudia cómo registrar las variaciones del latido cardíaco, a través de un radar. Las telecámaras infrarrojas miden el calor emanado del cuerpo y pueden individualizar personas más nerviosas de lo normal. Los micrófonos han alcanzado tal sensibilidad, que son capaces de distinguir ruido de vidrios rotos, gritos y voces particularmente agudas.

Quiénes fueron los primeros en poner en práctica las cámaras inteligentes de seguridad

La idea fue desarrollada por los israelíes que, con financiación de las autoridades aeroportuarias estadounidenses, han puesto en marcha el programa “We see you”, mediante el cual se reconocen eventuales reacciones de nerviosismo en el momento en que se observan imágenes tales como la palabra jihad (guerra santa) escrita en árabe o una foto de un campo de adiestramiento de Al-Qaeda.

El sistema que estudia los reflejos del cuerpo frente a un interrogatorio, fue probado por la empresa israelí Suspect detection systems en el aeropuerto de Cisjordania.

Problemas aún no resueltos del proyecto ADABTS

El sistema de reconocimiento inteligente presenta algunos puntos débiles, como por ejemplo, los “falsos positivos”: pasajeros que pueden estar más nerviosos que el resto porque un vuelo está a punto de partir, porque el equipaje es demasiado pesado, porque los niños lloran descontroladamente. Además, no es extraño que a cualquier persona se le acelere el ritmo cardíaco antes de abordar un transporte aéreo.

Cómo funcionan los sistemas de vigilancia

Las telecámaras asociadas al software de una computadora filman los movimientos en calles, estaciones, estadios, aeropuertos y las transmiten para ser analizadas.

En la fase de análisis de cada imagen filmada son aisladas las siluetas de las figuras en movimiento, oscureciendo el resto de la imagen: en este momento entra en acción el algoritmo que las cataloga.

Las acciones son esquematizadas y catalogadas en una especie de diccionario de comportamientos agresivos, que hace sonar las alarmas antes de que suceda el hecho peligroso.

Se estudian también los modos de caminar, los movimientos de los brazos y las paradas que realiza un pasajero: parar en un bar, excluye a los sospechosos, mientras que detenerse varias veces en un baño, hace aumentar las sospechas.

La alta tecnología deja ver sus dos caras: por un lado sería un gran avance para los sistemas de seguridad internacionales, pero por otro, podría aducirse que se viola la privacidad de los individuos.