Un buen aficionado a la fotografía siempre desea estar listo para captar una imagen en cualquier momento. Pero no todo el mundo está dispuesto a llevar una réflex continuamente a cuestas: el peso del cuerpo de estas cámaras es considerable y a ello hay que añadir también el peso de los objetivos… sin contar con el volumen que implica cargar con todo el equipo.

Las cámaras bridge o puente pretenden ofrecer una solución: es posible llevar siempre encima una cámara que no pesa ni ocupa tanto como una réflex y que ofrece unos resultados de una calidad que es aceptable y superior a la que ofrecen las cámaras compactas.

¿Qué es una cámara bridge?

Una cámara puente o bridge cuenta con una serie de características que la distingue de la mayoría de las compactas:

  1. Se asemeja a una réflex en la estética, pero no cuenta con objetivos intercambiables. Una bridge sólo tiene un objetivo, pero con un zoom que, en algunos modelos ofrece una magnitud espectacular. Así, la Nikon CoolPix P500 tiene un super-zoom de 36 aumentos.
  2. Otro aspecto por el cual se diferencia de las réflex es el tamaño del sensor. Las bridge tienen un sensor más pequeño que las réflex, lo cual repercute negativamente en la calidad de la imagen.
  3. Muchas marcas ofrecen la posibilidad de disparar en RAW, lo cual facilita el retoque posterior de las imágenes.
  4. Cuentan con la posibilidad de jugar con los parámetros básicos de la fotografía: un modo de prioridad a la apertura del diafragma (AV), otro de prioridad a la velocidad (TV) y, la mayoría de ellas con un modo totalmente manual, para poder jugar libremente con ambos parámetros. También se puede modificar la sensibilidad (ISO).
  5. Los últimos modelos de cámaras bridge pueden grabar vídeo incluso en full HD.
  6. Suelen incorporar una zapata para acoplar un flash externo.
En un análisis de modelos concretos de bridge se pueden apreciar mejor sus características.

¿Bridge o réflex?

Entramos aquí en un tema que se ha debatido ampliamente. Es evidente que las cámaras puente son mucho más cómodas y llevaderas que las réflex. En demasiadas ocasiones se las ha presentado como cámaras ofrecen las mismas prestaciones que una DSLR , con la ventaja de su menor tamaño y precio. Pero definitivamente, una bridge nunca igualará la calidad de imagen que puede conseguir una réflex. ¿Cuáles son los motivos? Seguramente la razón de más peso estriba en el menor tamaño del sensor.

Las cámaras puente pueden ser adecuadas como segunda cámara, para llevarlas siempre consigo. Pero aquí entraríamos en otro debate: ¿es más apropiada una bridge que una compacta avanzada? Esta es otra historia que será contada en otra ocasión.