La osteoporosis es la pérdida de la densidad mineral ósea. Este proceso se inicia en forma lenta y progresiva desde los 20 años, pero se acelera de manera importante en las mujeres después de la menopausia. Esta modificación se debe al descenso del nivel de estrógenos, las hormonas sexuales que contribuyen a mantener la masa ósea.

Una controversia interesante

La deficiencia de calcio se ha asociado siempre con la presencia de osteoporosis. Sin embargo, la mayor parte de los datos disponibles en la bibliografía médica acerca de este tema se ha originado en modelos de experimentación con animales.

En este contexto, en una reciente publicación en la revista Osteoporosis International, el investigador australiano Christopher Nordin demostró las ventajas de la administración de un suplemento de calcio en las mujeres durante la menopausia. Mediante una revisión sistemática, este autor efectuó el análisis combinado de los datos de 32 estudios en los cuales habían participado pacientes posmenopáusicas. En la mayor parte de esos trabajos, se analizaron los efectos de la administración de suplementos de calcio en distintas dosis.

Los beneficios del calcio en el climaterio

Entre los principales resultados de su trabajo, el doctor Nordin señaló que la administración de un suplemento diario de calcio se asociaba con un incremento de la densidad ósea en distintas regiones del esqueleto:

  • El antebrazo.
  • La cadera.
  • La columna vertebral.
Todas las formulaciones de calcio parecen igualmente eficaces para lograr este objetivo. De todas maneras, en la mayoría de las recomendaciones vigentes se sugiere el uso conjunto de vitamina D, para incrementar la absorción de calcio y mejorar la acción de la hormona paratiroidea. Esta hormona, conocida también como PTH, se encarga de la regulación del calcio y del fósforo y, en consecuencia, del metabolismo óseo.

En condiciones normales, el calcio se almacena en los extremos de los huesos largos. Desde allí es movilizado para satisfacer las necesidades del organismo en algunas circunstancias, como el crecimiento, el embarazo y la lactancia. Cuando esta reserva es insuficiente, el calcio se obtiene del resto del esqueleto (cadera, vértebras), lo que puede dar lugar a osteoporosis.

El calcio en los alimentos

No debe olvidarse la enorme trascendencia de una alimentación rica en calcio en las mujeres durante la menopausia. La ingesta recomendada se acerca a 1 gramo diario.

Son muchos los nutrientes que pueden aportar este mineral, entre los que se destacan:

  • Los lácteos (en especial los quesos).
  • Los frutos secos (almendras, avellanas, pistachos).
  • Los mariscos (crustáceos y moluscos).
  • Las legumbres (porotos, garbanzos).
  • Ciertos vegetales (zanahorias).

Conclusiones

El suplemento de calcio en las mujeres posmenopáusicas es una opción interesante para reducir la pérdida ósea asociada con la osteoporosis. Este aporte debe brindarse idealmente con los alimentos, pero pueden emplearse suplementos comerciales cuando resulta necesario. De todos modos, esta medida de prevención no invalida la utilidad de otros tratamientos farmacológicos en casos especiales.