Hace unos años comenzó Nespresso a utilizar esta particular forma de hacer café y poco a poco todas las marcas han introducido el sistema de cápsulas en sus cafeteras. Estas Navidades, de hecho, ha sido uno de los regalos estrella puesto que sus diseños originales, la calidad de su café y la limpieza en todo el proceso hacen de estas cafeteras el aliado perfecto a la hora de hacer un buen café en casa.

Está claro que este tipo de cafeteras están siendo un boom pero, ¿cuál elegir entre todas las que han comercializado las diferentes marcas? A la hora de escoger es importante centrarse en la variedad de las cápsulas (y por tanto variedad de gustos en café que proporciona la máquina), que estas variedades sean de buena calidad y que el precio no sea muy elevado. Sin embargo, el factor más importante a tener en cuenta es la disponibilidad de las cápsulas. Algunas cafeteras no venden sus cápsulas en los supermercados habituales y tiene que pedirse por Internet.

Nespresso, la más popular en cafeteras de cápsulas

Esta marca fue la primera en popularizar las cafeteras de cápsulas a través del anuncio de George Clooney. Nespresso se caracteriza por sus diseños elegantes y su variedad de cafés intensos y con aroma. Ofrece 16 tipos de café: Siete Espressos, tres Lungos, tres descafeinados y tres Pure Origine.

El mayor inconveniente de esta cafetera es que las cápsulas no se pueden comprar en cualquier sitio, están disponibles únicamente en tiendas Nespreso, localizadas en Madrid, Barcelona, Valencia, Mallorca, Sevilla, Bilbao, Terrasa, Andorra, Zaragoza, Alicante, Girona y Oviedo. Muchas de ellas, abiertas hace poco por la demanda de las cápsulas en determinadas provincias.

También se pueden obtener cápsulas por Internet y acarrear con los gastos de envío que esto conlleve. En este caso, el pedido tarda en llegar dos días y el precio resulta algo elevado puesto que una sola cápsula tiene un precio de 0,33 euros.

Una nueva tendencia es rellenar las cápsulas de café. Reciclando o no, la cafetera resulta algo cara puesto que va desde los 152 euros de la más barata a los 300 o incluso 600 euros que puede llegar alguno de los modelos.

Senseo de Philips

Philips también apuesta por el mundo de cafeteras monodosis. Marcilla es el encargado de rellenar estas cápsulas con 10 tipos de café para Senseo: Natural, Mezcla, Descafeinado Intenso, Café Desayuno, Brasil, Kenya, Colombia, Café Vienés, Café Irlandés y Cappuccino. La ventaja es que las cápsulas pueden comprarse en cualquier supermercado y a un precio barato: 2,45 euros por un paquete de 18 o 16 unidades.

El precio de la cafetera también resulta atractivo puesto que la más baja de gama puede conseguirse por menos de 100 euros.

Nescafé Dolce Gusto

La diferencia de esta cafetera con las anteriores es que ofrece bebidas tanto frías como calientes. No únicamente se centra en el café sino que ofrece otro tipo de bebidas como Nestea. Y también se acuerda de los que prefieren el café con hielo proporcionando el Capuccino Ice. El precio de las cápsulas es de 4,09 euros la caja de 16 y también se pueden encontrar en el supermercado habitual.

Las cafeteras Dolce Gusto destacan por su diseño, se diferencian de todas las demás por sus cortes redondeados que dan un aire menos sobrio, más divertido, diferente a lo que nos tenían acostumbrados las máquinas que exclusivamente se dedican al café. ¿El precio? Desde los 100 euros en adelante, dependiendo del diseño.

Tassimo de Bosch, alta variedad en cafés monodosis

Esta cafetera posee la mayor variedad de cafés: Espresso solo o con leche de Mastro Lorenzo, Cappuccino Mastro Lorenzo, Latte Macchiato, Café Stabucks. Y no sólo eso, también tiene la posibilidad de preparar chocolates de Milka y Carte D´or. Y para el que no se conforme con todas estas opciones aporta la posibilidad de preparar té. La mayoría de estas opciones cuesta 4,95 euros el paquete con 16 dosis menos el Café Stabucks que sólo cuesta 3 euros pero todas ellas se encuentran en el supermercado habitual.

Se diferencia del resto de cafeteras por su sistema inteligente de preparación de bebidas. Sus monocápsulas, T Disc, tienen un código de barras que reconoce la bebida y combinar a la perfección los elementos necesarios para preparar cada variedad de café. Esto, que aparentemente es una ventaja, puede resultar una molestia para quien quiera ejercer un mayor control en la preparación de su café.

Otra novedad en esta cafetera es que proporciona la dosis de leche adecuada para cada tipo de variedad en una cápsulas más. El resto de marcas únicamente ofrecen el café y la cantidad de leche la pone el consumidor.

La cafetera Tassimo tiene un diseño moderno y gran variedad de colores. La más baja de gama cuesta menos de 100 euros y tiene carcasas para modificar la apariencia de la máquina. A partir de este precio, hay otro tipo de cafeteras que ofrecen más información del proceso de preparación del café a través de una pequeña pantalla y resultan algo más caras.

Estas cuatro son las principales marcas que trabajan con el sistema de café monocápsula y la elección por una de ellas está, como en otros productos, en el gusto del consumidor.