La comunidad homosexual vio numerosos progresos a lo largo de los últimos años, como la sanción de la ley 26.618 en Argentina (15 de julio de 2010), aquella que permite que personas del mismo sexo contraigan matrimonio y adopten hijos.

Sin embargo, a la luz de tantos avances y de tantas campañas en pos de la igualdad social, saltan a la vista indicios de homofobia y otros tipos de discriminación que recaen sobre el colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y transgéneros: el acoso escolar y virtual (bullying y cyberbullying, respectivamente) que jóvenes adolescentes norteamericanos sufrieron en el 2010 son claros ejemplos de las consecuencias mortales de estas expresiones de intolerancia.

Recientemente, de la mano de músicos, actores y otras figuras públicas, han surgido en Internet diversas campañas de lucha contra el bullying y la homofobia.

El bullying, la homofobia y los suicidios

Uno de los tantos ejemplos posibles de homofobia es el acoso escolar, más conocido como bullying. En La comunicación con los padres (2007), Rolando Martiñá afirma que este tipo de intimidación u hostigamiento “se está convirtiendo en un tema acuciante de la realidad escolar en todo el mundo y se refiere, específicamente, al maltrato físico o verbal por parte de uno o más alumnos hacia otro”.

Sumado a esto, teniendo en cuenta un informe suizo publicado en el año 2009 por Christian Leu, los homosexuales son más susceptibles a la presión social y son esas experiencias negativas las que “pueden terminar en un baja autoestima, estrés, problemas de ánimo, consumo abusivo de drogas o en suicidio”, dicho con sus palabras.

La falta de contención y de comunicación entre hijos y padres, entre directivos escolares y alumnos y jóvenes y adultos hacen que las cifras o tasas de suicidio sean sorprendentes: en Estados Unidos, cinco víctimas de acoso escolar y de cyberbulling (acoso virtual, hostigamiento y difamación a través de redes sociales, para nombrar algunas) se suicidaron en un breve lapso de tres semanas. Se estima que una persona homosexual muere por minuto en ese país gracias a la discriminación y a los crímenes de odio.

Acoso en Internet: cyberbullying y más discriminación

Las nuevas tecnologías de la información y la comunicación favorecen el surgimiento de novedosas formas de interacción: el acoso que antes se encontraba sólo en los pasillos de las escuelas, ahora se posiciona en blogs, foros y otras redes sociales. Internet permite la rápida difusión de información a gran cantidad de sujetos y puede ser utilizada como una herramienta que atenta contra la integridad física y emocional de una o varias personas.

El estudiante Tyler Clementi, de 18 años, se quitó la vida cuando se enteró que su compañero de cuarto lo filmó manteniendo relaciones sexuales con otro hombre, hecho que transmitió en vivo a través de la web. Este es uno de todos los ejemplos de homofobia que ofrece el último milenio. Hace falta alejarse un poco de la vida cotidiana para adentrarse al mundo del espectáculo y ver que la homofobia supera los límites de lo predecible: el rapero 50 Cent alentó vía Twitter a que se suicidaran las personas del colectivo LGBT, diciendo que el mundo sería un lugar mejor.

Campañas en Internet, contra el bullying y la homofobia

Activistas defensores de los Derechos Humanos y miembros de la comunidad homosexual norteamericana, con el apoyo del presidente Barack Obama, rápidamente formaron el proyecto It gets better (en español, “se pone mejor”), destinado a los jóvenes que creen que todo está perdido y que no pueden visualizarse como futuros adultos abiertamente homosexuales.

Por su parte, artistas como Ricky Martin y Elton John, publicaron mensajes de apoyo en wegiveadamn.com con el fin de fortalecer a las víctimas del bullying y para contrarrestar dicha situación de odio y marginación. Susan Sarandon, Whoopi Goldberg y Alan Cumming también participaron en esta campaña, en la que muestran su interés y apoyo a las minorías sexuales que sufren de acoso en distintos espacios, ya sea en la escuela, la familia o en el trabajo, sitios en los que los homosexuales se pueden sentir solos o rechazados.

Internet debe ser una vía de encuentro e igualdad para las minorías sexuales

Lo interesante de ambas experiencias es que invitan a los cibernautas a compartir sus propias vivencias y a conocer las de otros sujetos, creando un sitio de encuentro para la igualdad y el respeto mutuo. Por supuesto que no son las únicas campañas que circulan por Internet: la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (España) recientemente lanzó la campaña “Familiarízate”. En ella, invitan a los interesados a “subir” producciones audiovisuales que muestren el estilo de vida y las inquietudes de las familias homoparentales y los mensajes de apoyo de sus amigos y familiares.

Si bien la homofobia no es un tema reciente en la agenda global, el bullying y el cyberbulling comienzan a instalarse como dos temas urgentes a resolver, dado que ponen en juego la vida de muchas personas y no permiten alcanzar una sociedad igualitaria y tolerante que sea inclusiva con las minorías sexuales.