El espacio subacuático de Tarifa cuenta con numerosos puntos de inmersión en los que poder practicar el buceo.

Cada uno de estos espacios es único y presenta un grado de dificultad diferente.

Por ello, si se quiere practicar buceo en estas aguas, es conveniente conocer las características de cada una de las 18 zonas habilitadas para su práctica.

Lo más recomendable es contactar con algunos de los clubs de buceo que se encuentran en el mismo puerto de Tarifa. De especial importancia y profesionalidad el Cies-Sub Tarifa Sus responsables organizan cursos e inmersiones a lo largo de todo el año y son grandes conocedores de la zona.

Algunas de las propuestas de inmersión son las siguientes:

Inmersión de dificultad baja: las Piscinas

Se trata de una serie de calles rocosas situadas entre 12 y 18 metros de profundidad. Su perfil se adivina desde la playa de Los Lances, en la misma localidad.

En sus fondos habitan meros, abadejos y gallinetas.

Inmersión para fotógrafos: la Garita

Se sitúa en la cara norte de la playa de Las Palomas y está formado por diferentes espacios como Las Tres Piedras o La Punta del Nido.

Se trata de una inmersión sencilla, de entre 2 y 12 metros de profundidad; que se puede realizar por terreno arenoso o rocoso.

El terreno es un terraplén formado por rocas de distinto formato donde se encuentran besugos, bogas y jureles, entre otras muchas especies.

Es un espacio ideal para quienes combinan el buceo y la fotografías, pues permite estar resguardado de vientos y mareas.

Dificultad media: las Laminarias

Se trata de uno de los campos de algas laminarias más importantes de Andalucía. Y uno de los pocos que se encuentran al alcance de los buceadores.

Para realizar esta inmersión es necesario conocer bien el comportamiento de las mareas, pues exige que la marea se encuentre en retiro.

El momento idóneo para hacer esta inmersión es el verano, aunque se puede hacer durante todo el año.

Durante la visita se pueden ver peces luna, tortugas bobas, congrios de arena, lenguados, etc.

El pecio de San Andrés

En esta inmersión se visita los restos de un vapor a palas inglés del siglo XIX conocido con el nombre de San Andrés.

Actualmente, el pecio se localiza en la cara este de la isla de Tarifa. Se trata de una inmersión delicada, pues el barco se encuentra a unos 25 metros de profundidad en su parte más accesible. Sin embargo, más allá del puente del barco se llega a -45 metros.

Las Calderas

Se trata de un conjunto de restos de un barco en el que aparecen tres calderas. No se sabe mucho sobre la identidad de este pecio o de estos pecios que se hundieron en la misma zona.

Ofrece estampas de gran belleza para fotógrafos que sepan aprovechar la luz que se filtra entre los diferentes restos navieros (quillas, tubos, cuadernas, etc.).

Inmersión de gran dificultad: pecio Puerto Pajares

En este recorrido los buceadores visitan los restos de un barco hundido en los años setenta del siglo XX. Al parecer, por una colisión con otro barco.

Situado a unos 30 metros de profundidad, se trata de una experiencia a la que sólo pueden acceder buceadores de, al menos, dos estrellas o avanzados.

El barco se encuentra muy cerca de la playa de Los Lances, y a penas a doscientos metros de otro pecio que se puede visitar: el Citus.

El pecio se encuentra en buen estado y se suele visitar en verano, cuando se levanta la Almadraba y durante los reparos de las mareas. Por lo general, se emplean dos barcos para la inmersión (uno fondeando y otro en espera).

No todo el pecio se puede visitar. Incluso, algunas de sus dependencias -como el caso de la sala de máquinas- solo están al alcance de los más expertos.

Es uno de los barcos hundidos que mejor se conservan del litoral andaluz.