Las bromelias forman una gran familia de plantas: las bromeliáceas, con más de mil variedades. Proceden de los bosques tropicales de América Central y del Sur. Muchas de estas variedades crecen como epífitas a la sombra de los grandes árboles, normalmente entre las ramas sin parasitarlas; usándolas unicamente como soporte.

Son plantas monocárpicas, lo que significa, que florecen una sola vez. Esto significa que su vida acaba con esa floración. No obstante, cuando una bromelia florece, aparecen nuevos vástagos que una vez alcanzados los 15 centímetros pueden ser trasplantados formando nuevas plantas.

Bromelias: cuidados básicos para un buen desarrollo

Las bromelias, son plantas resistentes que viven muy bien dentro de casa, siempre y cuando se respete su necesidad de humedad. Es importante mantener la tierra húmeda y pulverizarlas regularmente, siempre con agua mineral o de lluvia.

Precisan una exposición luminosa, pero nunca un contacto directo con la luz solar. Hay que recordar, que las bromelias viven a la sombra de los árboles tropicales y requieren una temperatura de no menos de 15º C durante todo el año.

Debido a su gran necesidad de humedad, no puede utilizarse cualquier tipo de compost para su crecimiento. Su cultivo exige una tierra ligera y bien aireada. Lo mejor es usar una mezclar de turba y arena de río, no olvidando poner una capa de gravilla en el fondo de la maceta para evitar encharcamientos.

Durante el buen tiempo, a las bromelias les favorece añadir una vez al mes en el agua de riego, un poco de abono especial para orquídeas.

Cuando la inflorescencia se haya secado, debemos cortarla lo más cerca posible de la base, en pocos días aparecerán los nuevos vástagos y una vez alcanzados los 15 centímetros; procederemos a desprenderlos de la planta madre, con el máximo número posible de raíces, plantándolos a continuación para obtener nuevas plantas.

Bromelias: principales variedades para cultivar en casa

  • Aechmea fasciata: Hojas lanceoladas verde oscuro matizado con gris. Se riega con agua tibia rellenando la roseta central. Inflorescencia en espiga con flores de pequeño tamaño en primavera. La espiga muere al cabo de unos dos años.
  • Guzmania:Hojas verde oscuro con brácteas centrales formando espiga que colorean en rojo oscuro. La floración se produce al cabo de dos años y está formada por pequeñas flores.
  • Vriesea splendens: Las hojas de un verde brillante, forman una roseta de donde salen las inflorescencias en primavera-verano con flores de brácteas amarillas y rojas que duran varios meses.
Las bromelias nos permiten tener en casa plantas auténticamente tropicales, que nos acompañarán durante por lo menos dos años a partir de su floración. Llegado este momento producirán nuevos vástagos que debidamente trasplantados se convertirán a su vez en espléndidas bromelias en un ciclo constante de renovación vital de la naturaleza.