Junto a su contemporáneo, Miguel de Cervantes, William Shakespeare es quizás el escritor más conocido del mundo. Obras tales como Romeo y Julieta o Hamlet lo consagraron como dramaturgo y lo convirtieron en inmortal en la Historia de la Literatura.

Infancia y juventud

Se estima que la fecha de su nacimiento fue el 23 de abril de 1564, en Stradford upon Avon (Reino Unido). Fue el tercero de ocho hermanos, primer hijo varón de un próspero comerciante, John Shakespeare, y de Mary Arden, hija de un terrateniente católico que sufrió persecuciones por sus creencias religiosas.

Los primeros estudios de Shakespeare se debieron realizar en la escuela de su localidad, la Stradford Grammar School, donde se enseñaba principalmente gramática y literatura latinas.

A la edad de dieciocho años, el 28 de noviembre de 1582, contrajo matrimonio con Anne Hathaway, ocho años mayor que él, originaria de Temple Grafton, municipio próximo a Stradford. Parece ser que hubo que adelantarse la boda porque Anne estaba embarazada. El 26 de mayo de 1583 nació la hija primogénita del matrimonio, Susanna. Poco después, el 2 de febrero de 1585, tuvieron mellizos, Judith y Hamnet, muriendo este último a la edad de once años.

Los últimos años de la década de los ochenta son conocidos como "los años perdidos" de Shakespeare, puesto que no se tiene ninguna evidencia de dónde vivió y a qué se dedicó. Sólo se sabe que se marchó de Stradford a Londres, pero el motivo de su cambio de residencia no se sabe a ciencia cierta aunque se ha especulado con diversas teorías poco fundamentadas.

Madurez y muerte

En el año 1592 ya se tiene constancia de la presencia de Shakespeare en Londres, donde trabaja como dramaturgo de cierto reconocimiento. En 1596, muere su hijo Hamnet, a la temprana edad de once años, lo que marcó profundamente al Shakespeare. Algunos críticos creen que consecuencia de ello escribió la tragedia Hamlet.

Algunos años después, Shakespeare se convirtió en afamado escritor, actor y copropietario de la compañía teatral Lord Chamberlain's Men, cuyo nombre provenía del aristocrático mecenas, Lord Chamberlain. Esta compañía obtuvo tal éxito y popularidad que cuando subió al trono el rey Jacob I Stuart, cambió su nombre por el de King's Men.

Shakespeare volvió a su pueblo natal en 1611, para retirarse de su actividad. En los últimos años de su vida se vio envuelto en algunos pleitos, e incluso tuvo que cambiar su testamento para proteger la parte de herencia destinada a una de sus hijas.

Finalmente, el dramaturgo murió el 23 de abril de 1616. Existe la idea de que Shakespeare murió de una intensa fiebre debida a un profundo estado de embriaguez, si bien estudios más recientes afirman que un cáncer fue la verdadera causa de su muerte.

Curiosidades

A pesar de ser uno de los nombres más destacados y conocidos de toda la Historia de la Literatura, la figura de Shakespeare está rodeada de un gran misterio. Unos cien años después de su muerte, se empezó a dudar de la verdadera autoría de sus obras, atribuyendo las mismas a diversos autores tales como Francis Bacon o Christopher Marlowe. Así, la crítica se dividió entre stradfordianos y anti- stradfordianos. Estos últimos sostienen que William Shakespeare no es más que el "hombre de paja" del verdadero autor de las obras, apoyando su teoría en ambigüedades, lagunas, mensajes ocultos en obras, etc.

No obstante, en la actualidad la línea más aceptada es la stradfordiana, aunque para otro sector existan aún dudas razonables acerca de su identidad.

En cualquier caso, los rumores y especulaciones sobre la vida y obra de William Shakespeare impregnan de misterio al personaje y no hacen sino engrandecer la figura del genio.