El seleccionado dirigido por Menezes venció anoche a los albicelestes por 2 a 0 en el encuentro de vuelta por la Copa Superclásico de las Américas y se adjudicó el trofeo, disputado en el colmado estadio Mangueirao de la ciudad de Belem con unas 42.000 personas que disfrutaron del derbi.

Buen arranque argentino

Los dirigidos por Sabella comenzaron mejor posicionados en el terreno en los primeros 20 minutos cuando sus mediocampistas: Canteros, Augusto Fernández y Guiñazu complicaban al local que intentaba tener el Balón y no tenía posibilidades de llegar al campo de su rival. En esos momentos Argentina se apropiaba del juego y generaba peligro en el arco de Jefferson, Montillo, su enganche, cada vez que entraba en sociedad con Fernández y Canteros era una nueva oportunidad de convertir. Viatri, el único delantero que tuvo el sistema táctico, tuvo una discreta actuación y apareció muy poco tan sólo cabeceó un centro de Fernández que controló sin problemas el arquero brasileño.

A partir de la media hora de juego la "verdeamarela" comenzó animarse mediante remates de pelota parada, con dos tiros libres ejecutados por Ronaldinho que insinuaba. Luego en la mejor jugada de la primera etapa Neymar arrancó velozmente desde la mitad de cancha con una diagonal de izquierda a derecha que dejó al zaguero Dominguez en el camino y remató apenas desviado. Ahí comenzaba a notarse el desgaste físico del equipo argentino, que fue quedándose y era maniatado; le resultaba complicado salir de su zona a sus centrocampistas y asociarse con Viatri una de las razones por las que el delantero de Boca tuvo pocas oportunidades de definir.

Neymar, Ronaldinho y Lucas fueron los protagonistas que adelantaron al combinado local y acorralaron a Argentina en su propio campo originando caos. Montillo dejaba de recibir pases de los volantes centrales quienes fallaban en la salida de su terreno. Lucas agredía por la banda derecha y aprovechó algunas imprecisiones de los defensores para asistir a Neymar, quien no pudo conectar el pase y posteriormente tras un despeje errático de Papa malogró otra nueva oportunidad. Concluía la primera mitad y los anfitriones se iban al descanso íntegros físicamente en comparación con su oponente.

Brasil hizo la diferencia en el complemento

De un contraataque surgió el gol brasileño tras un tiro de esquina en favor de Argentina, cuyo remate de Fernández rebota en un defensor y desde ahí con apenas dos "toques" Lucas tras una corrida desde la mitad del campo por derecha sorprendió a un descompensado fondo argentino. El delantero superó en velocidad a Sebastian Domínguez, quien era el último jugador y convirtió con su disparo cruzado. Al equipo de Sabella le faltó más astucia en esa jugada: los volantes tendrían que haber frenado con una infracción, al menos, ese contragolpe que terminó en la alegría de su rival.

Brasil ganaba en velocidad aprovechando los espacios y el nerviosismo perjudicaba al equipo argentino, que debía retroceder para poder recuperar la posesión del Balón. El segundo gol se inició de una salida de Cortes por la izquierda derivo su pase a Souza, quien lanzó un centro a la mitad del área y Neymar definió tras una fallida marca de Papa.

Los últimos minutos Argentina intentó llegar al descuento aunque de poco le servía. Había empatado en la ida, y un cabezazo del defensor Desabato que pasó cerca de la meta de Jefersson, Montillo (de buena actuación), lanzó un tiro libre al área que fue rechazado por el guardameta brasileño. La última fue de Viatri que salvó nuevamente el arquero.

La copa se quedó en casa. La "vedeamarela" fue superior en la segunda etapa e hizo diferencias tras el primer gol con los espacios que encontró. Por el lado de los dirigidos por Sabella a pesar de ser un plantel nuevo y con jugadores que llevan pocas concentraciones juntos, ha tenido pasajes de buen fútbol en la primera etapa y esta prueba le permitió a su entrenador conocer mejor a los futbolistas que actúan en la liga argentina para reforzar la base europea con vistas a las próximas eliminatorias mundialistas.

Síntesis del partido

Brasil: 2 Jefferson, Danilo, Dedé, Rever, Bruno Cortes, Ralf, Romulo, Lucas, Neymar, Ronaldinho; Borges.

Técnico: Mano Menezes

Argentina: 0 Orión, Cellay, Dominguez, Desábato; Pillud, Fernández, Canteros; Guiñazú, Papa, Montillo; Viatri.

Técnico: Alejandro Sabella

Goles: segundo tiempo 8 minutos Lucas y 29 minutos Neymar.

Estadio: Mangueirao

Arbitro: Jorge Larrionda (Uruguay)