El generar fuentes de trabajo, creer en un país y promover el turismo, son algunos de los objetivos que motivaron a un grupo de empresarias a ofrecer una nueva opción de alimentos preparados en el Aeropuerto Internacional – Zona Aviación General de Acapulco.

Blue Cup, con el mejor café de Acapulco, participa y fomenta el turismo en la región con sus productos y bebidas.

Nuevas opciones de alimentación para turistas en Acapulco

Su diseño fue cuidadosamente escogido y proyectado para ofrecer una imagen agradable a los visitantes, tripulación y usuarios. Los colores azules, blancos y cafés (propio del café como elemento maestro) predominan en su imagen, otorgando una paz interior al estar sentado en sus agradables mesas de pedrería, magníficas en su diseño y comodidad.

Blue Cup desarrolló un menú balanceado, atractivo en sus precios, empleando productos de primera calidad, con fruta de estación, siempre frescos y sanos.

La variedad en el menú

El menú que ofrece es variado y fresco, tanto en alimentos fríos como calientes. Se preparan desde los clásicos huevos al gusto, fuente de proteína necesaria para empezar el día, acompañados con los espectaculares frijolitos sazonados con queso y totopos de maíz.

Acompañando al desayuno, se sirve un jugo de naranja recién extraído. Como bien es conocido, México es un país productor de una gran diversidad de frutas con una alta demanda en todo el mundo.

Basta un botón para ejemplificar el caso. Japón importa melones de México, cuyo costo en el mercado nacional no asciende a $1 usd la pieza. Su venta en Japón alcanza un precio superior a los $15 usd la unidad.

El sándwich y la baguette, llenos de alimento sano

De no requerir unos huevitos matutinos, la carta propone sándwiches, con diferentes tipos de pan, integrando en su interior a la clásica mantequilla, mayonesa y mostaza al gusto, cebolla, lechuga, que según el sándwich varía su tipo, para dar imagen y color al plato.

Se complementa con carnes frías al gusto del cliente, queso manchego, chihuahua, panela, de cabra, roquefort, gruyere y/o parmesano. Una vez armado el sándwich, se le aplica la fórmula secreta de la casa, una salsa elaborada con especias y aceite de oliva, debidamente condimentada, que le da un gusto espectacular al mismo, después de un tostado ligero al pan, para ser degustado en el lugar.

Las baguettes, también fabulosas, en sabor y presentación, tienen un principio de elaboración similar a los sándwiches, pero varía el tipo de pan y tostado al que se les somete, ofreciendo al paladar un gusto diferenciado y propio.

Los clásicos de la fast-food mexicana

Dentro de los platos clásicos de la cocina mexicana, son los antojitos, representada por las sincronizadas. Es una tortilla elaborada de harina, rellena con queso a escoger y jamón, acompañados, una vez derretido el queso en su interior con una salsa picante y/o chiles jalapeños cocidos.

Dos de los platos más representativos de la cocina mexicana, como tentempié, son los molletes y las tortas. El primero es un plato con una preparación tan simple, que en lo mismo radica su gran demanda.

Se conforma de pan, frijoles y queso. Se mete al horno y a su salida se le aplica salsa al gusto. Así de simple. Es un plato práctico, rápido de elaborar y satisface a los comensales de cualquier edad y género.

La salsa adecuada es la conocida como "pico de gallo", que no es más de una mezcla de cebolla, ajo, perejil, tomate, todos ellos finamente picados, que generan un caldillo, que junto con la sal, pimienta y sazonadores. Resulta la más apropiada para ir en combinación con el platillo.

Las tortas, reconocidas mundialmente

Por su parte, una obra magnífica de México al mundo culinario como alimento son las tortas. Son realmente una obra de arte en México. Tamaños, sabores, rellenos, picantes, combinaciones y con nombres con una creatividad que llaman la atención de los clientes. Lo ideal es prepararla en el momento, calentarla y después de partirla a la mitad, comerla.

Los productos que lleva una torta son simples y comunes, como son los frijoles, tomate, aguacate, cebolla, chiles o salsa picante, tanto roja como verde y cebolla. Lo importante se da en la combinación del queso con uno a diez ingredientes de carne o pollo.

A cada combinación se le da un nombre, como la “vegetariana”, “texana”, “mexicana”, “suiza”, “charra”, etc…, y la monumental “cubana”. Esta última se puede decir que es una obra maestra, ya que tiene de todo, resultando una torta grande, alimenticia y saciadora.

Para cerrar boca, los pasteles y galletas llenan la vitrina refrigerada con una gama de sabores clásicos o de temporada y colores.

Su barra de vinos, licores y cervezas está bien surtida y ofrece a los clientes, desde el tradicional caballito del clásico tequila con sangrita, muy mexicano, hasta los frescos cócteles elaborados con alcoholes clásicos y de primera calidad, tanto nacionales como importados.

El café, el mejor de Acapulco

Para coronar el servicio, el producto estrella por su sabor y preparación son los cafés en todas sus modalidades y presentaciones. Americano, el mejor de Acapulco, capuccino, con leche, espresso y frappé son sólo una muestras que ofrece.

La variedad hace la diferencia. Tanto en la llegada al puerto de Acapulco, como su salida, bien vale la pena visitar la nueva cafetería Blue Cup en el aeropuerto de Acapulco – Aviación General y dedicar un tiempo para satisfacer al paladar y llegar al destino con una sonrisa de satisfacción.