El bizcocho que se propone en esta receta está elaborado con harina de maíz precocida y tiene un gusto muy particular, más rústico que los que se hacen con harina de trigo, pero igualmente sabroso al paladar. Es una buena opción para aquellos que deseen innovar y probar cosas nuevas en la cocina.

La mezcla de azúcares (blanquilla y morena) aporta también un toque de originalidad al pastel, que viene además aromatizado con granos de anís y coñac.

Qué es la harina de maíz precocida

El ingrediente principal de esta receta es harina de maíz cuyos granos han sido cocidos antes de ser sometidos al proceso de molienda. Es el tipo de harina con la que se hacen las famosas arepas y las hallacas de países como Colombia o Venezuela, así como otras muchas recetas tradicionales.

Existen dos variedades, la blanca y la amarilla. En esta receta proponemos la amarilla por razones de vistosidad del bizcocho, ya que el color con el que sale del horno es por sí mismo un aliciente para cocinarlo.

Junto con otros tipos de harina (por ejemplo la de plátano), supone una alternativa para la elaboración de platos novedosos, y reúne propiedades nutritivas y saludables de reconocido interés.

Listado de ingredientes

Para elaborar este bizcocho se precisarán: 3 huevos, 250 gramos de harina de maíz amarilla precocida, 200 gramos de azúcar, la mitad blanquilla y la mitad morena, medio vaso de aceite de girasol, medio sobrecito de levadura, media cucharada de granos de anís, un poco de coñac y una pizca de mantequilla para untar el molde.

Receta paso a paso

En un recipiente hondo, se ligan los huevos y el azúcar. Cuando ambos ingredientes están bien unidos, se añade el aceite de girasol, moviendo la masa con cuidado. Después se incorpora el coñac y se vuelve a remover.

Se precalienta el horno a 180 grados.

En un bol o un plato hondo, aparte, se mezclan la harina y la levadura con un tenedor de dientes finos, cuidando de no aplastarlas para no hacer grumos. Cuando están bien mezcladas se añaden a la masa principal, en forma de lluvia, hasta lograr una mezcla homogénea.

Finalmente, se incorporan los granos de anís y se vierte la masa en un molde previamente untado con mantequilla.

Se introduce el bizcocho en el horno y se deja cocer 40 minutos a 180 grados. Al término de la cocción, se introduce un pincho de cocina de madera o metálico en el bizcocho. Si sale seco, el pastel está terminado. Si sale húmedo y con restos de masa, se debe prolongar la cocción durante otros 10 minutos.

Por último, se saca el bizcocho del horno, para que no se reseque en exceso, se desmolda y se deja enfriar a temperatura ambiente.

Se puede servir acompañado de mermelada de fresa o de frutos rojos.

Propiedades de la harina de maíz

La harina de maíz no contiene gluten, por lo que es apta para celíacos. Es un alimento rico en magnesio, calcio y potasio, que aporta vitamina A, carotenos, y ácido fólico.

Aunque su aporte calórico no difiere del que tiene la harina de trigo, cuenta con un mayor aporte de grasas saludables. Por otra parte, su porcentaje de fibra y su contenido en vitaminas del complejo B son muy superiores.