Lázaro Cárdenas del Río nació en la comunidad de Jiquilpán, Michoacán el 21 de mayo de 1895. Hijo de Dámaso Cárdenas y Felícitas del Río, el futuro general apenas concluiría sus estudios de primaria. Sin embargo, la facilidad que tenía para escribir y su excelente caligrafía le permitirían salir adelante.

El destino

Mientras trabajaba como mozo en la recaudadora de su localidad, Lázaro Cárdenas escribiría en su diario “creo que para algo nací. Para algo y algo he de ser. Vivo siempre fijo en la idea que he de conquistar la fama. ¿De qué modo? No lo sé".

Durante los años de la revolución mexicana, el derrocamiento de Porfirio Díaz y el ascenso al poder de Francisco I. Madero en la ciudad de México, apenas tuvieron repercusión en Jiquilpán, el alejado pueblo de donde era originario Lázaro Cárdenas.

El revolucionario

Sin embargo, para 1913 Lázaro Cárdenas, que había quedado al frente de una pequeña imprenta de su ciudad natal, fue contratado por un aliado de Victoriano Huerta llamado Pedro Lemus para que le imprimiera 5,000 panfletos, hecho que le significaría ser fichado como “revolucionario” y el 18 de Junio de ese mismo año se giró una orden de aprehensión en su contra por lo que, para librarse de la cárcel escapó hacía Apatzingán, donde decidió unirse a un general carrancista llamado Guillermo García Aragón.

Gracias a su excelente caligrafía, el general García lo ascendió a capitán segundo, Cárdenas contaba entonces con tan sólo 18 años de edad. Después del derrocamiento de Victoriano Huerta, Cárdenas fue a la Ciudad de México donde fue nombrado mayor del ejército y fue enviado al Estado de Morelos a combatir la revuelta zapatista.

Posteriormente, ya con el grado de teniente coronel fue enviado a Sonora para combatir contra el ejército de Francisco Villa, donde conocería al que fuera su protector político, el posterior fundador del Partido Nacional Revolucionario y presidente de México de 1924 a 1928 Plutarco Elías Calles.

La Presidencia

Como protegido de Plutarco Elías Calles, el ya General Lázaro Cárdenas fue nombrado Gobernador de su natal Estado de Michoacán de 1928 a 1930, cargo al que renunció para ser Secretario de Gobernación durante la presidencia de Pascual Ortiz Rubio.

Cárdenas llegó a la presidencia de México el 1 de diciembre de 1934, donde ocuparía una buena parte de su tiempo en deshacerse de su antiguo protector político, Plutarco Elías Calles, que se había entronizado a sí mismo como el poder detrás de la silla presidencial, imponiendo secretarios y controlando al presidente, cosa que Cárdenas nunca aceptó y terminó desterrando a Calles en 1936 después de que éste hiciera declaraciones ante la prensa estadounidense, alertando que México se convertiría en un país comunista.

La reforma agraria

Una vez liberado de la tutela de Calles, Lázaro Cárdenas hizo desaparecer el sistema feudal de producción de la tierra, cancelando las propiedades de tierra de las haciendas y concediendo los terrenos a los campesinos que trabajaban en ellas.

Si bien la medida provocó hambrunas en ciertos estados de la república, terminaría por transformar la economía todavía feudal de México, en una economía incipientemente capitalista.

La flagrante política exterior

La revolución mexicana había otorgado al país una constitución política notoriamente humanista para la época, además de reafirmar la abolición de la esclavitud, en México sería libre y protegida cualquier persona que fuera perseguida por motivos de su raza, religión o preferencia política.

Es así que en 1937 Lázaro Cárdenas recibe en la Ciudad de México a casi 500 niños españoles que habían quedado huérfanos por consecuencia de la Guerra Civil española que había llevado al poder a Francisco Franco.

Como consecuencia de la derrota de los republicanos, 40 mil españoles huyeron a Francia, donde se encontraban recluidos en campos de concentración y por intervención de Cárdenas y la diplomacia mexicana se les dio asilo en México cumpliendo así el espíritu de la constitución.

Cárdenas, el hombre

Enemigo del tabaco y las casas de apuestas, Cárdenas había contraído nupcias con Amalia Solórzano, con la que engendró un solo hijo llamado Cuauhtémoc. Siendo presidente de México jamás vestía de frac como se acostumbraba en la época y recibía en su casa por igual a campesinos pobres como a presidentes extranjeros.

Durante su presidencia, el Castillo de Chapultepec, que era la residencia oficial de los presidentes fue transformado en museo y anunció que viviría en una propiedad federal que se encontraba en el bosque de Chapultepec llamada La Hormiga, a la que mandó cambiar el nombre por Los Pinos, en honor a una quinta en Michoacán, donde Cárdenas había pedido en matrimonio a su única esposa.

Además de expropiar el petróleo a favor de la nación, Cárdenas fundó el Instituto Politécnico Nacional, El Colegio de México y el Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Galardonado con el Premio Lenin de la paz en 1955, Cárdenas vivió modestamente el resto de sus días, hasta que por causa del cáncer perdió la vida, el 19 de Octubre de 1970 en la Ciudad de México.