Religulous (2008), documental elaborado por dos de los máximos exponentes de lo "políticamente incorrecto" en los Estados Unidos, Larry Charles y Bill Maher, pretende hacer reflexionar (o más bien ridiculizar) a todo seguidor de cualquier religión y creyentes de un Dios omnipotente.

Las religiones y...los trastornos neurológicos

Bill Maher es un cómico, actor y presentador poco conocido en España. Desde 1994 a 2002 condujo un programa de televisión cuyo nombre ya deja claro las preferencias de Maher, Politically Incorrect. Sus polémicas declaraciones sobre la religión no dejan indiferentes a los creyentes y devotos de Estados Unidos. Capaz de decir cosas como "Odio la religión. Creo que es un trastorno neurológico", no hay duda de que Bill Maher dice lo que piensa y no se anda por las ramas.

Larry Charles no es tampoco un personaje que se sienta incomodo con temas controvertidos. Solamente basta echar un vistazo a su currículo: director de Borat, Bruno y productor ejecutivo de la irreverente (y también excelente) serie de televisión Curb Your Enthusiasm. Y que mejor asunto que el de la religión para enervar al espectador.

L

a mayoría de norteamericanos cree en Dios

Según una encuesta recogida en el Washington Post en 2008, el 92% de los norteamericanos creen en Dios y el 80% piensan que los milagros existen. Teniendo en cuenta esas estadísticas, la controversia nacida, gracias (o por culpa) de declaraciones de Maher o incluso del científico Richard Dawkins, es un efecto lógico.

Tanto el libro de Dawkins El Espejismo de Dios como Religulous llegaron casi al mismo tiempo y ambas obras guardan más de un punto en común (la culpa a la religión por las guerras, lo ilógico de creer en un ser supremo y sus contradicciones).

Personajes excéntricos y la ´Iglesia del Cannabis´

En Religulous, el propio Maher nos lleva, en clave documental, a través de la América más profunda y también desconocida para el público europeo. Por supuesto, su intención no es dar a conocer ni enseñar las características o virtudes de esa América, sino sacar a la luz las disparatadas e incoherentes ideas de los creyentes. La construcción de la cinta se basa en ir mostrando las distintas entrevistas que Maher hace a personas "ilustres" o líderes de distintos grupos religiosos.

Si bien la finalidad de los creadores de Religulous es loable y del todo respetable, no deja de resultar un tanto chocante que la mayoría de individuos entrevistados dejen a relucir una cierta vena de "excentricidad" (por decirlo amablemente) Ahí se pueden encontrar las conversaciones con José Luis De Jesús Miranda o con Ferre Van Beveren; el primero se autoproclama el nuevo Jesús reencarnado y el segundo es fundador de la primera Iglesia cuyo Dios es el cannabis (sic).

Tal vez hubiera sido más coherente con el planteamiento grabar conversaciones con personas menos extremistas y elaborar un discurso mucho más trabajado, tal y como lo hace Richard Dawkins en su libro.

Diversión asegurada pero sin análisis profundo en Religulous

A pesar de todo, o gracias a lo anterior, la película entretiene y divierte a partes iguales. Los 90 minutos que dura se hacen llevaderos. También parece quedar claro que los responsables han pretendido sacrificar el análisis profundo por hacer reír al público, y eso se nota en el montaje muy entrecortado y siempre llevándolo al terreno de Maher.

En cualquier caso, la reflexión no está reñida con la diversión, y Religulous obliga a reflexionar aunque venga de un desarrollo y análisis tan insuficiente como el que hacen Maher y Charles.