La cadena americana HBO emitió durante los últimos años las cinco temporadas de una de sus series de más éxito, Big Love, un drama que mostraba el día a día de una familia polígama en una zona residencial de la ciudad mormona de Salt Lake City. La serie, el último capítulo de la cual se emitió este pasado domingo en Estados Unidos, ha sido emitida en España por la cadena Cuatro.

Los Henrickson, una familia polígama modelo

La historia de Big Love, que en España fue traducido como Demasiado amor, se centra en la familia de Bill Henrickson, un mormón criado en una comunidad polígama tradicional pero que se mudó a la ciudad al ser expulsado por su padre y que lleva una doble vida. Por un lado, es un hombre de mediana edad, casado con Barb, su novia de la universidad, propietario de una cadena de tiendas de bricolaje y padre de tres hijos, mientras por otro lado es también un hombre que mantiene a dos esposas más, Nicolette y Margene, y a sus hijos, en la clandestinidad, ya que la poligamia es ilegal en Estados Unidos.

Esa situación en la que hay una esposa oficial y dos esposas clandestinas es un motivo de tiranteces fuera de la familia, pero no evita que, vista desde dentro, la familia Henrickson sea una más entre las miles de familias perfectas, con padres dialogantes e hijos mínimamente rebeldes, que pueblan las parrillas televisivas. Con sus casitas con jardín en un barrio de clase media, pasan desapercibidos.

Varias mujeres, diferentes maneras de ver el mundo

Aunque el personaje principal de la serie es Bill Henrickson, interpretado por un muy correcto Bill Paxton, lo cierto es que los papeles en los que se sustenta la trama son los del trío de esposas. Barb (Jeanne Tripplehorn), Nicolette (Chlöe Sevigny) y Margene (Ginnifer Godwin) son los puntales en los que se asientan las relaciones entre los personajes, los nexos de unión de varias historias y situaciones que, en algunos momentos, llegan a desconcertar. Distintas en su manera de ver la vida, en sus ideas sobre la educación de los hijos y en sus sueños, comparten un amor no egoísta que es el centro de su vida.

Sus personajes, a diferencia del de Bill, evolucionan y se transforman a lo largo de las cinco temporadas, pasándose la una a la otra la carga emocional de una historia que empieza poco después de la llegada de Margene a la familia y que va mostrando como se adaptan unas a otras y como, a través de las otras, se encuentran a sí mismas.

Amor, sexo, espiritualidad

Familia y religión son los dos conceptos que más peso tienen en la trama de la serie, ya que son precisamente esos dos conceptos los que articulan la vida de la sociedad mormona, polígama o no. Y es que la propia religión mormona se basa en la creencia de que las familias son no sólo para toda la vida, sino también para toda la eternidad. Los matrimonios son sellados ante Dios para compartir la otra vida juntos, y el tener hijos es la manera de honrar al creador. Los mormones suelen fundar familias numerosas, especialmente aquéllos que siguen el principio del matrimonio plural.

Así pues, con familia y religión tan unidas, no es extraño que la serie toque temas como la sexualidad, los celos o la negativa a usar anticonceptivos pero siempre en el contexto más amplio de la espiritualidad mormona, ni que muchos de los conflictos que se crean entre los personajes dependan directamente de la vulneración de las normas mormonas, como mantener relaciones sexuales antes del matrimonio o aspirar a ser sacerdote siendo mujer. Los efectos de la poligamia en cada uno de ellos y su manera de entenderla marcan sus decisiones.

Tradicionalidad versus modernidad: dos maneras de entender la poligamia

Otra gran baza de la serie es el contraste que se establece entre la familia de Bill y la de su socio, mormones polígamos integrados en la sociedad y que viven su matrimonio plural de manera clandestina, y las comunidades polígamas en las que la religiosidad marca el ritmo de las vidas y que permanecen arraigadas en el pasado. Juniper Creek, como ejemplo de comunidad, constituye un ejemplo espeluznante de cómo una creencia religiosa puede desembocar en una especie de capitulación colectiva ante un supuesto profeta.

Serie familiar renovadora

En realidad, Big Love es una más de las muchas series sobre la familia que han surgido en los últimos años, pero también fue de las primeras que mostró una familia completamente distinta y desde un punto de vista diferente. Mucho antes de que aparecieran comedias como Shameless o Modern Family consiguió retratar una familia poco habitual pero no extravagante ni disfuncional, teniendo en la normalidad su puntal principal.

Renovadora y provocadora, Big Love ha tenido un gran éxito en los Estados Unidos, donde ha conseguido llegar hasta la quinta temporada.