El Athletic de Bilbao, club centenario y arraigado profundamente en la cultura vizcaína y vasca ha encontrado en Marcelo Bielsa el eslabón que necesitaba para proyectarse hacia el futuro. Así como el Guggenheim ha supuesto para la ciudad un salto hacia adelante y el desarrollo de nuevas estrategias de promoción y puesta en acción para dar a conocer nuevos perfiles de la ciudad, la llegada del entrenador argentino y sus primeros pasos en la competición profesional han abierto grandes expectativas de futuro en un club tan sumamente ortodoxo como el Athletic.

Salto a Europa después de haberse consagrado en su continente

Marcelo Bielsa, con una amplia trayectoria en el fútbol sudamericano, da un nuevo salto a Europa, avalado por la dirección seria y estudiada de un grupo de innovadores de la gestión deportiva que intentan dar a un club enraizado en su propia historia, un nuevo auge y evolución futura.

La metodología de trabajo del técnico argentino ha calado profundamente en el desarrollo del equipo profesional bilbaíno y se pretende que en un futuro forme parte del nuevo ideario estructural y corporativo de la entidad, dando forma a las propuestas futbolísticas desarrolladas en toda la base del equipo vasco.

Los leones y sus cachorros están siendo metódicamente influenciados por el desarrollo de una forma de ver el fútbol diferente, para que la propuesta final que se ofrezca, tanto en Lezama con en el mítico San Mamés, sea uniforme y determine el sello diferenciador al que aspira la entidad.

Cambios estructurales para definirse de cara al futuro

El equipo rojo y blanco, antaño adalid del fútbol caballeresco y viril, en donde la épica y el espíritu combativo eran sus señas de identidad, está dando paso a un conjunto, en donde el aspecto cognitivo, la toma de decisiones, la elección correcta de las acciones y la complejidad táctica incrementen aún más la gama de valores de una institución ya de por sí respetuosa de sus raíces y sus costumbres.

El análisis a veces obsesivo de las situaciones de trabajo, así como el ejercicio ponderado de planteamientos integradores basados en la psicología deportiva y el coaching deportivo, están enriqueciendo el día a día de trabajo de un club que busca en sus contenidos la modernidad con la que posteriormente salpicar toda la organización, desde su gestión y dirección, hasta el desarrollo formativo y educativo de su ya ejemplar escuela de fútbol.

El espíritu del equipo vasco permanece, su identidad evoluciona

Y todo esto, con el añadido de las limitaciones autoimpuestas y totalmente consolidadas a nivel popular de contar única y exclusivamente con jugadores de origen vasco, algo que se valora y respeta sobremanera dentro del entorno del fútbol europeo en general.

Un clásico del fútbol español que pretende volver a ser grande, desde el conocimiento, el trabajo creativo y tenaz y desde la ilusión de toda una sociedad que quiere identificarse con los aires de modernidad y creatividad que exige el fútbol del siglo XXI.

Josu Urrutia y su equipo directivo han puesto en manos de Marcelo Bielsa y sus colaboradores una institución idónea para desarrollar propuestas futbolísticas que se fundamenten en el fútbol estructurado y global, en la consecución de pequeñas metas que vayan definiendo un proyecto, que en poco tiempo se convierta en un compendio admirado y fundamentalmente admirable, en donde la dirección, la gestión, la estructuración deportiva y social sean un ente común que lleve a una institución tan representativa al éxito que buscan.