El icono pin-up de los Estados Unidos de los años cincuenta del siglo XX fue sin duda Bettie Page. Su imagen fue omnipresente en la sociedad norteamericana y muchos jóvenes tenían posters, cromos o fotografías de la modelo. Además captó la imaginación de una generación por su espíritu libre y su sensualidad descarada, en una época de represión sexual fuerte en los Estados Unidos.

Bettie Mae Page nació el 22 de abril de 1923 en Nashville, Tennessee y se crió junto a otros seis hermanos. Siendo una niña, su padre fue encarcelado y como su madre no podía hacerse cargo de sus hijos, Bettie y dos de sus hermanas fueron entregadas a un orfanato. Muchos años después, Page describiría a su padre como un obseso sexual que empezó a acosarla sexualmente, junto al resto de sus hermanas, cuando tenía 13 años.

Sus inicios como modelo

Page fue a la universidad y consiguió un título de Historia en el Peabody College, de Nashville. Pronto empezó su carrera de modelo en los años 40. Posaba para el que sería el primero de sus tres maridos, Billy Neal. Tras el divorcio, en 1947, Page se trasladó a Nueva York para continuar su carrera. En 1951 conoció al fotógrafo Irving Klaw. Ella se cortó el pelo y le quedó su conocido flequillo oscuro que se convirtió en su marca registrada. Bettie Page saltó al estrellato en 1955 cuando apareció como Miss Enero en la conocida revista Playboy. En aquella imagen, Page guiñaba el ojo a la cámara y solamente llevaba un gorro de Santa Claus mientras decoraba un árbol de Navidad. Una de las fotos más rentables de la revista, aunque Page siempre se quejó que no pudo conseguir más beneficios de esta instantánea.

Sus curvas de infarto, su melena morena, su sonrisa y sus ojos azules hicieron de ella una de las chicas más populares del momento. Una Bettie que si bien en sus primera fotos parecía una chica prudente y a la vez traviesa, también se hizo famosa por sus escenas de fetichismo, ‘bondage’ (pràctica sexual que incluyen ataduras) o ‘spanking’ (azotes). Qué joven norteamericano no tuvo sueños eróticos con esta modelo. En España, en plena Dictadura de Franco, era una total desconocida.

Problemas con la justicia norteamericana

Incluso tuvo problemas con la recatada justicia norteamericana ya que pensaba que existían una conexión de Bettie Page con la pornografía y la delincuencia juvenil después de aparecer en algunas comedias muy sensuales. Esto provocó que desapareciera de la escena pública. Pero su imagen inspiró a diversos artistas y a diferentes personajes femeninos de películas.

Page se casó dos veces más, una con Armond Walterson y otra con Harry Lear hasta que se divorció en 1972. Page padeció esquizofrenia a principios de los años 70. Volvió a aparecer ante el público con la película ‘Rocketeer’ (1991) en la que la novia del protagonista (interpretada por Jennifer Connelly), se inspiraba en Bettie Page.

Esto provocó que surgieran clubs de fans y su imagen, con su conocido peinado con el flequillo, volviera a ser famosa aunque difícilmente concedía fotografías. Se debe tener en cuenta que a lo largo de su carrera como modelo le hicieron más de 20.000 fotos e incluso las nuevas generaciones siguen comprando instantáneas.

Bettie Page siempre había manifestado que no se consideraba una chica guapa y le agobiaba este seguimiento que tenia de gran parte de la sociedad estadounidense. Además indicó que siempre tenía que salir muy maquillada para tapar sus grandes poros. Page cambió de la noche al día y optó por la religión ya hacia finales de los años 50 y principios de los 60. Dijo que se sentía avergonzada por haber posado desnuda aunque reconoció que el dinero que tenía era gracias a su imagen erótica. Bettie Page era la quintaesencia de pin-up.

Su foto aparecía clavada en las paredes de los cuarteles militares y garajes. Cinco décadas después, algunas feministas todavía le aclaman como una pionera de la liberación de la mujer. Bettie Page fallecíó en diciembre del 2008 por culpa de una neumonía. Pasó sus últimos años en Los Ángeles junto a su hermano.