La berenjena (Solanum melogena) fue cultivada en la India por más de 4.000 años.Los españoles la introdujeron en Europa gracias a los árabes. Fueron también los colonizadores españoles quienes la llevaron a América.

Propiedades curativas de la berenjena

La berenjena es una fruta que ayuda a mejorar la circulación, bajar el colesterol y prevenir la arteriosclerosis. Comer berenjena después de una comida con alto contenido en grasa es una buena manera de evitar que los ácidos grasos saturados se depositen en las arterias ya que además la berenjena estimula la bilis ayudando al hígado a disolver las grasas.

También sirve para tratar problemas de la piel como quemaduras o reuma ya que su efecto balsámico calma los dolores cuando se aplica machacando la fruta y creando una pasta con su carne.

Además de ser buena para combatir el insomnio y para prevenir problemas circulatorios, se le atribuyen también propiedades anticancerígenas, depurativas (contiene fibra), diuréticas, antioxidantes (contiene Vitamina E) y adelgazantes debido a su bajo contenido en calorías. Comer berenjenas de forma regular eliminará toxinas y exceso de líquidos.

La manzana loca o manzana de la ira

La berenjena no debe consumirse cruda, porque al igual que la patata cruda, contiene el alcaloide solanina que es muy tóxico para la salud y quizá por desconocimiento pudo haber causado resultados negativos en su consumo en el pasado pasando a ser conocida como “manzana de la ira” o “manzana loca”.

¿Cómo preparar la berenjena?

Es una fruta con una textura que absorbe mucho el aceite, por lo que la mejor forma de prepararlas es al horno ya que hervidas no tienen un sabor nada agradable.

Receta de Berenjenas rellenas de carne

Ingredientes (2 personas)

•2 berenjenas medianas

•200 gramos de carne picada (de cerdo, ternera, cordero, o mixta)

•1 cebolla grande

•1 zanahoria grande

•2 tomates triturados

•150 ml de nata líquida

•Queso rallado (mozzarela)

•Sal y pimienta al gusto

•3 cucharadas de aceite de oliva

Preparación

  1. Lavar bien las berenjenas con abundante agua y secarlas con un paño.
  2. Precalentar el horno a 180 grados y mientras tanto cortar la parte de las hojas de la berenjena y la cortamos por la mitad transversalmente, para poder rellenarla después.
  3. Cortar el contorno interior de la berenjena con un pequeño cuchillo, dejando un borde de ½ cm y hacer unos cortes a lo largo y a lo ancho para que se cocine bien al horno.
  4. Rociar las 4 mitades de las berenjenas con un chorro generoso de aceite de oliva y sazonar. La sal ayudará a que suelten el líquido amargo.
  5. Poner las berenjenas ya preparadas en una bandeja para horno y lo programar para que se hagan de 20 a 30 minutos, dependiendo del tipo de horno, mirar de vez en cuando para que no se quemen.
  6. Picar la cebolla y la zanahoria en trozos pequeños y pocharlas en una sartén con un par de cucharadas de aceite de oliva (podemos freírlas juntas ya que tardan más o menos lo mismo en hacerse).
  7. Sacar las berenjenas del horno y retirarles la carne ya horneada con mucho cuidado de no romper la piel de la berenjena para que pueda servir bien de base pare el relleno.
  8. Añadir la carne horneada de las berenjenas a la cebolla y la zanahoria picadas y a la vez ir añadiendo la carne picada.
  9. Cocinar la mezcla durante unos minutos y antes de que la carne esté completamente hecha añadir los dos tomates triturados y añadir sal y pimienta al gusto.
  10. Cocinar por unos 5 minutos más y añadir la nata líquida.
  11. Cocinar otros 10 minutos hasta que toda la mezcla tenga la textura correcta y consistente para poder rellenar las berenjenas, sin estar muy líquida.
  12. Rellenar las cáscaras de las berenjenas vaciadas con la mezcla de carne y verduras ya cocinada.
  13. Espolvorear las berenjenas con el queso rallado y hornear durante unos 10 minutos a 160 grados.
  14. Poner el horno en posición de gratinar (sólo la parte de arriba) y gratinar durante 5 minutos más para que el queso quede dorado y las berenjenas adquieran una apetitosa apariencia que le da el gratinado.
  15. Las berenjenas ya estarán gratinadas y listas para servir.
    Sugerencias de presentación: Este plato es tan completo y delicioso que puede servirse con una simple ensalada verde y quedará perfecto. Puede que sobre algo de relleno que se puede utilizar para comerlo con un poco de pasta, arroz o incluso se puede hacer una sabrosa pizza casera con él.