Una receta auténticamente mediterránea, con sabor y muy sana. Las berenjenas tienen su origen en el sur y este de Asia y fueron los árabes quienes las trajeron a la península Ibérica. La berenjena más común tiene forma ovoide y su piel tiene un color púrpura.

Algunos estudios realizados en Brasil confirman que la berenjena reduce el colesterol en un 35%. Aporta mucha fibra, es baja en aporte calórico y no contiene calcio.

Uno de los ingredientes de esta receta de las berenjenas rellenas, como se puede ver a continuación, es el bacon o tocino. En caso de preferir un plato completamente vegetariano, se recomienda saltar los pasos 10, 11, 12 y 16.

Ingredientes

(Para tres personas)

  • 3 berenjenas, de tamaño medio (1 berenjena por persona).
  • 1 calabacín grande, o en su defecto, 2 calabacines medianos.
  • Media cebolla
  • 1 pimiento verde (delgado, de los de freír)
  • 4 champiñones grandes, o de 6 a 8 unidades si fueran pequeños. (¡Opcional! Para quien le gusten los champiñones). Se pueden utilizar champiñones frescos o enlatados.
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Queso parmesano, o en su defecto, queso para fundir.
  • Leche
  • 3 tiras de bacon (también opcional)

Elaboración

  1. Cortar el extremo de cada berenjena y lavar bien.
  2. Cortar las berenjenas por la mitad, a lo largo.
  3. Con un cuchillo, quitar la carne de la berenjena, de forma que la cáscara quede vacía, a forma de recipiente, porque después será rellenada. Para vaciarla, se puede empezar bordeando interiormente con el cuchillo. De esta forma, luego será más fácil retirar el resto de la carne.
  4. Precalentar el horno durante unos 15 minutos (temperatura media) y, mientras tanto, cortar en pequeños trozos delgados la carne de las berenjenas que se había sacado antes con el cuchillo.
  5. Picar también la cebolla, el pimiento, los champiñones y el calabacín.
  6. Cuando el horno esté precalentado, colocar las cáscaras de las berenjenas sobre papel de aluminio en la bandeja del horno y asarlas a fuego medio hasta ver el interior toma un color marrón claro, tostado, pero teniendo cuidado de que no se quemen.
  7. Poner al fuego (fuego lento) una sartén que sea lo suficientemente grande, pues es en ella donde se van a freír el resto de los ingredientes.
  8. Añadir una cucharada de aceite de oliva en la sartén, y a continuación la cebolla, el pimiento, los champiñones, la berenjena y el calabacín cortados.
  9. Añadir sal (con moderación) y dejar que se fría a fuego lento, removiendo de vez en cuando.
  10. Mientras tanto, poner una cucharadita de aceite de oliva en una sartén pequeña.
  11. Cortar el bacon (tocino) en trocitos pequeños y freír en la sartén, también a fuego lento.
  12. Cuando esté frito (tener cuidado de que no se haga demasiado), retirar de la sartén y dejar en un plato.
  13. Cuando la verdura que se está friendo en la sartén esté hecha, es posible apreciar algo de líquido. Si es así, subir el fuego lo suficiente para hacer que se evapore la mayor parte del líquido (siempre removiendo, para evitar que se queme la verdura).
  14. A continuación, y sin bajar el fuego, añadir algo de leche a la verdura y remover hasta ver que la leche y la verdura se convierten en una mezcla más consistente (de nuevo, tener cuidado para que no se pegue).
  15. Añadir a la fritada queso parmesano (o queso para fundir) y mezclar.
  16. Añadir el bacon frito anteriormente y mezclar.
  17. Retirar del fuego.
  18. Rellenar con la mezcla cada una de las cáscaras de berenjena que se han hecho anteriormente al horno. Esto se hace en la misma bandeja del horno donde se han hecho las cáscaras de las berenjenas.
  19. Esparcir queso rallado sobre cada berenjena.
  20. Meter las berenjenas rellenas en el horno hasta ver que el queso se ha fundido o gratinado.
  21. Servir las berenjenas calientes.