Las coronas navideñas siempre han sido protagonistas en las fiestas decembrinas y hoy se hacen de diversas formas especialmente con productos reciclados, porque son económicas, diferentes y nos permiten desarrollar nuestra creatividad. Ahora las tradicionales coronas navideñas han quedado prácticamente en el baúl para dar paso a las vistosas, originales y muy personalizadas coronas hechas con toda clase de desechos, y aún así son bellas y elegantes.

Sin embargo, no por estar elaboradas con desechos, las coronas navideñas son menos elegantes. Por el contrario, pueden ser más vistosas, originales, muy económicas y lo mejor de todo es que con ellas estamos ayudando a conservar el planeta, que es la actual consigna de todos alrededor del mundo. Ideas para elaborar paso a paso hermosas coronas navideñas con productos reciclables.

Bella corona hecha con botones

Para elaborar esta divertida coronase necesitan los siguientes materiales:

  • Una corona hecha de cartulina (base) plana.
  • Botones, de cualquier color o tamaño que hayan quedado de prendas viejas que ya no se usan.
  • Pistola de silicona caliente.
  • Pintura en aerosol dorada o del color que prefiera.
Elaboración

  1. Pegar los botones unos con otros sobre la base de cartón o cartulina la con ayuda del pegamento o silicona.
  2. Luego ir pegando algunos superpuestos hasta cubrir toda la base.
  3. Una vez terminado el proceso rociar con el aerosol.

Novedosa corona hecha con bombillos reciclados

  • Una corona hecha de cartón plano del tamaño que desee.
  • Pintura acrílica
  • Tantas bombillas (de forma alargada quedan mejor) como sean necesarias para cubrirla.
  • Pistola de silicona.
  • Lazo de cinta.
Instrucciones:

  1. Pintar la corona o base de cartón del color escogido.
  2. Una vez seca, comenzar a pegar los bombillos por su base de tal manera que la punta de estos sobresalga por el borde de la base de cartón (corona), de la siguiente forma: uno para dentro (que la punta o extremo del bombillo asome por el borde del hueco de la base de cartón) y uno para fuera (que la punta del bombillo asome hacia el extremo exterior de la misma base) y así continuamente hasta cubrir toda la base de cartón.
  3. Luego rellenar con bombillos los espacios que hayan quedado vacíos.
  4. Al final ponerle un bonito lazo o moño de un color contrastante.

Creativa corona hecha con rollitos de papel reciclado

Esta corona por su estilo podría ser ideal para decorar una oficina, un estudio, o tal vez para un apartamento de soltero.

  • Hojas de revistas viejas.
  • Un aro grande de alambre o metal.
  • Aguja e hilo.
  • Un lazo de cinta o moño de un color contrastante si lo desea.
Instrucciones

  1. Con cada una de las hojas de la revista elaborar rollos muy delgados como palitos.
  2. Una vez terminado, comenzar a coserlos entre sí, uniéndolos a la vez al aro de alambre por uno de los extremos y coserlos también entre sí por el otro extremo.
  3. Colocar un bonito lazo en un color contratante.

Corona hecha con sobrantes de tela de colores o papel decorado

Materiales

  • Corona de icopor.
  • Sobrantes o retazos de tela de colores.
  • Tijeras.
  • Pistola de silicona.
Instrucciones

  1. Cortar los retazos en forma rectangular de 3 cms de ancho por 8 cms. de largo.
  2. Comenzar a pegarlos a la base de icopor (corona) uniendo ambos extremos de la tela, formado como unas orejitas. Pegar uno a uno hasta cubrir toda la base.
  3. Si lo desea puede también hacerlo con recortes de papel de regalo. Quedan preciosas.
Como vemos y aunque la situación económica se ponga muy difícil, siempre tendremos opciones para decorar y no hay mejor forma que reutilizar todas aquellas cosas que ya no sirven y que normalmente van a caer al bote de la basura, pero que si les damos un nuevo y mejor uso, estamos siendo más responsables con nuestro planeta.

La imaginación es el límite para crear fabulosas coronas navideñas

Estas son tan solo algunas ideas, pero existe una infinidad de otras muchas que pueden surgir. Las coronas navideñas se pueden hacer de corchos de botellas de vino, con hojas de maíz o de palitos de canela, de frutos secos como granos de café, flores, fotografías, lazos y muchas más. Lo importante es atreverse a crear opciones propias, y en estos casos la imaginación es el límite.