Las bebidas energéticas son cada vez más populares para lograr aumentos rápidos y cortos de energía en un determinado momento. Sin embargo, pueden ser utilizados mal y a veces, incluso cuando se usa como se recomienda, pueden causar efectos secundarios desagradables.

Clasificación de los efectos secundarios adversos de las bebidas energéticas

Los efectos de las bebidas energéticas pueden dividirse en varias categorías. Estos son los efectos a corto plazo, los efectos a largo plazo y los efectos secundarios. Aquellos que toman bebidas energéticas deben ser consciente de sus posibles beneficios y riesgos.

Efectos secundarios principales de las bebidas energizantes

Para un adulto sano promedio, uno de los principales objetivos de suministrarse bebidas energéticas es el incremento breve de la energía y del estado de alerta. Este impulso adicional puede durar una, dos horas o más, dependiendo del tamaño de la bebida, la cantidad de estimulantes en la bebida y la tolerancia de la persona para beberla. Algunas bebidas tienen muy altos niveles de cafeína o de otras cantidades de sustancias estimulantes como la glucuronolactona, que pueden hacer que las personas lleguen a un estado altamente energético o se pongan muy nerviosos, en función de la tolerancia a la cafeína o a las otras sustancias. Las personas pueden sentirse "aceleradas" en lugar de más alerta o despiertas y muchas les pasa que tienen un bajón, incluso un estado de depresión por un par de horas después de beber una bebida energética.

Algunas bebidas energéticas que tienen cantidades altas de estimulantes producen efectos normales con síntomas como los de una enfermedad. Algunas de estas bebidas provocan sensación de náuseas y vómitos, latidos irregulares del corazón y un dolor de cabeza que puede ser fuerte. Esto se evita no tomando estas bebidas con el estómago vacío. Sin embargo, aquellos que son muy tolerantes a los niveles de estimulantes pueden soportar varias horas los síntomas después de consumir una de estas bebidas.

Efectos secundarios en caso de mezcla con otras bebidas energéticas y alcohol

Los efectos secundarios que se producen regularmente con bebidas con muchos estimulantes pueden afectar a quienes están tomando otras bebidas energéticas, pero si es en exceso; en estos casos, algunas personas que son muy sensibles pueden tener los efectos secundarios que tienen cualquier tipo de bebida energética. Además de una alta frecuencia cardíaca, náuseas o vómitos y dolor de cabeza, las personas pueden experimentar aumento de la presión arterial, rápido descenso en el estado de ánimo y nerviosismo o temblores persistentes. Otros efectos secundarios a corto plazo de las bebidas energéticas incluyen insomnio, cefalea durante el día después del consumo e irritabilidad.

La mezcla con alcohol es la que más se cuestiona desde los ámbitos de atención de urgencias en salud, por los casos que llegaron a ser fatales de infartos de corazón o crisis por hipertensión, en jóvenes que han salido a divertirse y para mantenerse despiertos varias horas, mezclan bebidas energizantes con alcohol.

Efectos adversos graves de las bebidas energéticas

Los efectos adversos muy graves a corto plazo de las bebidas energéticas pueden incluir intoxicación por cafeína, especialmente cuando las personas consumen más cantidad de bebida de lo recomendado. En casos severos, la intoxicación de este tipo puede conducir a latidos cardíacos inestables o irregulares, espasmos musculares, enrojecimiento, psicosis, desorientación y alucinaciones. El uso de bebidas energéticas entre los que están acostumbrados a beber cafeína puede dar lugar a síntomas de intoxicación de cafeína más pronto.

Contraindicaciones de las bebidas energéticas

El adulto normal sano probablemente sufra algunos efectos secundarios de las bebidas energéticas, pero hay ciertos grupos para los que están contraindicadas. Las mujeres embarazadas y en período de lactancia no deben consumir bebidas energéticas. Las altas dosis de cafeína pueden afectar el cerebro en desarrollo de los fetos o de los bebés lactantes. Los niños tampoco deben consumir estas bebidas - por lo que en algunos países se tiende a prohibir su venta a menores de 18 años -, así como tampoco las personas con sensibilidad a la cafeína, con problemas de salud mental y las personas con cualquier tipo de defectos cardíacos o enfermedad cardíaca.

En cualquier caso se recomienda consultar con el médico antes de tomar estas bebidas.

Fuente: Propias & Wisegeek