La última colección en principio regular de Batman que lanzó DC Comics antes del famoso reboot de septiembre del año pasado fue El Caballero Oscuro. Ahora llega a España en formato de libro, recogiendo el único arco argumental que presentó, Amanecer oscuro. De la mano del guionista y dibujante Peter Finch, con lápices también de Jason Fabok Batman tendrá que resolver un secuestro en el que están involucrados el Pingüino, Killer Croc, Ragman y Etrigan.

La serie ‘The Dark Knight’ completa

ECC Ediciones publica Batman. El Caballero Oscuro: Amanecer dorado al precio de 12,95 euros. El volumen recopila los cinco números de la colección Batman. The Dark Knight, con fechas de portada entre enero y octubre de 2011. Debido al relanzamiento del universo DC, en el que esta colección se reinció también desde el número 1 y con Finch involucrado, esta historia es más una miniserie que un título regular como tal. O, quizá, un anticipo de lo que estaba por venir con el reinicio.

El guión de David Finch y sus similitudes con ‘Silencio’

En una primera lectura, es fácil encontrar ciertas similitudes de Amancer oscuro con Silencio, la saga creada por Jeph Loeb y Jim Lee. No sólo por la presencia inicial de Killer Croc y su papel en un secuetro, sino también por la acumulación de villanos, aunque menos aquí que en aquella, y sobre todo por la introducción de un personaje de la niñez de Bruce Wayne. Se trata de Dawn Golden, una niña que no tenía desde el principio la amistad del pequeño Wayne pero de la que se encariñó después.

Cambia, por supuesto, la perspectiva de la historia. Aquí Dawn ejerce de damisela en apuros y excusa argumental de la historia sin más trascendencia real (salvo que DC quiera retomar el protagonismo de su familia más adelante), mientras que Tommy Elliot era quien acudía al rescate de un malherido Bruce Wayne con sus habilidades de cirujano. Dado que Batman es un personaje de por sí obsesionado, Finch no termina de explorar con acierto la relación del hombre bajo la capucha con la víctima, algo que queda de manifiesto en la fría resolución de la historia.

Mucho más interesante acaba siendo la pequeña subtrama, que queda por resolver, de Gordon en el seno de la Policía de Gotham, o la relación que se establece entre Batman y sus dos villanos tradicionales en esta historia, Killer Croc y especialmente el Pingüino, más extremo que de costumbre. Esa rompedora y atractiva concepción del personaje se aleja de la que ha venido mostrando DC en los últimos años, la del dueño de un negocio legítimo que sirve de tapadera a asuntos más turbios de los bajos fondos de Gotham.

Etrigan y otros seres sobrenaturales

Finch comienza su historia como un relato detectivesco, pero cambia las reglas a mitad de partida, introduciendo elementos sobrenaturales en el tramo final del segundo número. Si Jason Blodd y Etrigan están de por medio, es evidente que el relato cambia por completo. De hecho, la narración acaba claramente decantada por esta vertiente de la historia con personajes cercanos al demonio como Ragman o Blaze, además del villano que introduce la historia para dar cohesión al relato. Eso le da ritmo, pero deja a Batman un tanto apartado, lejos de sus mejores áreas de trabajo.

Debido a esto, no se puede decir que Amanecer oscuro sea una historia redonda. Afecta al ritmo la introducción de personajes y tramas secundarias propias de una serie regular, algo que esta The Dark Knight no pudo llegar a ser por el reinicio de todas las colecciones de la editorial. Las entradas y salidas de los distintos protagonistas tampoco son del todo satisfactorias. Por ello, y a pesar del buen entretenimiento que proporciona, queda una cierta sensación de excesiva rapidez en la conclusión de la historia.

Dibujo de Finch y Jason Fabok

Además de su trabajo como guionista, Finch dibuja los tres primeros números con reminiscencias de nuevo al trabajo de Jim Lee en Silencio, dejando los dos últimos para Jason Fabok. Finch es un ilustrador más espectacular, detallista y dinámico que Fabok. Hay cierta naturalidad en la transición de uno y a otro y coherencia en el dibujo de la serie, pero el segundo es bastante más irregular, mezclando grandes viñetas con otras mucho menos impactantes.

El tomo de ECC, uno de los primeros que edita en su recién estrenada andadura como sello editorial en este 2012, incluye todas las portadas de los cinco números de la serie, las originales del propio Finch y las alternativas que dibujaron de nuevo Finch para los números 1 y 4, Andy Clarke para los tres primeros. Una historia entretenida para completistas de Batman y seguidores de Etrigan y otros personajes sobrenaturales del Universo DC.