Las aventuras de Stephanie Brown como Batgirl llegan a su fin. El personaje, todavía ausente del nuevo Universo DC, en el que la capucha de la heroína ha vuelto a manos de Barbara Gordon, cierra un ciclo que encabezó al completo Bryan Q. Miller. El guionista hizo justicia a una secundaria que ha deambulado durante años por los títulos de Batman hasta encontrar aquí un acomodo que daba la sensación de ser casi definitivo. Un bonito cierre para una colección de lo más entretenida.

ECC completa la colección de ‘Batgirl’

ECC Ediciones edita el tercer número de la serie de Batgirl al precio de 19,95 euros. Con él cierra una colección que inició Planeta DeAgostini, y respetando el formato del anterior sello para satisfacción de los coleccionistas. El relanzamiento del universo DC se llevó por delante bastantes colecciones y personajes y Batgirl entró en ese lote. El tomo final de la serie en español comprende los números 15 a 24 de DC Comics, los últimos, publicados entre enero y octubre de 2011.

En apenas 24 números, Bryan Q. Miller ha trazado un gran retrato de esta Batgirl. Hizo que Stephanie Brown se enfundara el traje con la complicidad de la Batgirl más popular, Barbara Gordon, acercándose así a los lectores más veteranos. Pero en estos últimos números le da sentido a su existencia incluso sin el respaldo de Oráculo, en un salto que confirma el potencial del personaje. Ha sabido crear su propia galería de secundarios y le ha dado encaje en los mitos contemporáneos de Batman, sin despreciar el pasado del personaje ni haciendo que éste sea un lastre.

Bryan Q. Miller cierra la serie con Barbara Gordon

En estos números finales, Miller cierra todas las tramas abiertas en las historias precedentes (Batgirl encuentra por fin al villano en la sombra que le ha complicado la vida), ofrece una final hermoso en el que, no podía ser de otra manera, también participa Barbara Gordon. Hay, también, una precisa evolución del personaje, de su sentido del humor, de su forma de encarar la vida y su papel como Batgirl. Es sutil, engancha muy bien con las historias de acción, pero está ahí, cumpliendo un papel en la construcción de unas historias amenas y divertidas.

La relación con Robin y el mundo de Batman

Además de las tramas centrales de la serie, este tercer número de la edición española incluye tres números de lectura más independiente que analizar su participación en el universo de Batman. Esta Batgirl es, sin duda, el personaje que mejor encaja con el nuevo Robin, Damian Wayne. Miller es de los guionistas que mejor ha entendido esa relación y eso se ve en el número 17. El 22 explica su papel en Batman Inc. Y en el 18, con menor fortuna, se cruza con Klarion, el niño brujo.

Ese número y, quizá, la intervención de un paródico Fantasma Gris (un personaje que nació en Batman. The Animated Series nada menos que como un televisivo referente nostálgico para el propio Caballero Oscuro), que no termina de funcionar y se limita a ser un secundario cómico, es lo peor de este cierre de la colección.

Dibujantes: Pere Pérez, Dustin Nguyen y Ramón Bachs

Probablemente por el final del viejo universo DC y los preparativos para lanzar el nuevo en septiembre del año pasado, el baile de dibujantes es enorme en los apenas diez números que comprende este libro. Y hay uno que destaca por méritos propios: Pere Pérez. Tras Lee Garbett, que abrió la colección, nadie ha sabido captar con tanta precisión el espíritu de la serie. Para el recuerdo son las ilustraciones a toda página previas al final del final de la colección.

Supergirl y otras superheroínas

Pérez se ocupa de los números 17, 22, 23 y 24, lo que le da la oportunidad de plasmar su visión de un destacado grupo de jóvenes superheroínas de DC (Supergirl, Miss Marciana, Obús y Stargirl). Dustin Nguyen dibuja los números 15, 16, 18 y 21, con un más que divertido inicio caricaturesco de la historia de Batman. Y Ramón Bachs ilustra los números 19 y 20 con momentos notables (la presencia de la magia ofrece una secuencia pintada preciosa) y bastante solvencia.

Batgirl pasa a mejor vida dejando un buen sabor de boca, corroborado con este número final en español. Stephanie Brown se ha ganado un lugar en el pasado más reciente del universo de Batman y, con suerte, también encontrará encaje en el futuro. Lo que queda es una lectura ligera a ratos pero psicológicamente más compleja de lo que parece a simple vista, gracias a un buen retrato del personaje protagonista.