William Shakespeare lo definió muy bien en su poema: "con orejas que limpian el rocío de la mañana, rodillas torcidas y papadas como toros de Tesalia. Lentos en la caza pero con bocas como campanas". El basset hound, al igual que todas las razas conocidas de perros, ha sido producto de la manipulación genética y necesidad humana, dando origen a esta hermosa y peculiar raza.

Historia del basset hound

Una hipótesis apunta que su origen es francés, ya que desciende del llamado sabueso de San Huberto o blood hound, porque los frailes de esa abadía necesitaban de un perro bajito que cazara tejones, aunque otra teoría dice que es resultado de la cruza del basset artesién y el blood hound. La palabra basset proviene del francés bas, que significa "bajo". El basset hound posteriormente fue llevado a Inglaterra y se hizo tan reconocido y posteriormente aceptado en el American Kennel Club que desde 1987 se le ha reconocido como inglés.

Características del basset hound

Es un perro mediano, aunque dada su robustez es un perro grande de patas cortas y torcidas (las frontales), dedos amplios y uñas gruesas. Las orejas son pendulosas, la cabeza y hocico grandes de labios colgantes. El pelaje es corto y lo hay de dos tipos, tricolor (café, negro y blanco) o bicolor (castaño y blanco). El adulto mide unos 33 a 38 cm al hombro y su peso oscila entre los 22 hasta los 30 kg, dependiendo la complexión, sexo y pureza de la raza. Los ojos son grandes y castaños y los párpados tienden a colgarse (ectropión), lo mismo que su piel. Su ladrido es profundo y su aullido, también.

Carácter del basset hound

Son perros muy cariñosos, bonachones y simpáticos, y en contraparte, son sumamente testarudos. Raramente son agresivos y su holgazanería es aparente, ya que suelen disfrutar de un paseo en el campo y pueden ser sumamente veloces. Son sabuesos y necesitan rastrear y explorar continuamente, por lo que los paseos con correa siempre les gustarán y los mantendrán en forma, porque son sumamente golosos y si no se les cuida, fácilmente engordan.

Si bien puede ser un buen compañero para un niño, se aconseja que sea bajo la supervisión de un adulto responsable, ya que por un lado son perros fuertes y toscos (se les debe enseñar a no saltar sobre las personas, especialmente los niños pequeños), y por otro, erróneamente pueden ser montados por los niños como "caballitos", causándoles daños incluso irreversibles en los discos de su columna.

Cuidados del basset hound

Hay que limpiar las legañas de los ojos y los oídos hay que limpiarlos periódicamente para evitar infecciones. Las uñas deben recortarse para evitar se enrosquen, ya que son tan gruesas que muchas veces el paseo no es suficiente para limarlas. Sobre el baño, se recomienda una vez al mes como máximo y cepillado de dientes y pelo a diario. Paseos diarios unos 20 minutos, siempre con correa y collar, ya que siendo sabuesos, tienden a seguir rastros y pueden extraviarse con facilidad.

Alimentación a base de croquetas de 200 a 300 g diarios, repartidos dos veces al día y agua fresca disponible.

Enfermedades del basset hound

Teniendo completas sus vacunas se evita la rabia, leptospirosis, moquillo, hepatitis y parvovirus. Los bassets no esterilizados son proclives al cáncer y es preferible esterilizarlos antes de los 6 meses de vida. En el caso de parásitos externos o internos (desparasitación cada 6 meses), el veterinario indicará el tratamiento. Ocasionalmente padecen afecciones de la piel como pioderma, y en caso de notar rascado continuo, pérdida de pelo y enrojecimiento de la piel, llevarlo al veterinario.

Los principales padecimientos del basset tienen que ver con sus articulaciones (acondropasia) y columna. Con la edad y las camadas (hembras no esterilizadas), el desgaste de sus discos intervertebrales podría causarles desde dolor hasta parálisis. No se recomienda que salten o suban y bajen escaleras, ni que los niños los monten.

Varios tipos de cáncer se previenen al esterilizar a los bassets (ovárico, testicular, prostático); aunque pueden padecer otros tipos de cáncer como linfosarcoma y mastocitomas (tumores cutáneos). Otro padecimiento es la torsión gástrica, ocasionada por beber agua en exceso después de ejercitarse o comer y de no atenderse oportunamente (estómago muy dilatado, babeo excesivo), pueden morir.

Ante cualquier cambio que notemos hay que acudir de inmediato al veterinario.

Por qué tener un basset hound

Son perros encantadores y afables, sumamente apegados a su dueño. Adoran las siestas largas y detestan estar solos. Con contadas excepciones, les encanta salir a pasear. Son alegres y festivos, hacen reír a sus dueños con sus travesuras y ocurrencias. En suma, son carismáticos y les encanta la atención.

Por qué no tener un basset hound

Sueltan mucho pelo y babean bastante. Les gusta frotarse contra los muebles y la pared, dejando manchas. Debido a su pelaje secretan un sebo especial para repeler polvo y agua y por ello tienen un olor penetrante. Si usted es obsesivo con la limpieza, no le gustan los perros dentro de casa o que sean demandantes, no le agradan los ladridos profundos o excesivos, le enoja la testarudez o las travesuras, incluso no tiene sentido del humor, no tenga un basset hound.

En resumen, este es el basset hound, un perro bajito con gran carisma y corazón. Si le interesa uno o desea más información sobre los bassets, adopte uno con protectoras de animales y evite así la sobrepoblación y maltrato que sufren algunos de ellos.