Tonalá, Jalisco, la llamada capital mexicana de las artesanías, es un lugar que se distingue por la utilización del barro y por la maestría con la que sus artesanos le dan forma. Hay algunas técnicas que son más utilizadas y otras que además de esto son características del municipio porque los materiales utilizados se dan en la región.

El barro canelo: una de las principales técnicas artesanales de Tonalá

El barro canelo es una de las técnicas artesanales más importantes del municipio, se desarrolla en este lugar ya que la tierra utilizada es característica de la región. La obtienen en las minas de barro de la zona, donde aún hay algunas.

Varios artesanos de la localidad trabajan el barro con dicha técnica, uno de los más reconocidos es Don Nicasio Pajarito, él pertenece a una cuarta generación de artesanos y sus hijos Pablo, Zenón, José Isabel, José y Jesús también continúan con esa tradición.

Uno de los 5 murales que, desde el 25 de junio de este año, decoran el Oratorio del Señor del Alfarero en la Parroquia de Nuestra Señora del Rosario fue creado en barro canelo, por Pablo Pajarito y su familia, se trata del mural de la Cruz de la Pasión de Cristo.

El Rosario: propietario del barro canelo

"El Rosario es el titular, propietario, creador de una de las técnicas más importantes de Tonalá como es el barro canelo" afirma Ricardo Duarte, Director de Cultura Tonalá.

Esta técnica es una de las más tradicionales de la localidad y en esta delegación es donde tiene su taller el maestro ceramista Nicasio Pajarito, uno de los artesanos más reconocidos del municipio con una trayectoria a nivel nacional; el lugar donde él le da forma al barro se ubica precisamente a unas casas de la parroquia, donde la familia tiene una colección de sus obras.

El barro canelo: con un tinte a canela

Tal como es de imaginarse, la técnica del barro canelo recibe su nombre de la canela, debido a los tonos que toman los pigmentos al ser quemada la pieza, esos colores que le dan un toque de calidez. Al ver una obra elaborada en barro canelo se pueden apreciar distintas tonalidades parecidas al tono canela.

En esta técnica no se utilizan los pigmentos químicos para dar color al barro, pues los pigmentos que se usan son naturales. Estos pigmentos los obtienen de lugares como Arrollo de En Medio, en los límites de Zapotlanejo y Tonalá, cerca de la carretera libre a Zapotlanejo.

Tanto los pigmentos como la materia prima, el barro, se obtienen de la región por eso es que el barro canelo es característico de Tonalá.

El barro perdura, más el barro canelo está el peligro de extinción

Estas piezas de barro pintadas con pigmentos naturales pueden perdurar por siglos, ya que se han encontrado algunas elaboradas hace miles de años y aún se conservan, tanto el material como los tonos.

El barro perdura, a diferencia de otros materiales como el acero que se corroe o la madera que llega a apolillarse, pero las técnicas en las que se le da forma pueden llegar a desaparecer, por no transmitir el conocimiento de la técnica o por no darle difusión a las piezas que se elaboran.

En el caso del barro canelo, al ser pocos los artesanos que llevan a cabo la técnica tal cual debe ser, usando materiales de primera calidad, la tierra adecuada, los pigmentos naturales y haciendo adecuadamente el proceso de elaboración de las piezas, se puede decir que "esta técnica está en peligro de extinción", como afirma Pablo Pajarito.

Por esto y la importancia que las técnicas artesanales tienen para la economía, el turismo y la cultura de una ciudad como Tonalá, es que tanto sociedad como gobierno estamos obligados a hacer algo para conservarlas.