El cuadro de cuartos de final del torneo masculino de baloncesto ya está definido no sin cierta polémica por el partido España-Brasil en el que según diarios franceses como “Le Figaro” acusan a la selección española de haberse dejado ganar para poder evitar en una hipotética semifinal a los Estados Unidos.

Nunca se sabrá si los hombres de Scariolo se dejaron llevar en un último cuarto en el que los brasileños con un parcial de 16-31 remontaron y acabaron apuntándose la victoria. Lo que sí que no se puede discutir es que en la cabeza de los jugadores se contemplaba el hecho de que no era malo perder. La conclusión: el camino para España hacia una hipotética final ahora es más liviano que si hubiese ganado; en cuartos jugará ante Francia y si ganase a los galos evitaría a a los norteamericanos en semifinales y se enfrentaría al vencedor del Rusia-Lituania.

Rusia-Lituania

El primer partido de cuartos de final (miércoles 8 a las 15:00 horas) enfrentará a dos viejos y conocidos rivales. Hace más de veinte años compartían selección pero tras la independencia de los lituanos sus enfrentamientos en competiciones internacionales han sido frecuentes.

Por un lado Rusia cuenta con una selección repleta de jugadores polivalentes y un demoledor juego en transición con pivots muy rápidos y aleros con muy bueno mano. Kirilenko, Shved y Khryapa son sus mejores hombres, aunque Fridzon esta sorprendiendo con un magnífico acierto desde el triple en lo que llevamos de competición.

Lituania descansa su juego en letal dúo Kleiza-Maciulis, apoyados por el joven Valanciunas y por la experiencia acumulada por Jasikevicius, que disputa sus cuartos Juegos consecutivos. A su favor está que en sus cinco participaciones olímpicas Lituania siempre ha llegado a semifinales. ¿Ante Rusia conseguirá la sexta? Al menos las estadísticas están de su lado.

Francia-España

Será el segundo de los cuartos de final en disputarse (miércoles 8 a las 17:15 horas). Francia y España buscarán una plaza en semifinales con el recuerdo de la final del Eurobasket 2011 que ganó la selección española a la francesa por 98-85.

Francia cuenta con una baja importante con respecto al año pasado, Joachim Noah. Pero si cotizaba a la baja antes de comenzar la Olimpiada tras la primera fase donde solo han caído ante los americanos ahora se presentan como un rival muy peligroso en el que destaca el incombustible Tony Parker apoyado de Batum y Seraphin, ambos en un momento muy dulce de juego. Selección física cien por cien destaca por su juego atlético y su polivalencia en el perímetro.

Por lo que respecta a España, al margen de su último partido ante Brasil en los anteriores –sobre todo ante Rusia y Gran Bretaña– ha adolecido de lagunas en la concentración, de muy poco acierto en el tiro exterior y de poca intensidad defensiva. Se nota, y mucho, la baja forma de Navarro por su fascitis plantar. Aunque Pau Gasol sigue siendo el referente de la selección anotando, reboteando e imponiendo su calidad. En conclusión, demostrando quizá que es el mejor jugador FIBA en la actualidad.

Brasil-Argentina

El tercer cuarto de final en jugarse (miércoles 8 a las 21:00 horas) enfrentará a los dos mejores países sudamericanos baloncestísticamente hablando. Brasil y Argentina se conocen hasta la extenuación pero no por ello dejan de sorprenderse y de sorprendernos.

A Brasil le ha llegado su momento en estos Juegos Olímpicos. Ausente desde hace dieciséis años, lo tiene todo para triunfar: estatura, talento y grandes jugadores. Nené, Leandrinho, Varejao y Splitter, el póker brasileño en la NBA derrocha espectacularidad en su juego y se antoja como un muro casi infranqueable para sus vecinos argentinos.

Argentina conforma el equipo más veterano del torneo de baloncesto. Con una media superior a los 31 años, su quinteto titular no deja de rendir a buen nivel y los Prigioni (35 años), Nocioni (32 años), Ginobili (34 años), Delfino (29 años) y Scola (32 años) quieren conseguir medalla en sus terceros juegos consecutivos, tras el oro de Atenas 2004 y el bronce de Pekín 2008. Su ventaja el carácter extremadamente competitivo que atesoran, su hándicap la capacidad atlética.

EEUU-Australia

Norteamericanos y australianos cerrarán la jornada (miércoles 8 a las 23:15 horas). Un choque desigual, pero cuando no lo es teniendo enfrente a los mejores jugadores del planeta.

¿Qué decir de EEUU?. Faltan adjetivos. En condiciones normales serán oro. Han batido de largo el record de anotación que ostentaba el “Dream Team” desde Barcelona 1992 y las diferencias que están obteniendo en sus partidos rayan lo escandaloso. Únicamente Lituania les bajó de la nube pero acabaron llevándose el partido. Kevin Durant, Lebron James, Kobe Bryant, Chris Paul y Carmelo Anthony conforman un quinteto de otro planeta. Lo dicho, faltan adjetivos para definir el baloncesto de otra galaxia que desarrollan en la cancha

Para Australia, el cuarto de final es un premio a su buena primera fase que concluyeron con victoria sobre Rusia. El escolta, Ingles, y el ala-pivot, Andersen, son sus dos mejores hombres. A pesar de que los oceánicos, según su entrenador, tenían como objetivo la medalla; irreal por otro parte, cerrarán su participación con el obsequio de jugar ante los galácticos USA.