La listeriosis es una enfermedad bacteriana que se transmite a través de los alimentos. Se puede encontrar la bacteria en una amplia variedad de alimentos crudos así como en todos aquellos alimentos procesados a partir de leche no pasteurizada. Es importante señalar una de las particularidades de la listeria, capaz de reproducirse incluso en las temperaturas frías propias de un refrigerador.

Causas de la listeriosis

La bacteria Listeria monocytogenes es la causa de la listeriosis y es común su presencia en los animales salvajes y domésticos, a quienes afecta y es habitual el aborto espontáneo o el nacimiento de cachorros muertos en los animales domésticos. La bacteria también puede encontrarse en los suelos y en el agua.

En lo que respecta a los seres humanos decir que no se trata de una enfermedad muy común. La contaminación se produce tras la ingesta de alimentos como carnes, verduras u otros alimentos que hayan podido entrar en contacto con suelos, estiércol u otros elementos contaminados. Entre la población con mayor riesgo de enfermar están las mujeres embarazadas, los fetos en desarrollo, recién nacidos y adultos con sistemas inmunitarios debilitados.

Síntomas de la listeriosis

En los adultos los síntomas dependerán del órgano u órganos que se hallen comprometidos. En algunos casos puede desarrollarse una septicemia (infección en la sangre). En otros casos puede cursar una inflamación de las membranas que cubren el cerebro, o sea meningitis. También la neumonía o la endocarditis pueden hacer acto de presencia. Formas más leves como conjuntivitis, abscesos o lesiones de la piel son otras posibilidades.

En los bebés la listeriosis se manifiesta en los primeros días de vida, provocando síntomas como la ictericia, falta de apetito, letargo, shock, sarpullido, meningitis o dificultades respiratorias que suelen estar asociadas a neumonía. La infección también puede manifestarse de forma tardía, a los 5 años o incluso más. En estos casos es muy frecuente que se trate de una meningitis.

La listeriosis y el embarazo

La bacteria Listeria monocytogenes puede atravesar la placenta e infectar al feto, así que las mujeres embarazadas deben prestar especial atención al contacto con animales salvajes o domésticos y con la alimentación. Aunque en los países occidentales las normas de control sobre los alimentos son estrictas, no está de más actuar con precaución, ya que se trata de la principal vía de infección. Como medidas preventivas se recomienda abstenerse de comer quesos frescos, carnes frías o ensaladas, entre otros alimentos crudos.

Cuando se contrae la enfermedad en los inicios del embarazo lo habitual es que se produzca un aborto espontáneo. Si la infección ocurre al final del embarazo, el resultado más frecuente será que el bebé nazca sin vida o muera a las pocas horas de nacer.

Tratamiento de la listeria

El tratamiento contra la listeriosis está basado en los antibióticos, sin embargo no se siempre se obtienen los resultados deseados, ya que a veces no pueden acceder al lugar de la infección, sobre todo cuando se trata del cerebro. Entre las opciones más utilizadas están las combinaciones de gentamicina con penicilinas de amplio espectro como la ampicilina.

Recientes estudios avalan la utilización de la fosfomicina, un antibiótico que en los estudios de laboratorio se descartó ya que la listeria se mostraba resistente, pero en contacto con las células vivas resulta efectiva. Como destaca el catedrático encargado de la investigación José Antonio Vázquez-Boland “La fosfomicina tiene gran poder de penetración y nuestros resultados sugieren que podría ser potencialmente útil e introducir una mejora en la terapia antibiótica combinada frente a Listeria”.

En cuanto al pronóstico hay que decir que en el caso del feto o de bebés hay una tasa de mortalidad elevada, mientras que en niños mayores y adultos desciende notablemente. Los niños que sobreviven a la listeriosis probablemente arrastrarán daños neurológicos y retraso en el desarrollo.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".