La bacteria Helicobacter pylori es el origen de muchos tipos de úlcera gástrica y diversos tipos de gastritis. Se estima que el Helicobacter pylori afecta a la mitad de la población mundial, sin embargo esta bacteria, en muchos casos nunca llega a presentar ningún síntoma.

La bacteria Helicobacter pylori tiene su hábitat y se desarrolla únicamente en el estómago humano. Se trata del único microorganismo conocido capaz de sobrevivir en un ambiente tan ácido.

Aunque en un primer momento se la asoció a pacientes con gastritis, las últimas investigaciones la relacionan con la úlcera péptica, linfomas y adenocarcicomas gástricos. De hecho, el el año 2005, los científicos australianos Barry J. Marshall y J. Robin Warren obtuvieron el Premio Nobel de Medicina y Fisiología al demostrar la relación de la bacteria Helicobacter pylori con la gastritis crónica, la úlcera péptica y el cáncer de estómago.

Causas de contagio de la bacteria Helicobacter pylori

Hay diversas formas de infectarse con la bacteria Helicobacter pylori. Las vías de contagio más comunes se producen a través del agua contaminada o bien por las heces, situación que podría prevenirse y evitarse en buena medida lavándose las manos después de defecar. También se puede transmitir la infección con el contacto con animales.

Síntomas de la bacteria Helicobacter pylori

En primer lugar hay que decir que muchos portadores de la bacteria Helicobacter pylori no presentan síntomas de ningún tipo. No obstante, cuando estos aparecen, suelen ser los siguientes:

  • Dolor abdominal.
  • Eructos y regurgitación.
  • Distensión y sensación de plenitud.
  • Dispepsia o indigestión.
  • Sensación de hambre aún poco después de haber comido.
  • Náuseas leves.
  • Vómito.

Medicamentos para el tratamiento de la bacteria Helicobacter pylori

Para evitar el tratamiento, lo más adecuado son las medidas preventivas como la vacunación, habitualmente destinada a la población infantil.

El tratamiento para erradicar la bacteria Helicobacter pylori se considera oportuno en aquellos casos donde hay dispepsia recurrente, diagnóstico reciente de úlcera péptica o enfermedad ulcerosa. Dicho tratamiento se puede llevar a cabo con la combinación de diversos fármacos. Algunas de estas combinaciones incluye:

  • Omeprazol 40 mg. al día + claritromicina 500 mg. 3 dosis diarias durante 2 semanas, a la que seguirán otras 2 semanas con omeprazol 20 mg. al día.
  • Omeprazol 40 mg. al día + claritromicina 500 mg. 3 dosis diarias durante 2 semanas + amoxicilina 1 g. 2 dosis al día durante 10 días.
  • Lansoprazol 30 mg. 2 dosis al día + claritromicina 500 mg. 2 dosis diarias + amoxicilina 1 g. dos dosis diarias durante 10 días.
  • Esomeprazol 40 mg. al día + claritromicina 500 mg. 2 dosis diarias + amoxicilina 1 g. dos dosis diarias durante 10 días.
  • Ranitidina citrato de bismuto 400 mg. 2 dosis diarias + claritromicina 500 mg. 3 dosis diarias durante 2 semanas, a la que seguirán dos semanas más sin ranitidina.

Alimentación y remedios naturales para combatir Helicobacter pylori

Evitar los alimentos que acidifican el organismo, y que posibilitan una mayor proliferación de la bacteria, es uno de los aspectos que deben contemplarse en la dieta. Entre estos alimentos están las carnes e hidratos de carbono refinados, así como todos los azúcares. Ensaladas y frutas frescas y, en general, una alimentación predominantemente alcalina, ayudara a combatir a la Helicobacter pylori. En esta dieta tampoco hay lugar para el alcohol, el café, las bebidas gaseosas en general o los alimentos que produzcan gases.

La medicina natural también puede aportar argumentos interesantes. Plantas medicinales como la manzanilla, la hierba de San Juan, el tamarindo, la menta, el malvavisco, el llantén o el jengibre, son buenos aliados para combatir la acidez.

Las úlceras pueden combatirse con una resina vegetal llamada sangre de drago. La cúrcuma es otro buen aliado para la integridad gástrica. Antibióticos naturales como la cebolla, la equinácea, el tomillo, el romero, el própolis y, sobre todo, el ajo, también debemos incluirlos en nuestra dieta.

Si el artículo te ha parecido interesante ayuda a su difusión con un clik en "me gusta".

Podéis seguir mis artículos en Twitter.